La Fundación Metropolitana continúa incidiendo en políticas públicas a través de la promoción de la gestión participativa

Con el objetivo de incidir en políticas públicas promoviendo la mirada regional e interjurisdiccional,  la Fundación Metropolitana continúa trabajando en diversos proyectos, asistiendo técnicamente a distintas instancias de gobierno y organismos. Desde el año 2011, esta línea de trabajo se profundiza cada vez más, como evidencia de la gestión participativa entre el sector público y el tercer sector. Los proyectos de asistencia técnica se enmarcan en una de las premisas que la Fundación sostiene desde que comenzó a trabajar hace 15 años, y es la importancia de la incorporación del conocimiento en la toma de decisiones. Este enfoque busca fortalecer el desarrollo de la gestión estratégica, a través de la incorporación de saberes técnicos mediante la interacción y el trabajo codo a codo con los responsables locales.

Un proceso de Asistencia Técnica, se da siempre en un marco situacional con coordenadas espaciales y temporales precisas, que encuadran un entramado de actores con diversos intereses, poder y valoración, donde por lo general afloran tensiones respecto de las políticas públicas que se aspiran a implementar. En este sentido, la Asistencia Técnica, para constituirse en un aporte genuino de las OSC al Estado en el diseño y gestión de políticas públicas, debe tener en cuenta una serie de aspectos clave.

En primer término, la Asistencia Técnica implica una instancia de interacción entre los técnicos y políticos del estado, y los consultores externos, en la que circulan diversas cuestiones de uno y otro lado. En estas cuestiones suelen aparecer tensiones, y constituyen aspectos donde se deben alcanzar niveles crecientes de consenso para lograr síntesis superadoras. Entre estos “pares dialécticos” se mencionan: la racionalidad técnica y la racionalidad política; la lógica de gestión “privada” y la lógica de la administración pública; el mediano – largo plazo y la coyuntura; el trabajo de laboratorio y la experiencia territorial.

En segundo lugar, un reconocimiento explícito respecto a la complejidad que presentan las problemáticas del territorio, exige un abordaje interdisciplinario que supone pensar en dos aspectos básicos: la combinación de saberes y experiencias desde diversas perspectivas, que concluyan en una mirada integrada; y el trabajo en equipo, donde la modalidad del “proceso – producto”, se imponga por sobre la “horas oficina”.

En tercer lugar, la idea que una política pública, es un curso de acción pensado en término de programas y proyectos, que significa soluciones a problemas detectados en un diagnóstico previo a la intervención. Esto implica plantearse objetivos a varios niveles, actividades que permitan alcanzarlos, asignación de recursos que viabilicen las acciones, resultados concretos, y procesos de evaluación que den cuenta de la eficacia y eficiencia.

En cuarto lugar, la Asistencia Técnica debe dejar capacidad instalada en el Estado. En términos de posibilidad concreta de sustentar y sostener, las intervenciones que fueron objeto de acompañamiento.

Entre otros proyectos,  durante 2014 la Fundación asistió técnicamente a la Unidad Ejecutora Central del Ministerio de Interior y Transporte de la Nación en el proceso de formulación y evaluación de proyectos prioritarios, en el marco del Programa de Desarrollo de Áreas Metropolitanas del Interior (DAMI). Este programa cuenta con financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo y tiene como propósito contribuir a mejorar el funcionamiento de los servicios en las áreas metropolitanas del interior (AMI) y poner en marcha modalidades innovadoras de gestión para la ejecución de proyectos y la prestación de servicios cuyo desempeño eficiente requiera de la concurrencia de dos o más jurisdicciones territoriales (nacional, provincial y/o municipal).

Participan en el Programa las áreas metropolitanas de Salta, Tucumán, Mendoza, Neuquén y Chubut, que en promedio recibirán U$S 8 millones para desarrollar distintas obras. Para definir estas intervenciones, las áreas están desarrollando sus respectivas agendas metropolitanas y han identificado un conjunto de proyectos prioritarios. La Fundación asiste técnicamente tanto a al UEC como a las AMI en el proceso de formulación y evaluación de dichos proyectos, como instancia previa y obligatoria a la presentación ante el BID.

En el Área Metropolitana de Buenos Aires, la Fundación se encuentra desarrollando distintas intervenciones vinculadas con la movilidad, específicamente en los municipios de San Martín y Alte. Brown. En el primer caso, se realizó una evaluación de alternativas para la construcción de un Paso Bajo Nivel en la Estación Ballester del FFCC B. Mitre – Ramal J. León Suárez, y se está avanzando en el diseño de un plan de movilidad integral para el Municipio, comprendido en el Plan de Desarrollo Urbano. En el caso de Alte. Brown, se elaboraron propuestas de movilidad tanto para la localidad de Glew (reordenamiento vehicular y de transporte alrededor de la estación del mismo nombre) como para el Municipio en su totalidad. También ligado a la movilidad, se finalizó la primera etapa del estudio de factibilidad técnico económico para la incorporación de un sistema de transporte público de pasajeros para la ciudad de Junín. Dicha información fue presentada a las autoridades municipales y se encuentra en análisis para determinar la continuidad de la segunda etapa.

En otro orden de la gestión asociada entre municipios y ONG, la Fundación se encuentra asistiendo técnicamente al Consejo Económico y Social de Tigre, fortaleciendo y acompañando la gestión de este espacio que tiene como principal objetivo fortalecer la democracia participativa y proponer acciones de mediano y largo plazo, desarrollando una labor de asesoría del estado municipal. Entre sus funciones figura la de elaborar el Plan Estratégico Tigre 2025, que trazará un recorrido fundamentando políticas a largo plazo, consensuadas por todos los sectores de la sociedad y que priorizara problemáticas estructurales de carácter municipal. Participan en el Consejo diversas  instituciones, entre otras La Confederación de la Mediana Empresa (CAME), La Unión Industrial de Tigre, las Cámaras de Comercio de Tigre, CGT Zona Norte, la Mesa Político Sindical, Iglesia Católica Obispado San Isidro, Iglesias Evangélicas, Colegio de Ciencias Económicas, Biblioteca Sarmiento, Colegio de Abogados Departamento San Isidro, Fundación Capital, Espacio AGUA y Fundación Oficios.

Según Federico Bouilly, integrante del equipo de asistencia técnica de la Fundación Metropolitana “La asistencia técnica debe ser analizada en el marco de los procesos de gestión asociada entre organizaciones de la sociedad civil y el estado, en este caso municipal, en los que la sinergia, constituye una síntesis superadora de las miradas y perspectivas sectoriales”.

Para Bouilly, esta postura se sustenta en dos principios centrales “Por un lado una concepción de política pública, donde el rol del estado es primario y fundamental, pero que requiere siempre la concurrencia de los actores de la sociedad, no sólo en términos de demandantes de satisfacción de sus derechos, sino también como, diseñadores y ejecutores de las intervenciones que los garantizan. Por otro lado, una perspectiva de la Asistencia Técnica, inserta en un proceso de gestión, aportando miradas desde lo sustantivo a lo metodológico, pasando por la construcción  de alternativas de viabilidad de las iniciativas acompañadas, y por lo tanto en las antípodas de dar “recetas” efectivas para intervenciones puntuales”.