Fernando Gray: “Creemos en la sociedad civil y en las entidades de bien público del distrito para que sean garantes de la aplicación de nuestras políticas públicas”

grayEn 2007 asumió por primera vez, ocupando el sillón en el que durante 24 años estuvo Alberto Groppi y se hizo cargo de una pesada herencia: ser el municipio más endeudado del Gran Buenos Aires. En 2011, fue reelecto con el 65% de los votos. Durante los primeros cuatro años, con un equipo joven y profesional saneo las cuentas municipales y se dedicó a planificar la agenda del municipio en el corto, mediano y largo plazo. En esta nueva etapa de gestión, espera ver los resultados y consolidar el rumbo. Asegura que entre los pendientes figura que la gente le siga pidiendo trabajo y no planes sociales.

idM: ¿Qué opina del proyecto de regionalización que está impulsando el gobernador Scioli?
Fernando Gray:
Me parece positivo todo lo que tenga que ver con acercar soluciones a los vecinos, fundamentalmente en un área como la nuestra, el Conurbano, con tanta demanda. Es un proyecto que tiene sus orígenes en varios países europeos, lo hemos charlado bastante con Santiago Montoya, nos parece razonable y creemos que puede aportar bastante a la Provincia.

idM: En el norte del Gran Buenos Aires se está produciendo la revitalización de la Región Metropolitana Norte, a partir de una agenda concreta que incluye seguridad, ambiente y residuos ¿qué opina al respecto?
FG:
Creemos que la problemática del Conurbano debe ser abarcada como área metropolitana. En Esteban Echeverría tenemos puntos en común con varios distritos, como el tema sanitario, la salud, los residuos, los accesos y la educación entre otros. Estamos trabajando en una serie de reuniones, por ejemplo con el municipio de Lomas de Zamora, nos reunimos periódicamente. Ahora tenemos el caso de la ruta 78 que abarca cuatro municipios, o el caso de la ruta 16 donde estamos haciendo un corredor productivo y que comprende a Esteban Echeverría, Alte. Brown, Presidente Perón y San Vicente. Otro ejemplo, con Lomas de Zamora compartimos una unidad sanitaria que está en nuestro distrito, Lomas aporta una parte de los profesionales y nosotros, las enfermeras, los administrativos y el edificio. Hoy las fronteras no son geográficas, en cuanto a una línea que divide un distrito de otro, hay que ver el Conurbano en forma integral y coordinada.

idM: En esta instancia de trabajo en común ¿considera que es necesario contar con alguna instancia de agencia o espacio que sea supra municipal para actúe como facilitadora y/o desarrolle una agenda? ¿O con la estructura existente, desde los gobiernos locales, es suficiente?
FG:
Creo que primero tenemos que entender y comprender la necesidad real de trabajar juntos y abordar una agenda en común. Segundo, que logremos proyectar políticas de estado, ciertas y duraderas en el tiempo, a 5, 10 y 15 años como mínimo, con una agenda abierta a esos plazos. Y tercero, que todos los conceptos más modernos de administración como las agencias, son más agiles y eficientes. En relación a la integración de las regiones metropolitanas, en la región metropolitana sur es muy importante el trabajo que estamos haciendo en el marco de la Cuenca del Río Matanza. Hay una postura muy activa de la Corte, y fundamentalmente del Dr. Luis Armella, que fomenta reuniones periódicas de los 17 municipios de la Cuenca, que estamos articulando políticas de acciones en conjunto y una estrategia en común. No sólo con respecto a la contaminación, como podría ser el vertido de efluentes y demás, sino también en saneamiento. Es un ámbito importante que estamos desarrollando.

idM: Esteban Echeverría está desarrollando un intenso trabajo de planificación con la cátedra Garay de la Universidad de Buenos Aires y con Poder Ciudadano. En ese desarrollo ¿está contemplada la relación e interacción con los distritos linderos?
FG:
Hemos pedido asistencia a la cátedra de Alfredo Garay y a Poder Ciudadano en el marco de un programa nacional, para desarrollar una planificación urbanística ordenada para los próximos años. La verdad es que es la primera vez que se hace en este distrito, Echeverría va a cumplir 100 años, y creemos que es fundamental para que podamos seguir avanzando en forma ordenada. Más de 200 alumnos de la Universidad han desarrollado un trabajo de campo fundamental. Y Poder Ciudadano nos permite trabajar con las organizaciones, las entidades de bien público, las ONG de la propia comunidad para, en base al trabajo académico y científico, consensuar las políticas.

idM: ¿Tienen previsto darle estatus de ordenanza, es decir que pase por el Concejo Deliberante Local?
FG:
Ya paso en una primera instancia por el Concejo Deliberante y prevemos que pase nuevamente, queremos que sea una ordenanza. Además va a tener el consenso de la Comisión del Bicentenario, que nuclea a las instituciones más serias y prestigiosas del distrito como las cámaras de comercio, los centros profesionales, el rotary, el club de aviones. Queremos que la participación de estas entidades garantice el efectivo cumplimiento de este proyecto en el tiempo, más allá de nuestra gestión.

idM: Cambiamos el eje y vamos al tema de la salud. El año pasado iniciaron las obras del Hospital del Bicentenario, nos interesa saber en qué estado está y cuáles son los plazos
FG:
Cuando asumimos encontramos un sistema de salud totalmente colapsado. Somos uno de los pocos distritos del Conurbano donde la salud es 100% municipal. Sólo teníamos un policlínico que en realidad era un policonsultorio ampliado, porque cuando se dividió el distrito el hospital quedó en la jurisdicción de Ezeiza. Teníamos más de 300 mil vecinos para atenderse en ese policonsultorio municipal. Lo primero que hicimos fue sanear los recursos humanos, los médicos cobraban un 30% menos que en la Provincia con lo cual era imposible conseguir buenos equipos médicos. Además con la ayuda del Dr. Ginés González García y su fundación pensamos un proyecto a mediano y largo plazo para reconvertirlo en una maternidad. El proyecto comprende siete etapas y vamos por la cuarta, lo estamos reciclando a cero con fondos municipales, asesorados por especialistas en infraestructura hospitalaria. Paralelamente estamos reformulando el sistema de unidades sanitarias, estamos construyendo nuevas y refaccionando y relocalizando las existentes. Actualmente tenemos 24 en todo el distrito, también aumentamos la prestación, en cada una de nuestras cinco localidades funciona una unidad 24 horas. Y a futuro vamos a tener un hospital nuevo, el Hospital del Bicentenario, con 180 camas, está realizado en un 25%, es el que está más avanzado. Queremos tener en el plazo de un año y medio o dos, un buen sistema de atención primaria de la salud con unidades básicas que se ocupen de la salud preventiva, una maternidad municipal y un hospital provincial construido con fondos nacionales.

idM: En relación a otro tema vinculado con la salud, como la infraestructura sanitaria, quería consultarlo por el índice de cobertura. Al 2004 en Esteban Echeverría había un 50% de la población sin agua corriente y 82.3% sin cloacas. ¿Cuál es la situación actual?
FG:
Cuando asumimos en este municipio no había planificación ni proyectos. Nos tomamos un año para hacerlo y hoy en el tema hídrico tenemos proyectadas 20 obras, ordenadas por prioridad, y vamos por la tercera. Aunque faltan 17, sabemos cuáles son las más importantes. En el tema de cloacas consideramos que lo más importante era contar con una planta de tratamiento. Hemos proyectado con AySA una planta para 600.000 habitantes, con una mirada a 30 o 50 años, ya que en Esteban Echeverría hoy viven 300.000 personas. Está dividida en cuatro módulos, cada modulo es para proveer a 150.000 habitantes. Ahora estamos haciendo el modulo uno, que se suma a una planta existente que da cobertura a 50.000 vecinos, con lo que alcanzaremos una cobertura casi total. Además estamos planificando y consiguiendo la financiación para el segundo modulo, porque preferimos que nos sobre capacidad cloacal. Es una obra de más de 100 millones pesos. Paralelamente estamos haciendo los conectores cloacales y la red secundaria. Con lo cual un trabajo que teníamos que hacer en seis o siete años lo estamos haciendo de manera simultánea con un enorme trabajo técnico, profesional y un apoyo financiero muy importante de AySA. Estamos muy agradecidos. En los próximos meses vamos a empezar a ensamblar todo.

idM: ¿Y cuáles son los índices de cobertura hoy?
FG:
En agua hemos mejorado 200 manzanas, y en cloacas, 32 manzanas. Nuestro trabajo aún no se ve, en los próximos meses vamos a hacer el ensamble con lo cual vamos a dar un salto cualitativo importante en cantidad de cobertura. En este momento estamos haciendo la parte estructural.

idM: Cambiamos de tema ¿cómo están trabajando con las cooperativas?
FG:
Nosotros creemos en promover la cultura del trabajo. Estamos trabajando fuertemente en la promoción industrial, la radicación de industrias en el distrito, la creación de parques industriales y la capacitación de personas desocupadas para que ese vayan insertando en el mercado laboral. El programa de cooperativas es una etapa intermedia, hasta que la gente va buscando trabajo o la misma cooperativa los va insertando en el mercado laboral. Paralelamente creamos una escuela de artes y oficios, donde el año pasado pasaron más de 10.000 personas. Es la escuela más importante del Conurbano Bonaerense. Tenemos todas las disciplinas artísticas y oficios duros como plomería, albañilería, carpintería o jardinería. Y los cursos los vamos organizando a medida de las empresas que se van radicando en el distrito. Cuando asumimos teníamos 7000 planes sociales y hoy tenemos 2000. Todo está monitoreado por CIPPEC, que va auditando el proceso de las cooperativas. En relación con el resto del Conurbano no somos los que tenemos más cooperativas, estamos alrededor de 2000 personas, la media general está por encima de las 5000. Tenemos 2000 y aspiramos a tener cada vez menos.

idM: Ni bien asumieron tuvieron un enfrentamiento importante con Covelia por el aumento del costo de la recolección de residuos, rescindieron el contrato y realizaron un nuevo proceso de licitación totalmente novedoso, que incluyó una audiencia pública. ¿Cuál es la situación hoy?
FG:
La verdad es que gracias a esa experiencia funciona muy bien, hoy pagamos uno de los servicios más económicos del Conurbano, gracias a la participación de la sociedad civil y al trabajo que hicimos con Poder Ciudadano. Cuando asumimos había una contratación directa, con el que era además el principal proveedor del municipio. Poder Ciudadano se hizo cargo del proceso, se realizaron audiencias públicas, los cambios sugeridos se introdujeron en el pliego que se publicó en internet, éste es uno de los aspectos más innovadores. Por ejemplo un vecino de Capital Federal no tiene acceso al pliego de licitación de la basura, en cambio un vecino de Esteban Echeverría o de cualquier lugar del país puede consultarlo en la web. Las audiencias públicas fueron determinantes, un vecino fue quien planteó que había que poner un tope al contrato de la recolección de basura, que por ejemplo fuese el 20% de los recursos ordinarios. A Poder Ciudadano le pareció correcto, a nosotros también y lo introdujimos en el pliego. Eso nos lleva a que hoy paguemos menos que el resto, porque nuestro contrato está atado a la capacidad de recaudación del municipio. Por eso la participación de Poder Ciudadano fue decisiva, las audiencias públicas fundamentales y el aporte de los vecinos, ni hablar.

idM: ¿Y qué opinas de la iniciativa que están llevando adelante La Plata, Berisso y Ensenada, en relación a escindirse de CEAMSE?
FG:
En Esteba Echeverría tenemos resuelta la recolección. Y no está resuelta, a nivel metropolitano, la disposición. Creo que es una discusión que tenemos que dar. Desgraciadamente en estos temas siempre se empieza a discutir cuando hay un colapso inminente en puerta. Creo que ya deberíamos haber empezado a discutirlo.

idM: Para ir terminando… ¿Qué desafíos tiene Esteban Echeverría hoy?
FG:
En estos cuatro años equilibramos las cuentas públicas, un tema no menor, éste era el municipio más endeudado del Conurbano Bonaerense. Las deudas con proveedores las pagamos todas, hoy debemos seis millones a 20 años con una tasa de interés del 6% en pesos. Era uno de los municipios con mayor déficit, teníamos proyectado un déficit de 37 millones y este año cerramos con un pequeño superávit. Con lo cual, este municipio está totalmente equilibrado, con la mayoría de los temas estructurales abiertos. Hoy no están todos solucionados, pero están encauzados, al igual que la política de recursos humanos del municipio, cuando asumimos teníamos 3000 empleados, hoy tenemos 1900. Estamos profesionalizando y cambiando el perfil, priorizando técnicamente el ingreso. Por ejemplo en este momento es el sistema de salud y el sistema de protección ciudadana, por eso las únicas incorporaciones que hemos tenido este año son enfermeras, médicos y retirados de la fuerza de seguridad. Lo que pretendemos como gestión se va a empezar a ver en este segundo mandato porque hemos hecho lo que no se ve, y que nunca se hizo en el Conurbano. El desafío es seguir avanzando sobre lo estructural, gracias a Dios hemos podido generar una relación interesante con el vecino, que ha entendido esto que necesita que le podemos la planta pero también que hagamos la obra hídrica. Y que la obra hídrica no la va a ver, porque una vez que se concluye, se tapa y pasa al olvido. Ese es nuestro desafío, y que estas políticas que estamos planteando realmente sean políticas de estado sustentables. Por eso creemos en la sociedad civil y en la convocatoria de las entidades de bien público del distrito para que sean garantes de su aplicación.

idM: ¿Y los pendientes?
FG:
Nos quedan muchos, porque tenemos una agenda muy importante de temas. Queremos hacer una transformación que tiene que ver con obra pública y también con lo cultural. Cuando entré como intendente, en cualquier institución, en cualquier actividad que fuese recibía no menos de 50 cartas pidiéndome un plan social. Hoy estoy recibiendo cartas que me piden una capacitación en oficios, que me piden una vinculación con una empresa. El pendiente es que me pidan trabajo en una empresa. En el plan de cooperativas un componente muy importante es que le damos a los cooperativistas autorización a que tomen determinada carga horaria si terminan el secundario. Ese es el desafío, el cambio cultural, que es complejo.

idM: ¿Algo más que quiera agregar?
FG:
El agradecimiento a los vecinos porque confiaron en nosotros, en una gestión nueva y joven que planteó un modelo distinto. No decimos que es mejor ni peor, el tiempo lo dirá, pero un modelo totalmente distinto al que estaba instaurado en el municipio y nos han dado un enorme voto de confianza. En estas últimas elecciones sacamos más del 64% de los votos, un porcentaje muy alto para un distrito como el nuestro que siempre fue muy complejo, donde los intendentes ganaban con el 30%. Nos permitió tener una amplia mayoría en el concejo deliberante y nos permite seguir transformando. Esto no es un cheque en blanco, es una enorme responsabilidad, la sociedad nos da la responsabilidad y nos evalúa. Y es más exigente con nosotros que con las gestiones anteriores, cosa que nos parece bien. Esperemos estar a la altura de las circunstancias, con esta sociedad que es una sociedad distinta, ha cambiado, ha evolucionado, más allá de los partidos analiza los proyectos y también ve las cosas concretas. No compra ilusiones, compra realidades. Ese es mi enorme agradecimiento, por haberme permitido ser reelecto y por haberme permitido asumir en condiciones muy adversas y hoy estar en paz social. En este municipio (señala la plaza frente a la municipalidad) había dos ó tres manifestaciones por día. La carpa de los médicos estuvo instalada durante dos años. Este municipio hoy está pacificado, ordenado, proyectado y con una agenda enorme de temas pendientes, pero encauzada, que hoy se está empezando a mostrar, lo que hace que tengamos otra perspectiva.