La Metrópolis de Buenos Aires

Consideramos a la metrópolis como un sujeto social complejo, con un destino que puede y debe ser planificado participativamente. Para la comprensión y tratamiento de la agenda metropolitana, proponemos un criterio de base espacial y definimos, en una relación de género a especie, que el espacio contiene al territorio y lo hace juntamente con toda su riqueza social y ambiental.

 

 

Consideramos el espacio metropolitano como un concepto contenedor e integrador de complejos fenómenos culturales, económicos y políticos, e identificamos en su interior un sujeto, un conjunto social, situado siempre en un tiempo y lugar específicos. Desde ese punto de vista, las temáticas de nuestro interés  reconocen para ser abordadas un costado “locacional”.

El lugar, lo local, se convierte en el componente articulador por excelencia que permite ponerle nombre y apellido a los fenómenos, al vincularlos y relacionarlos con colectivos, grupos y personas identificables e involucradas con su tratamiento. Son colectivos, grupos y personas con historia y futuro, identidad, anhelos y proyectos. Son los sujetos de la participación, presencia cada vez más imprescindible en todo proceso decisional de políticas públicas y gobernanza.

Delineamos cuatro dimensiones integradoras que permiten analizar los efectos de las decisiones sobre el espacio metropolitano: Dimensión social Dimensión económicaDimensión territorialDimensión política

En el año 2006 presentamos una propuesta para organizar la región, en el marco de la Constitución Nacional, a partir de la promoción del planeamiento participativo, el trabajo en redes y la idoneidad técnica. En el 2014 realizamos una nueva presentación, con avances técnicos en la organización institucional de la Agencia de Planificación Metropolitana.