La vigencia de las colectividades

Fundaci√≥n Metropolitana (29)POR JULIO CROCI, DIRECTOR GENERAL DE COLECTIVIDADES GCBA –¬†Resultar√≠a imposible comprender la historia de nuestro pa√≠s y su presente sin tener en cuenta el aporte de los flujos migratorios. Desde antes del nacimiento de nuestra Rep√ļblica, inmigrantes de diferentes continentes ya estaban presentes siendo actores protag√≥nicos de los procesos hist√≥ricos. Pensar en los bolivianos Juana Azurduy y Cornelio Saavedra quienes aportaron y mucho a nuestro proceso revolucionario al igual que Manuel Belgrano, hijo de inmigrantes italianos o el Almirante irland√©s Guillermo Brown¬† por citar algunos ejemplos de miles de nativos y descendientes de extranjeros que escribieron importantes p√°ginas de nuestra historia nacional.

Desde la literatura, la ciencia y la educación pasando por la economía y la cultura, no hay un espacio donde los inmigrantes y sus descendientes no hayan aportado al crecimiento de nuestro país. Además de contribuir en lo personal, los inmigrantes se agruparon en instituciones por diferentes motivos. Recordar la tierra dejada, recibir y brindar servicios a sus paisanos y perpetuar en las nuevas generaciones su idioma y cultura, fueron solo algunos de los motores que impulsaron a crear un basta vida asociativa que hoy en día suman más de cuatro mil instituciones de colectividades en todo el país, principalmente distribuidas en la Ciudad de Buenos Aires y área metropolitana.

Clubes sociales y deportivos, talleres de idioma y danzas, escuelas que van desde el jardín de infantes hasta la secundaria además de hospitales, servicios sociales, mutuales y turísticos. Todas estas y muchas más son las actividades que día a día llevan adelante de manera voluntaria las colectividades y lo más importante, abiertas a toda la comunidad.

Los flujos migratorios tradiciones en su mayor√≠a europeos, han mermado desde hace d√©cadas la llegada al pa√≠s. Actualmente, la inmigraci√≥n activa en Argentina proviene de pa√≠ses lim√≠trofes adem√°s de Per√ļ como as√≠ tambi√©n de China y de algunos pa√≠ses africanos como Nigeria y Senegal. Como sucedi√≥ con sus antecesores, el inmigrante no viaja solo sino trae consigo su historia, su cultura y su gastronom√≠a. Es por ello que nuestro pa√≠s cuenta con una cultura plural que se aprecia en el idioma, la arquitectura, en nuestra idiosincrasia y en particular en nuestra gastronom√≠a.

La gran variedad de sabores, productos y elementos que se utilizan en nuestra cocina es gracias al aporte de todos los inmigrantes que deseosos de consumir sus platos típicos comenzaron a importar o introducir frutos, verduras, especies  y recetas convirtiendo a la cocina argentina en una rica y diversa conjunción de sabores que se sigue nutriendo día a día a medida que se incorporan nuevos flujos migratorios.

Este aporte en nuestra riqueza gastron√≥mica se ve claramente reflejado en el reciente trabajo documental de la Fundaci√≥n Metropolitana denominado ‚ÄúFerias y Mercados: Colectividades‚ÄĚ. All√≠ se aprecia como las ferias y mercados se fueron nutriendo de¬† productos desconocidos al paladar argentino pero que a trav√©s de la llegada de nuevos flujos migratorios y al ampliarse el inter√©s de consumo de ellas, comenzaron a ser demandados por una amplia cantidad de p√ļblico.

Desde hace 8 a√Īos, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires viene acompa√Īando a las diferentes colectividades. En 2011, se cre√≥ la Direcci√≥n General de Colectividades dentro de la Subsecretar√≠a de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural a cargo del Licenciado Claudio Avruj, ya que entendemos que la identidad, el culto y difusi√≥n de la misma es un verdadero derecho humano. Programas como ‚ÄúBuenos Aires Celebra‚ÄĚ, ‚ÄúTeatro por la Diversidad‚ÄĚ, ‚ÄúTransparesencia‚ÄĚ, talleres contra la discriminaci√≥n en escuelas y la conformaci√≥n del Foro Porte√Īo de Colectividades son muestra de la importante relevancia que le da nuestra gesti√≥n de gobierno a la diversidad cultural.

Hoy en d√≠a conviven colectividades con presencia hist√≥rica en nuestro pa√≠s, las cuales siguen vigentes a trav√©s de sus descendientes y nuevas culturas que se incorporan a nuestra identidad, una identidad din√°mica que se sigue nutriendo del aporte de todas aquellas personas de bien que desean habitar suelo argentino tal como reza nuestra Constituci√≥n. Todas ellas forman un mosaico de identidades que hacen de nuestro pa√≠s un ejemplo mundial de convivencia en la diversidad y de una riqueza cultural √ļnica en el mundo.