Elecciones 2015: el nuevo mapa político del AMBA

Elecciones 2015POR TAMARA ARTUSI, FUNDACIÓN METROPOLITANA. El pasado 25 de octubre se llevaron a cabo las elecciones generales en las cuales los argentinos, en pleno ejercicio democrático, elegimos el futuro político de nuestro país para los próximos años. En los comicios se votó para Presidente, Gobernador, Intendente, Concejo deliberante, Diputados y Senadores, y Parlamentarios del Mercosur.

Seis espacios políticos compitieron por la Presidencia y la sucesión de Cristina Fernández de Kirchner: La agrupación oficialista, el Frente para la Victoria (FPV), con su fórmula Daniel Scioli y Carlos Zanini; el Frente Cambiemos que presentó la dupla  Mauricio Macri y Gabriela Michetti: la alianza Unidos por una Nueva Argentina (UNA), que propuso a Sergio Massa con Gustavo Saénz; el Frente Progresista, cuya fórmula fue Margarita Stolbizer y Miguel Angel Olaviaga; el Frente de Izquierda, con Nicolás del Caño y Myriam Bregman; y finalmente el partido Compromiso Federal que candidateó a Adolfo Rodríguez Saá y Liliana Negre de Alfonso.

Más de veinticinco millones de argentinos, es decir, más del 78% del padrón electoral[1], participó en las elecciones depositando su voto en las urnas. Este porcentaje superó por casi 7 putos al de la participación en las elecciones primarias abiertas simultáneas y obligatorias (PASO) que se llevaron a cabo el 9 de agosto pasado. Sin embargo, hay que recordar que aquella jornada estuvo marcada por las consecuencias del temporal que azotó a la provincia de Buenos Aires y que impactó en gran parte del electorado.

Días anteriores a la votación, se había logrado instalar en los medios una polémica discusión entre el “voto útil” versus el “voto inútil”. Este debate no sólo subestimó sino que además degradó la democracia. Toda participación ciudadana en las urnas es un “voto útil”, es la expresión más clara de las convicciones, las ideas, las propuestas y la esperanza de un país mejor. Poder elegir nos permite, en este contexto, dar continuidad o impulsar un cambio en la realidad Argentina, por eso, se debe ser responsable, respetar y cuidar nuestra joven democracia, aunque tenga muchas falencias. Sin embargo, con el objeto de evitar ciertas prácticas de clientelismo o picardías, se debería apuntar a una reforma electoral que logre respeto por lo que el ciudadano elige en las urnas.

El rol de las encuestadoras

Con la difusión de los resultados electorales quedaron en evidencia muchos pronósticos erróneos de las encuestadoras. Si bien la mayoría afirmaba que Scioli no iba a ganar en primera vuelta y habría ballotage, la diferencia que mostraban era de casi diez puntos entre el candidato oficialista y el de Cambiemos; sin embargo, otras anunciaron que Scioli iba a ganar en primera vuelta. Entre las consultoras podemos nombrar a Poliarquía Consultores, que si bien acertó en el porcentaje de votos que recibiría Daniel Scioli afirmando que habría ballotage, no logró predecir el apoyo que finalmente tuvo Mauricio Macri, ya que había previsto un 26%. Con respecto al porcentaje de Sergio Massa, estuvo muy cerca ya que le asignó el 20.1% de los votos; por otra parte, Managment & Fit previó que el candidato oficialista llegaría al 38.2% de los votos, que Macri obtendría el 30.5% y que Massa llegaría al 21%.  Estos números son similares a los que predijo la Consultora Equis, quién anunció que Scioli iba a sacar el 41,7%, Macri el 30%, y Massa, el 20%. Por otra parte la Consultora Aresco pronosticó que Daniel Scioli iba a lograr una amplia diferencia respecto de Mauricio Macri, incluso indicó que iba a ganar en primera vuelta la presidencia de la Argentina. Para Aresco, Scioli iba a sacar 40,5%; Macri, 29%; y Massa, 22%.  Para la consultora de análisis de la opinión pública Raúl Aragón & Asociados, Scioli también ganaba por más de 10 puntos por encima del candidato de Cambiemos: sus encuestas decían que iba a sacar 39,9%, Macri el 26,8%, y Massa un 23,96%.

El nuevo mapa político del AMBA

VidalPasadas las 22 horas del día 25 de octubre se conocieron los primeros resultados electorales. La gran sorpresa fue la elección de la nueva gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal. No sólo porque se trata de la primera mujer que va a Gobernar la Provincia a partir del 10 de diciembre, sino porque además rompió con la continuidad del Partido Justicialista gobernante desde 1987. La fórmula de Cambiemos liderada por la actual vice jefa de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires junto con el ex diputado nacional radical Salvador Daniel Marcelo, se impuso con el 39.49% de los votos frente a la fórmula oficialista encabezada por el actual Jefe de Gabinete de Ministros, Aníbal Fernández y el Presidente de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual de Argentina, Martín Sabbatella que sacó el 35.18% de los votos.

De los 40 intendentes del AMBA, sólo 19 lograron renovar sus cargos. En el resto de los municipios hubo recambio,  entre distintos partidos (16 intendencias) o dentro del mismo (5 intendencias). En términos de partidos políticos, el Frente para la Victoria se quedó con 22 intendencias, el Frente Cambiemos con 14 intendencias y, UNA se quedó con 4.

Los Barones del Conurbano

Los barones del conurbano, militantes, dirigentes políticos, peronistas de base, líderes territoriales de municipios con gran cantidad de habitantes, que conocen sus distritos como nadie y que se encuentran al frente de los municipios desde hace años, protagonizaron ya sea por los recambios inesperados que hubo en algunos distritos como por el escaso margen de algunas victorias, una elección histórica.

  • Avellaneda – Jorge Ferraresi (FPV). Llegó a la intendencia en el año 2009 reemplazando al Intendente Baldomero Álvarez de Oliera. En el año 2011 logró su primera elección como intendente. Fiel al Kirchnerismo, logró la reelección con el 47.15%, ganándole con una diferencia del 16% a su par del Partido “Cambiemos”. Lleva en el cargo 6 años.
  • Berazategui – Juan Patricio Mussi (FPV). Actual intendente de Berazategui, fue reelecto con el 67.53% de los votos, protagonizando una de las mejores elecciones a nivel local. Llegó a la intendencia en el año 2010 cuando su padre, Juan José Mussi, intendente de ese entonces fue designado secretario de Medio Ambiente de la Nación. Luego fue electo en el año 2011. Lleva en el cargo 5 años.
  • Esteban Echeverría – Fernando Gray (FPV). Llegó a la intendencia en el año 2007, como uno de los intendentes más jóvenes del conurbano. Consigue la reelección en el año 2011 en representación del Frente para la Victoria. Esta vez, logró la reelección con el 43.42% de los votos. Lleva en el cargo 7 años.
  • Ezeiza – Alejandro Granados (FPV). En 1995, cuando se crea Ezeiza, fue elegido como intendente. Desde entonces fue reelecto cuatro veces. Se tomó licencia hace dos años cuando asumió como Ministro de Seguridad bonaerense. En estas elecciones, consiguió su reelección con el 49.61% de los votos. Lleva en el cargo: 20 años.
  • Florencio Varela – Julio Pereyra (FPV). Continúa al frente de su municipio tras ganar la 7º elección con el 39.48% de los votos. Llegó a la intendencia en el año 1992 en reemplazo de Julio Carpinetti, desde entonces fue reelecto en el año 1993, 1995, 1999, 2003, 2007 y 2011. Lleva en el cargo 22 años.
  • José C PazMario Ishii (FPV). Llegó a la intendencia a fines de los 90. En 2013 se convirtió en senador y dejó en el territorio a Carlos Urquiaga. Con estas elecciones volverá a la intendencia con el 47.91% de los votos.
  • Ituzaingó – Alberto Descalzo (FPV). Fue el primer intendente de Ituzaingó en el año 1995. Fue reelecto en 1999, en el 2003, en el 2007 y en el 2011. En estas elecciones ganó con una diferencia del 2% contra el candidato de Cambiemos, al obtener el 34.95% de los votos.
  • La Matanza – De Fernando Espinoza a Verónica Magario (FPV). Fernando Espinoza fue intendente del partido más populoso del conurbano desde el año 2005. Verónica Magario, de la mano de Espinoza, es la primera intendenta mujer que gobernará el distrito. La eligieron con el 47.55% de los votos.
  • San Isidro – Gustavo Posse (Cambiemos). Fue electo intendente en 1999, sucediendo en la intendencia a su padre, Dr. Melchor Posse. Desde entonces ha sido reelecto de forma consecutiva en el 2003, 2007 y 2011. En el 2015 ganó la reelección con el 51.67% de los votos.
  • Marcos Paz – Ricardo Curutchet (FPV). Llegó a la intendencia en el 2003 y fue reelecto en el 2007 y 2011. Con el 43% de los votos logró la reelección por tercera vez.
  • Merlo – De Raúl Othacehé a Gustavo Menéndez (FPV). Othacehé asumió en Merlo en el año 1991 y este año completará su mandato tras haber sido reelecto cinco veces. Pasó por el Frente Renovador y volvió al Kirchnerismo. En las PASO de Agosto perdió la interna con Gustavo Menéndez, quién en las generales se impuso con el 52.66% de los votos.
  • Moreno – De Mariano West a Walter Festa (FPV). Mariano West comenzó su gestión en Moreno en 1995, fue reelecto en 1999. Luego de su paso por el Congreso, volvió a la Intendencia en el año 2011. En las PASO de agosto perdió la interna del FPV ante el candidato de La Cámpora, Walter Festa, quién será el próximo intendente a partir del 10 de diciembre con el 45.93%.
  • La Plata – De Pablo Bruera (FPV) a Julio Garro (Cambiemos). El candidato a intendente de Cambiemos le ganó la capital provincial a Pablo Bruera con el 41.34% de los votos, poniendo fin a una administración que llegó en el 2007 y se renovó en el 2011.
  • Quilmes – De Francisco “El Barba” Gutiérrez (FPV) a Martiniano Molina (Cambiemos). Gutiérrez asumió en Quilmes en el año 2007 con el apoyo del FPV y fue reelecto en el 2011. En estas elecciones perdió por 12 puntos de diferencia contra Martiniano Molina, candidato de Cambiemos, quién ganó con el 44.93%.
  • Tres de Febrero – De Hugo Curto (FPV) a Diego Valenzuela (Cambiemos). Uno de los barones históricos del conurbano dejará la intendencia después de 24 años, después de perder por 13 puntos de diferencia contra el candidato de Cambiemos, Diego Valenzuela, quien obtuvo el 47%.
  • Malvinas Argentinas – De Jesús Cariglino (FR) a Leo Nardini (FPV). Cariglino ganó su primera elección como intendente en 1995 y fue reelecto cuatro veces. Se distanció del kirchnerismo, pasó un tiempo por el PRO y actualmente integra las filas del Frente Renovador. En las generales perdió la intendencia por dos puntos con Leo Nardini, quién sacó el 44.31%.
  • Pilar – De Humberto Zúccaro (FPV) a Nicolás Ducoté (Cambiemos). Zúccaro ocupa el cargo desde el año 2003 y fue reelecto dos veces. En las elecciones generales perdió por 11 puntos ante el candidato de Cambiemos, Nicolás Ducoté, quién sacó el 46.58%.
  • Hurlingham –De Luis Acuña (FR) a Juan Zabaleta (FPV). Acuña llegó a ocupar la intendencia de forma interina en el 2001. Dos años después, se presentó como candidato a jefe municipal y se impuso en las elecciones de la mano del FPV. Fue reelecto en el 2007 y 2011, año en el que se pasó al Frente Renovador. En las últimas elecciones, el candidato del FPV, Juan Zabaleta le ganó la intendencia con el 37.68% de los votos.

Los nuevos intendentes

Las elecciones generales también lograron renovación de intendentes y partidos en otros distritos de la región metropolitana. En cinco de ellos se impuso el frente “Cambiemos”: en Berisso, el candidato del Frente Para la Victoria, Enrique Slezak perdió después de 12 años en la intendencia frente a Jorge Nedela por un punto de diferencia; en Brandsen Daniel Cappelletti, se impuso por menos de un punto de diferencia ante Gastón Arias, intendente oficialista desde el año 2011. En Campana, Stella Maris Giroldi (FPV), intendenta desde el 2007, perdió la elección ante Sebastián Abella por una diferencia cercana al 8%; en General Rodríguez, Juan Anghileri (FPV), intendente desde el 2010, perdió ante Darío Kubar, quién ganó con el 33.50% de los votos; en San Vicente, Daniel Di Sabatino, intendente del FPV desde el 2007, perdió la elección ante Mauricio Gómez por dos puntos de diferencia; en Lanús, Néstor Grindetti logró ganar la intendencia por cerca de 1 punto a Julián Álvarez, candidato camporista del FPV. El cambio más resonante estuvo en Morón, donde Lucas Ghi, perdió el distrito ante Ramiro Tagliaferro por más de 10 puntos de diferencia. Por su parte, el Frente UNA logró obtener la intendencia de General Las Heras, donde Javier Osuna se impuso ante Juan Carlos Caló (FPV) por una diferencia de apenas un punto. Finalmente, el Frente para la Victoria, logró quedarse con la intendencia de Escobar, con Ariel Sujarchuk, el nuevo intendente con el 39.89% de los votos; y con Almirante Brown, donde Mariano Cascallares (quién le había ganado a Darío Giustozzi en las PASO), prevaleció por el 43.31% de los votos.

Los que lograron la reelección

Otros intendentes contaron con el apoyo de los ciudadanos de sus municipios y serán reelectos por cuatro años más. Entre ellos están Gustavo Arrieta (FPV), intendente de Cañuelas; Mario Secco (FPV) de Ensenada: Adrián Sánchez (FPV) en Exaltación de la Cruz;  Gabriel Katopodis (FPV) en el municipio de General San Martín;  Oscar Luciani (Cambiemos) en Luján; Alfonso Regueiro (FPV) en Presidente Perón; Luis Andreotti (UNA) en San Fernando; Jorge Macri (Cambiemos) en Vicente López; Osvaldo Cáffaro (FPV) en Zárate; Julio Zamora (UNA) en Tigre, y Joaquín de la Torre (UNA), en San Miguel.

 ¿Cómo quedó conformado el Congreso Nacional?

Luego del 10 de diciembre y a partir de la nueva conformación del Congreso Nacional comenzará una etapa nueva en la política argentina en la que deberá primar el diálogo, la negociación y la concertación para la aprobación de proyectos legislativos.

argentina_SREn la Cámara de Diputados, el FPV y sus aliados, quienes pusieron en juego 87 bancas, lograron ganar sólo 61 obteniendo, en total 117 diputados lo que significa la pérdida del quórum propio. La Unión Cívica Radical y la Coalición Cívica obtuvieron 8 bancas más de las 12 que pusieron en juego, sumando 50 en total y conformando de esta manera la segunda minoría. El PRO, que puso en juego 5 bancas obtuvo 26 y tendrá ahora 41 diputados. El Partido Justicialista no oficialista, logró ganar 9 bancas más de las 11 que ponía en juego, y suma un total de 36. Finalmente el Partido Socialista, el GEN y el Frente de Izquierda perdieron 12 bancas, quedando el PS y el GEN con 9 diputados y la Izquierda con 4.

En la Cámara de Senadores, el Frente para la Victoria y sus aliados están frente a un escenario más favorable, dado que al conseguir dos bancas más, lograron obtener quórum propio con 42 senadores. La Unión Cívica Radical y la Coalición Cívica perdieron 3 bancas, de las 9 que ponían en juego, quedándose con 11 senadores en su bloque. El Partido Justicialista no kirchnerista ganó 2 bancas y se queda con 10 Senadores. El PRO, que no ponía ninguna banca en juego, logró conseguir una banca y se queda con 4 Senadores. El Partido Socialista y el Gen perdieron las 3 bancas que ponían en juego, y las otras fuerzas provinciales (Movimiento Popular Neuquino, Salta Somos Todos, Unión por la República, Partido Renovador de Salta, Frente por la Libertad y Movimiento Popular Fueguino), obtuvieron una banca.

El primer ballotage de la historia argentina

Los resultados electorales nos conducen al primer ballotage de la historia argentina, en el cual dos candidatos, dos partidos se disputarán el próximo 22 de noviembre, el futuro de los próximos 4 años de la Argentina.

En el año 1994, con la última Reforma Electoral, se eliminó el Colegio Electoral y el sistema indirecto de elección de presidente, vice y senadores nacionales, se implementó el mecanismo electoral directo para todos los cargos ejecutivos y legislativos y se le otorgó rango constitucional al sistema de doble vuelta o “ballotage”. Los artículos nº 97 y 98 de nuestra Constitución Nacional prevén una situación de ballotage si ninguno de los candidatos hubiera obtenido más del 45% de los votos afirmativos válidamente emitidos, o si en la 1º vuelta la fórmula más votada obtiene menos del 40% y además existe una diferencia de menos del 10% sobre la fórmula que le sigue en cantidad de votos.

Esta Constitución rigió las elecciones que se llevaron a cabo desde entonces: 1995, 1999, 2003, 2007 y 2011. Sin embargo, de todos estos comicios, el único que arrojó un escenario de ballotage claro fue el del 27 de abril de 2003, cuando la Alianza Frente por la Lealtad (Carlos Menem – Juan Carlos Romero) obtuvo el 24,45% y la Alianza Frente para la Victoria (Néstor Kirchner – Daniel Scioli) logró el 22,24%. Hubiera correspondido realizar la segunda vuelta pero Carlos Menem desistió presentarse, por lo que Néstor Kirchner fue proclamado presidente.

Esta vez, el gobernador de la provincia de Buenos Aires y candidato por el FPV, Daniel Scioli, y el Jefe de Gobierno porteño y candidato de Cambiemos, Mauricio Macri, obtuvieron prácticamente un empate en primera vuelta: mientras que el primero obtuvo el 36.86% de los votos, el segundo obtuvo el 34,33% (porcentajes sobre el resultado provisorio de la Justicia Nacional Electoral). Por tal motivo, el próximo 22 de Noviembre competirán por la presidencia en lo que será, por primera vez en la historia de nuestro país el ballotage o “segunda vuelta”.

Scioli - MacriEl 22 se pondrá en juego la continuidad o la finalización de un ciclo político que gobernó el país los últimos doce años. Proyecto nacional que se inició en el año 2003 con la presidencia de Néstor Kirchner y continuó durante los dos mandatos (2007/2011) de Cristina Fernández de Kirchner. Si bien, puede hablarse de una “década ganada” en términos de política internacional latinoamericana, conquista de derechos humanos, la recuperación de YPF, la asignación universal por hijo, la ley de medios, la ley de matrimonio igualitario, entre otras medidas; por otro lado desde algunos sectores de la sociedad existen reclamos en cuanto a la escasa planificación a mediano y largo plazo, la incapacidad para construir consensos en lo político y el estilo confrontativo. También existen críticas sobre medidas como las restricciones a la compra de divisas, la inflación, la poca confianza en los datos del  INDEC, y la ausencia de algunos datos como la medición de la pobreza.

Frente a esta situación, la candidatura de Daniel Scioli, se presenta como fiel al modelo pero con un conjunto de políticas alternativas. Por otro lado, un cambio más radical, propuesto por un frente que aglutinó a gran parte de la oposición bajo el lema “Cambiemos”,  y que encabeza Mauricio Macri. Este 22 de Noviembre, oficialismo y oposición,  Frente para la Victoria y Cambiemos, Scioli y Macri nos convocan a participar nuevamente en elecciones para construir el futuro de nuestro país.

La Agenda Metropolitana, las oportunidades y los desafíos

A pesar de que sorprende la ausencia de los temas metropolitanos en las agendas de todos los candidatos, y aunque aún no se conozca al próximo presidente, estamos frente a un escenario que puede ser considerado favorable para el desarrollo de políticas públicas metropolitanas. Ciudad, Provincia y 14 municipios, al quedar con el mismo color político, dan cuenta de un contexto de oportunidad y desafíos para resolver los grandes pendientes metropolitanos, como la gestión de los residuos, el correcto funcionamiento de la ACUMAR, la puesta en marcha de la Agencia de Transporte Metropolitano, entre otros.

El gran desafío de la próxima etapa es lograr que esta coincidencia política sea el primer paso para avanzar en acciones de coordinación y cooperación para el desarrollo de políticas metropolitanas que beneficien a todos lo que habitamos esta gran metrópolis. Como organización de la sociedad civil, seguiremos empujando para que la voluntad política y las estructuras institucionales permitan lograr una buena gobernabilidad para el área metropolitana de Buenos Aires.

[1] Resultados elecciones nacionales 2015. Dirección Nacional Electoral. Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. Ver en: www.resultados.gob.ar