Ciudades en las que se quiere vivir

(Por Noelia Leiva)聽Hoy la mitad de la poblaci贸n mundial vive en ciudades, y se estima que hacia 2050 ser谩 el 70 por ciento la que resida en esas zonas. Esa proyecci贸n es la que cita Philips a la hora de presentar su programa 鈥淐iudades habitables鈥, que entiende que no alcanza con que un espacio permita a su poblaci贸n asentarse sino que debe velar por que las personas puedan cumplir con sus actividades en armon铆a con su medio y capacidad de desarrollo. La iniciativa de la empresa apunta a generar redes entre los actores p煤blicos, privados y comunitarios para hacer del lugar donde viven uno m谩s saludable y sustentable.

Es que la 鈥渟alud鈥 tambi茅n es un concepto que atender cuando se trata de un organismo social, es decir, un 鈥榯odo鈥 constituido por muchas personas que se conectan. Cada vez m谩s poblaci贸n se concentra, y entonces las necesidades se agudizan. Sin embargo, no siempre la distribuci贸n de los recursos es 贸ptima para satisfacerlas de manera equitativa. Entonces es preciso trabajar para revertir la situaci贸n y garantizar el bienestar de los ciudadanos, 鈥渜ue exigen mejorar la calidad de vida: la protecci贸n, la seguridad y el acceso a los bienes p煤blicos tales como el transporte, la educaci贸n, la seguridad o el entretenimiento鈥, defini贸 Santiago Pezzati, gerente senior de Asuntos P煤blicos y Sustentabilidad de Philips Argentina.

Para la compa帽铆a, una urbe que merece la categor铆a de 鈥渉abitable鈥 es aquella que se vuelve 鈥渜uerible por sus habitantes y quienes las visitan鈥, se帽al贸 el referente, en di谩logo con Grandes Ciudades. Ese 鈥榓precio鈥 es tambi茅n sin贸nimo de 鈥溍﹛ito鈥 de acuerdo a los criterios del programa, que se logra de acuerdo a los criterios de 鈥渁utenticidad, inclusi贸n y resiliencia鈥, lo que resumieron como 鈥淢odelo AIR鈥. En s铆ntesis, debe respetar su identidad, generar oportunidades para todos lo que la elijan y tener la capacidad de desarrollar estrategias para reponerse de situaciones de conflicto.

Seg煤n esa mirada, cuando se trata de sumarle calidad a la vida en lo urbano, hay valores que superan lo meramente econ贸mico y tecnol贸gico, y son las variables que m谩s aparecen cuando una propuesta apunta al crecimiento. Desde el criterio que aplica la compa帽铆a, se debe pensar c贸mo 鈥渓legar a ser lugares cada vez m谩s adecuados para el desarrollo de la vida humana鈥, recalc贸 el tambi茅n abogado. 鈥淓n definitiva, vivir en una ciudad debe ser una oportunidad para prosperar鈥, subray贸.

驴Pero c贸mo se trasporta a la pr谩ctica toda esa teor铆a? Phillips trata de asesorar a las comunas interesadas en planificar un cambio para que establezcan pol铆ticas p煤blicas que favorezcan la vida cotidiana de los habitantes, como en materia de seguridad y embellecimiento urbano. Por eso, la firma puede trabajar donde se dan 鈥渄i谩logos interdisciplinarios para generar un intercambio de ideas鈥 que luego se vuelquen en las tareas impulsadas desde el Estado.

Ciudad que parte de lo colectivo

鈥淟a Ciudad Habitable la dise帽amos todos: los ciudadanos, el sector empresario, las organizaciones de la sociedad civil y el sector p煤blico鈥, insisti贸 Pezzati, aunque aclar贸 que las 谩reas de gobierno tienen la responsabilidad de aplicar iniciativas que apunten a alcanzar las metas de bienestar, sobre todo de cara a 鈥渓os nuevos desaf铆os del futuro鈥, con acento en la planificaci贸n a largo plazo.

CH Salta 2011 - Dr. Sebasti谩n Schanz, Dr. Daniel 脕lvarez, Arq. Pedro Fern谩ndez y Arq. Javier SandeMientras las autoridades tienen la funci贸n de dise帽ar estrategias y el sector econ贸mico de producir en sinton铆a con esos criterios, tambi茅n los habitantes deben respetar los par谩metros de convivencia con el otro. 鈥淎sociar a la gente, juntarla, buscar el consenso, escuchar sus voces, ver qu茅 propuestas tienen para mejorar la calidad de vida de las personas: ese es el camino para encontrar soluciones innovadoras鈥, enfatiz贸 el referente. Los 谩mbitos de contacto comunitario son la arena esencial para que se tejan esas redes.

Adem谩s, el programa resalta que deben tenerse en cuenta las cualidades sociales, demogr谩ficas, ambientales y de generaci贸n de bienes que tiene cada conglomerado, porque considera que son las caracter铆sticas diferenciales que indicar谩n si las medidas pensadas para que un lugar sea 鈥渜uerible鈥 se adapta o no a sus requerimientos. En definitiva, buscan erradicar las pr谩cticas que homogenizan todo lo que sucede en las metr贸polis para recuperar las identidades de los grupos, incluso en 谩mbitos de gran cantidad de poblaci贸n o circulaci贸n de personas.

Para que un distrito se sume a la iniciativa y reciba el asesoramiento de Philips, debe comprometerse a llevar a cabo propuestas mixtas, es decir, en cooperaci贸n entre lo p煤blico y lo privado. En concreto, la empresa aportar谩 material para 鈥渋ntroducir innovaciones tecnol贸gicas significativas que mejoran la calidad de vida de los ciudadanos鈥, se帽al贸 el gerente del programa que funciona desde 2011. Las tareas realizadas se enmarcan en una plataforma mayor de trabajo, que se llama Centro Philips para la Salud y Bienestar.

Experiencias de lo habitable

Las urbes que se animan a involucrarse en la iniciativa saben que lo que tienen delante de sus ojos es una propuesta de cambio que va desde las responsabilidades cotidianas de una gesti贸n, como puede ser la higiene de una plaza, hasta instancias superiores de interrelaci贸n social, como la articulaci贸n entre ONGs para generar planes de prevenci贸n. La primera en interesarse por la transformaci贸n fue Rosario, Santa Fe. Luego fue el turno de Salta, C贸rdoba, Mendoza y la uruguaya Montevideo, aunque tambi茅n se aplica en otros puntos del continente, como M茅xico. Para este a帽o buscan expandir el programa a Concepci贸n, en Chile.

鈥淧rocuramos generar el debate y plantear soluciones en las principales 谩reas metropolitanas de la regi贸n que transiten un fuerte crecimiento poblacional鈥, resalt贸 CH Salta 2011- Dr. Daniel 脕lvarez, Arq. Pedro Fern谩ndez, Santiago Pezzati (Asuntos P煤blicos Philips) y Gustavo Verna (CEO Philips)Pezzatti durante la entrevista. Para alcanzar ese fin, parten de las cualidades propias de cada zona y de lo que esperan.

En su primer arribo a un espacio de trabajo, Rosario, identificaron el problema de accesibilidad a la atenci贸n m茅dica y de la prevenci贸n, e implementaron el 鈥淐ami贸n de la mujer鈥, una unidad de diagn贸stico m贸vil en el que Philips trabaja junto a la Liga Argentina de Lucha Contra el C谩ncer (Lalcec), con el auspicio de OSDE. La medida estuvo asociada al programa sanitario educativo 鈥淕uardianes de la Salud鈥 y busc贸 promover los beneficios de un examen m茅dico preventivo en el tratamiento de enfermedades oncol贸gicas.
Tambi茅n avanzaron en el embellecimiento de la ciudad: iluminaron el Monumento Nacional de la Bandera para festejar los 50 a帽os de su creaci贸n y el Casino City Center Rosario, uno de los m谩s grandes de Am茅rica Latina. Adem谩s, donaron extractores de jugo al 鈥淗ogar del Hu茅rfano鈥 que albergaba, entonces, a 160 chicos. Para dar cuenta de su objetivo de articular entre actores sociales, convocaron a una consultora y al Mercado de Frutas y Verduras local para que los ayuden.

Otro episodio fue la segunda vivencia de aplicaci贸n del programa en la cotidianeidad de un lugar, que se realiz贸 en Salta. Para visualizar la propuesta, iluminaron el Centro Cultural Am茅rica con l谩mparas de bajo consumo, uno de los lugares de referencia para el acervo local. Tambi茅n convocaron al 2掳 Evento Ciudades Habitables, que se realiz贸 en el espacio reacondicionado y reuni贸 a especialistas del pa铆s con el objetivo de avanzar en las conclusiones sobre c贸mo convertir las superficies de cemento en zonas donde sea agradable -y no una obligaci贸n- residir.

鈥淓l lema Ciudades Habitables nos presiona para que formulemos preguntas profundas respecto de qu茅 elementos resultan importantes en la vida urbana moderna. Tambi茅n nos reta a desarrollar propuestas y soluciones eficientes para el entorno urbano en materia demogr谩fica, econ贸mica, medioambiental y de recursos que las sociedades enfrentan en la actualidad en todo el mundo鈥, expuso, durante ese encuentro, Gustavo Verna, CEO de Philips.

En el marco de la iniciativa local, nuevamente llevaron el m贸vil que realiza papanicolaus y mamograf铆as de forma gratuita.

En una de sus 煤ltimas implementaciones llegaron a Maip煤, Mendoza, motivados por el creciente desplazamiento poblacional del campo a la ciudad. Seg煤n las estad铆sticas que difundi贸 la empresa en el encuentro que realizaron, en esa ciudad en diez a帽os baj贸 dos puntos el porcentaje de personas que viven en zonas rurales o des茅rticas. Es decir que ocho de cada diez habitantes se asentaron en la urbe. En su arribo a territorio cuyano tambi茅n llamaron a especialistas para integrar una mesa que debati贸 sobre 鈥渃iudades del futuro鈥, donde se cruzaron m茅dicos, especialistas en iluminaci贸n y ge贸grafos con el intendente de la localidad y funcionarios provinciales.

Seg煤n difundieron entonces, la firma originaria de Holanda invierte lo equivalente a 2 mil millones de euros en innovaci贸n de productos amigables con el medio ambiente, de la mano de 鈥渓a investigaci贸n y el desarrollo鈥 y de cara a buscar nuevos puntos interesados en transformar sus costumbres productivas y de vinculaci贸n.

Un premio para aunar

Para instalar la propuesta entre los especialistas y los funcionarios comunales, la empresa cre贸 el galard贸n Ciudades Habitables, destinado a personas, grupos, compa帽铆as y organizaciones no gubernamentales que desarrollen proyectos factibles de ser llevados a la pr谩ctica para contribuir al 鈥渂ienestar urbano鈥. Ya recibieron 450 trabajos de 29 Premio CH - Manuel Rapoportpa铆ses que, entre otros temas, apuntan a la generaci贸n de parques, la reutilizaci贸n de los residuos y la protecci贸n de recursos agotables como el agua.

De esos proyectos, seleccionaron ocho y de ellos eligieron el del argentino Manuel Rapoport, un dise帽ador industrial que elabor贸 la iniciativa 鈥淧laza M贸vil鈥 que apunta a
resolver el problema de falta de espacios verdes en los conglomerados. Los feriados o fines de semana se cerrar铆a al tr谩nsito una calle elegida en alg煤n barrio, tras lo que llegar铆a un cami贸n con el mobiliario necesario para la recreaci贸n: aros de b谩squet, arcos de f煤tbol, un muro para escalar y sillones para los menos deportistas. Durante unas horas, 100 metros que sol铆an ser pisados por las ruedas de los veh铆culos se convertir铆an en zona de diversi贸n y conexi贸n comunitaria.

Para avanzar en la b煤squeda de nuevas iniciativas, cuentan con el aval de la Fundaci贸n Avina, el Banco Interamericano de Desarrollo, la Embajada de Holanda, el Instituto Argentino de Responsabilidad Social Empresaria, la Red Ciudadana Nuestra C贸rdoba y Nuestra Mendoza, entre otras, con el fin de generar seg煤n Pezzati, 聽鈥渟oluciones concretas y simples para contribuir al bienestar urbano鈥.