Cayeron 15,6% en noviembre las ventas minoristas

Las ventas minoristas registraron la mayor caída de 2018 en noviembre, con un descenso del 15,6%, al tiempo que el 83,3 % de los negocios contabilizan bajas anuales y acumulan once meses consecutivos de ventas en baja con un promedio anual de -5,8%, según un relevamiento de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Frente a este panorama, desde CAME pidieron el relanzamiento del plan Ahora 12 sin interés y a tasas diferenciales para las pymes y una reforma laboral sancionada por el Congreso para 2019 que baje la presión de las contribuciones patronales.

Desde CAME se alertó que “ni las promociones y cuotas lograron despertar el ánimo de la gente, que se mantuvo extremadamente cauta” y destacó que obedece al “elevado stock de deudas acumuladas con las tarjetas de crédito y las subas de intereses, que están provocando un fuerte desplazamiento de masa de dinero, que debería ir al consumo, al sistema financiero”.

El informe precisó que “en noviembre el 83,3% de los comercios consultados tuvieron bajas anuales en sus ventas, 76,4% en octubre. Sólo el 8,9% creció un 17,4 % en octubre pasado y el 7,8% se mantuvo sin cambios”.

Mientras que las bajas más pronunciadas se detectaron en la venta minorista de bienes muebles con un declive anual de 23,5%, seguida por electrodomésticos y artículos electrónicos con -21,8%”.

Fin de año

Frente a la proximidad de fin de año CAME advirtió sobre la “preocupación e incertidumbre del sector en el marco de un mercado que no se reactiva”y sostuvo que “algunos empresarios conservan prudencia al estimar el stock de diciembre, aún al riesgo de que si la plaza se reactiva, se queden sin mercadería para vender”.

En tanto que un panorama alentador se visualizó en el “mercado online, donde las ventas obtuvieron mejores resultados, sólo descendieron un 4,5% frente a igual mes del año anterior”.

CAME descartó que se “aguarden mejoras para este mes de diciembre con un aumento de las ventas por las fiestas y los acuerdos entre comercios y tarjetas para dar facilidades de pago, pero observan que depende de la disponibilidad de efectivo y lograr mejores tasas de financiamiento”.

Fuente: Ámbito Financiero