El FMI dice que la inflación estará 4,2 puntos por arriba de la meta y pide más ajuste

El organismo también redujo la perspectiva del crecimiento a 2 por ciento para este año

El Fondo Monetario Internacional (FMI) pronosticó que el Gobierno argentino volverá a incumplir la meta de inflación (que corrigió al alza en diciembre pasado) y estimó que la suba de precios llegará al 19,2 por ciento este año.

El organismo internacional también redujo en medio punto sus proyecciones de crecimiento para la Argentina, situándola en el 2% para el 2018, y recomendó al gobierno de Mauricio Macri un mayor ajuste del gasto público.

Los datos fueron dados a conocer esta mañana en Washington, durante la presentación del informe semestral de la entidad, World Economic Outlook (WEO), en el marco de la Asamblea Anual Conjunta del FMI y del Banco Mundial.

“En algunos países, como Argentina y Turquía, la inflación sigue estando por encima de los objetivos del banco central, lo cual hace necesaria una orientación restrictiva de la política monetaria a fin de mantener ancladas las expectativas”, sostiene el informe.

El organismo que conduce Christine Lagarde aumentó su perspectiva de inflación anual para 2018 desde el 16% al 19,2%, 4,2 puntos por encima de la meta establecida por el Gobierno, que hoy fue confirmada por Marcos Peña. Para 2019, el pronóstico es de 13,6%.

El dato del FMI coincide con el último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que realiza el Banco Central y que el mes pasado se ubicó en 20,3 por ciento. Algunos privados estiman que el número final rondará el 23%.

Todo esto en el marco de una fuerte apuesta del Gobierno de mantener las paritarias con un techo del 15 por ciento tanto para los trabajadores estatales como los privados.

Por otro lado, el Fondo disminuyó en 0,5 puntos los pronósticos de crecimiento del año, ya que en su último informe de octubre de 2017 estimó que la economía argentina experimentaría un crecimiento de 2,5%, cuando en la actualización difundida hoy estimó un alza de 2%.

“Se espera que el crecimiento se modere, pasando del 2,9% registrado en 2017 al 2,0% en 2018 (0,5 puntos porcentuales inferior al pronosticado en la edición de octubre del informe WEO) debido al efecto de la sequía sobre la producción agrícola y la necesidad de efectuar un ajuste fiscal y monetario para mejorar la sostenibilidad de las finanzas públicas y reducir los altos niveles de inflación. Posteriormente, se espera que el crecimiento se recupere gradualmente y llegue al 3,3% en el mediano plazo”, indica el trabajo.

Respecto a la necesidad del ajuste, el FMI es elocuente. “Las reformas fiscales aprobadas a finales de 2017 ofrecen mejores orientaciones en materia de disciplina fiscal y contribuirán a abordar los importantes desequilibrios del sistema jubilatorio en el país, así como a poner en marcha una reducción gradual de los impuestos altos y distorsivos. Sin embargo, habrá que aplicar nuevos recortes al gasto primario para alcanzar los objetivos de déficit primario y generar espacio para seguir reduciendo la carga tributaria”, recomienda.

Fuente: La política online 17/04/2018