Carlos Fara: “Este es un escenario absolutamente inédito en 32 años de democracia”

Carlos Fara DEFConsultor y analista político, se especializa en opinión pública, campañas electorales, estrategias de comunicación y marketing gubernamental. Ha participado en más de 110 campañas electorales en Argentina y Latinoamérica con una efectividad del 81 %. Entre sus campañas más destacadas figuran los referéndums autonómicos en Bolivia; la del candidato a presidente de Colombia por el Polo Democrático Alternativo, Carlos Gaviria, y las de los actuales intendentes de Mar del Plata, Gustavo Pulti, y de Santa Fe, José Corral (Argentina). De cara a las elecciones nacionales, en esta nota habla sobre el primer debate presidencial, las tendencias y el impacto en el AMBA.

Informe Digital Metropolitano: El 4 de octubre se realizó el primer debate presidencial de la historia argentina ¿Qué opina al respecto? ¿Quiénes considera que ganaron y quienes perdieron?

Carlos Fara: No se podría decir que hayan ganadores y perdedores. Me parece que los 5 expositores estuvieron bastante cautelosos en general, lo cual era lógico, teniendo en cuenta que era la primera experiencia y que el formato constreñía bastante las posibilidades de intercambio entre los candidatos. Mi impresión es que Massa estuvo un poco más concreto en el plano propositivo y le dedico menos tiempo al diagnóstico, Macri le dedico más tiempo al diagnóstico, se explayó menos en el tema propuesta. Me parece que Rodríguez Saa fue el que menos se preparó, y Stolbizer y Del Caño estuvieron correctos, cada uno dentro de su posicionamiento.

IDM: ¿Por qué le parece que recién ahora se da este debate presidencial? Es una costumbre que en otros países de la región está más arraigada…

CF: Me parece que acá tenía que confluir la apertura de un nuevo ciclo político. Esto es por lo menos digamos de los dos mandatos de Cristina más el de Néstor Kirchner, en una sociedad que está pidiendo mayores niveles de apertura, liderazgos de mayor consenso, menos confrontativos, de más diálogo, más horizontales. Eso influye. La oportunidad de que una confluencia de ONG`s se lo plantee a la política y no una de las partes políticas o mediática que tiene mayor involucramiento en la disputa, hace que efectivamente se haya dado. Me parece que son signos de que algo del comportamiento de las elites políticas, sociales, mediáticas, están tomando nota de pasos que se pueden dar o, por qué no avanzar sobre esas cosas en las que aparentemente la gran mayoría está de acuerdo.

IDM: Está bastante instalado en una parte de la opinión pública que el debate no impacta en el resultado electoral ¿considera que debería ser así o de otra manera?

CF: Si, los debates impactan poco y nada en la opinión pública, pero hay que hacerlos porque generan un clima de convivencia, le dan un momento de igualación a los candidatos frente a la ciudadanía, como quizás no hay en ningún otro momento de la campaña porque después influyen los aparatos de comunicación, la disponibilidad de recursos, el hecho de ser oficialismo u oposición, el efecto “cancha inclinada” como describe bien la investigación de CIPPEC, de manera que no necesariamente debería ser de otra forma.  En general, en el mundo, por lo menos en EEUU donde existe la información más sistemática, la incidencia de los debates preelectorales es mínima y no por eso dejan de hacerlos.

IDM: En poco menos de veinte días se vota Presidente, Gobernador en la Provincia e intendentes… ¿Cuál es su pronóstico? ¿Habrá segunda vuelta?

CF: Es muy difícil saber si va a haber o no segunda vuelta. Me parece que todas las variaciones que muestran las encuestas están dentro del margen de error, por lo tanto eso aconseja ser muy cauteloso respecto de si va a haber o no segunda vuelta. Me parece que estamos más cerca de que no la haya de que la haya, por la diferencia que le viene llevando Scioli a Macri. Me parece que existe, aunque más no sea por términos matemáticos, más probabilidades de que Scioli sea el próximo presidente. A mi juicio existen más probabilidades de que Aníbal Fernández sea el próximo gobernador de la PBA y me parece raro que la Argentina esté en una situación en la cual vaya a definir a partidos distintos en lo que tiene que ver con el gobierno nacional y el gobierno de la PBA. Una sola vez sucedió, cuando ganó De La Rua en la Nación y Ruckauf en la Provincia, y de alguna manera, más allá de la convivencia particular, fue parte del desequilibrio político que terminó produciendo  condiciones para la crisis de diciembre de 2001.

IDM: Cuáles le parece que son los rasgos distintivos de esta elección, tanto a nivel nacional como provincial y local. Cada una de las elecciones anteriores tuvo su particularidad (2003, 2007, 2011…)

CF: este es un escenario absolutamente inédito en 32 años de democracia. Por empezar porque es la sucesión o la finalización del ciclo político más largo desde el golpe del 55, 12 años. Nunca ningún proyecto político había permanecido 12 años en el poder. Es un proyecto político que además tiene posibilidades de permanecer en el poder, por lo menos a través de la figura de Daniel Scioli, un ciclo que atraviesa dos “matchpoints”: el del  2009 cuando se suponía que las posibilidades de permanecer del kirchnerismo eran bajas, en el 2013 pasó lo mismo y obviamente el Frente Para La Victoria llega en buenas condiciones para poder mantenerse en el gobierno y eso lo hace absolutamente inédito. También las características de los personajes que se presentan: los tres que llegan con más posibilidades también son características digamos inéditas, gane quien gane alguna regla se rompe.  En todos los escenarios previos presidenciales quedaba muy claro con bastante antelación que eran de cambio o de continuidad y básicamente con bastante antelación se sabía quién iba a ser el próximo presidente, la discusión estaba sobre los porcentajes. Esta es la primera vez en donde el escenario empieza de cambio durante mucho tiempo, desde febrero de 2012 hasta abril de este año y ahí se empieza a reducir la brecha entre la demanda de cambio y continuidad, se equilibra hacia junio/julio. Un poco más cerca de la elección volvió a haber un poquito más de demanda de cambio que de continuidad. En ese escenario estamos llegando, pero ya difícilmente sea claramente una elección o de cambio o de continuidad sino que me parece que las dos tendencias están muy empatadas.

IDM: Las elecciones de octubre son las primeras presidenciales con PASO. ¿Cómo considera la incorporación de las primarias? Es la primera vez que se están implementando para una elección del ejecutivo

CF: Creo que es positivo que existan las PASO, más allá de la idea original de si le convenía o no a Néstor Kirchner en su momento, cuando se hizo la reforma. Creo que es un aprendizaje que la clase política y la propia sociedad tienen respecto a la regla institucional. En el 2013 ya se aplica bastante más que en el 2011, por lo menos comparando los cargos legislativos. En el 2015 tuvimos tres primarias, en el 2011 no habíamos tenido ninguna. Creo que es un avance y hay cosas para mejorar sin lugar a dudas, y para repensar, pero en todo me parece que es una buena idea y, como toda modificación institucional, no todos los efectos se pueden prever de antemano. En un punto uno trabaja como una suerte de laboratorio. Y me parece que desde ese punto de vista, está habiendo opciones concretas, que el partido en el poder no las use es otra cuestión, en todo caso, pasa por otro tema que las dos principales opciones opositoras en esta oportunidad lo usen me parece que es interesante. Me parece que aun cuando hayan sido primarias muy desequilibradas, en el sentido de que haya ganado uno con mucha diferencia sobre los competidores no la hace menos beneficiosa o negativa. En todo caso, es una buena oportunidad para pensar, también es cierto que es difícil evaluar una herramienta que no se pone en práctica 3 o 4 veces en términos institucionales, y también que la sociedad se está acostumbrando un poco a esa cuestión.

IDM: El AMBA no está presente en la agenda de los candidatos. Lo regional, lo interjurisdiccional no forma parte de la agenda de campaña. ¿Por qué le parece que se da esta situación?

CF: El AMBA no está en la agenda de los candidatos quizás porque los 3 principales  son del AMBA y quizás necesitan salir del AMBA para pensar lo nacional. Y obviamente esto tiene complicaciones. También es probable que en un país que ha quedado muy deformado su federalismo por la concentración de recursos del gobierno nacional, también daría para pensar que hablar del AMBA en un país en donde hay fuerte reclamo del interior por sus recursos, teniendo en cuenta que el AMBA es el principal benefactor de los subsidios a la energía y el transporte, a los servicios públicos. Me parece que cómo hay problemas graves, la situación económica es complicada y tiene ciertas urgencias, el tema del sector externo, el tema del Banco Central, la inflación, la competitividad de las exportaciones, el gasto público, el déficit fiscal, me parece que también desplaza a otros temas que también son importantes, pero no urgentes en términos de lo macronacional.

IDM: ¿Cuál cree que va a ser el impacto de estas elecciones en el AMBA?

CF: Es difícil decirlo. Los 3 candidatos principales son del AMBA. Precisamente por esta agenda que mencionábamos en la pregunta anterior, me parece que les va a costar poder plantear o hacer reformas importantes en lo que tiene que ver con la zona metropolitana. Me da la impresión de que una cosa es que existan problemas concretos e importantes y muy relevantes y otra cosa es cuanta energía o atención se le va a poder inmediatamente, teniendo en cuenta los problemas económicos que tiene la Argentina, como para pensar en el financiamiento de ciertas soluciones macro que necesita la zona metropolitana. Pero bueno, podríamos estar en una situación en la cuál por primera vez el Gobernador de la PBA se convierta en el Presidente de la Nación. Y esto ya por si me parece que está produciéndose un cambio de la matriz cultural de la Argentina, y que de alguna forma tiene que ver con que pierden peso la observación de lo territorial para ganar peso la observación de lo mediático y virtual. Y entonces me parece que la problemática AMBA quizás debería repensar su posicionamiento en  la agenda nacional, teniendo en cuenta las lecciones que nos va a dejar el resultado de la próxima elección nacional.