Alumbrado inteligente, la solución a los retos de la infraestructura eléctrica urbana

María Fernanda LocarniniPOR. MARÍA FERNANDA LOCARNINI, GERENTE GENERAL DE CURRENT, POWERED BY GE – Las grandes metrópolis del mundo enfocan sus esfuerzos en la integración de sistemas que permitan optimizar los servicios y lograr mayor eficiencia. El desarrollo de inversiones en infraestructura, se alinea perfectamente al panorama actual y a la tendencia global que evidencia el camino hacia la innovación y el futuro digital.

El Centro de Estudios para el Desarrollo Económico Metropolitano (CEDEM) del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, publicó recientemente un informe en el que detalla el nivel de consumo de energía eléctrica. Los resultados ubican a la provincia de Buenos Aires (52%), por sobre Córdoba (7%), Mendoza (5%), Santa Fe (9%), e incluso el resto del país (27%). Asimismo, el reporte manifiesta que la Ciudad Autónoma de Buenos Aires consume alrededor del 12% del total de energía eléctrica empleada en el territorio nacional.

Esto explica por qué en los últimos años la incorporación de los sistemas de iluminación LED en proyectos de infraestructura en Argentina se haya incrementado. Cada vez son más las empresas que deciden sustituir las lámparas convencionales por artefactos que garanticen mayor duración y aumento de productividad. En las ciudades la tendencia es similar, en el marco de políticas de sustentabilidad urbana, se realizan con mayor frecuencia programas de recambio de sistemas de iluminación LED para alumbrado como alternativas de seguridad y eficiencia energética.

Además de estas ventajas, la tecnología LED garantiza una reducción en los costos de mantenimiento y en los niveles de contaminación lumínica. Tienen una vida útil de hasta 100 mil horas y consumen entre 50% y 80% menos energía. Son una excelente opción para minimizar los efectos de las emisiones de dióxido de carbono (CO2), causantes de fenómenos ambientales como el calentamiento global. También, están fabricadas con materiales 100% reciclables y libres de mercurio que impiden la contaminación del suelo y agua.

Asimismo, la nueva tecnología avanzada que combina tele-gestión con LED, posibilita la obtención de datos e información en tiempo real contribuyendo a una mejor planificación del mantenimiento del sistema de iluminación y permite gestionar la operación del equipo controlando fallas o eventuales cortes de luz. Además, ofrece la posibilidad de graduar la intensidad de luz, reduciéndola en horas en las que el estado del tránsito no requiera el 100% de la iluminación o aumentándola en las zonas donde hay algún señalamiento por trabajos, siniestros o condiciones climáticas particulares.

Infografía LED vs. HPSLos artefactos LED asociados a sensores, controles, transmisores inalámbricos y microprocesadores están transformando diferentes ciudades alrededor del mundo, generando beneficios que van más allá de la iluminación eficiente. A partir de luminarias, ya es posible monitorear información referente al tránsito, lugares de estacionamiento e inclusive indicadores de violencia.

Además, en la Ciudad de Buenos Aires se llevó a cabo un proyecto de renovación e incorporación de más de 4 mil luminarias de las autopistas urbanas concesionadas a Autopistas Urbanas S.A. (AUSA). Este proyecto, que representó un considerable ahorro, logró disminuir a 3.400 MWh las emisiones de gases de efecto invernadero, el equivalente a plantar 64 mil árboles. La tecnología de General Electric para iluminación vial instalada tiene una vida útil equivalente a 27 años, sobre la base de 10 horas de uso por día, lo que reduce significativamente las necesidades de mantenimiento.

En un mundo en el que la iluminación representa el 20% de la energía empleada, es fundamental la toma de conciencia por parte de empresas y personas en utilizar sistemas que generen menor impacto negativo en el medioambiente. Las ciudades no pueden quedar exentas a este compromiso. Por medio de luminarias en las calles, ya es posible ofrecer soluciones conectadas que mejoren la calidad de vida de los ciudadanos. La nueva iluminación de autopistas, avenidas, calles y parques contribuye a hacer de Buenos Aires una verdadera ciudad inteligente y sostenible.