Una agencia de planificación para el AMBA

IMG_9270En noviembre pasado, el presidente de la Fundación Metropolitana Pedro Del Piero presentó una propuesta de creación de una agencia de planificación para gestionar las problemáticas del área metropolitana de Buenos Aires. La presentación tuvo lugar en el marco de la XI edición del Foro Metropolitano, en el Palacio San Miguel de la Ciudad de Buenos Aires, y contó con la presencia de Pedro Pirez y Julio Postiglioni,  quienes aportaron una mirada crítica a al proyecto y abrieron el debate entre los asistentes.

El diálogo comenzó con un encuadre a cargo de Julio Postiglioni, quien reflexiono sobre la cuestión metropolitana. “Once foros se realizaron desde la creación de la Fundación hasta hoy. Luego de transitar este camino, creo que ya no caben dudas de la dimensión metropolitana, ni cuáles son los temas que aglutinan en esa dimensión a todos los actores que la integran”, sostuvo Postiglioni, además de afirmar que hay que impulsar el debate acerca de una forma de  institucionalidad metropolitana y cuestionó si la agencia es un mecanismo idóneo y eficaz para gestionar la región, a la que nominó como una herramienta institucional indispensable para que la gestión cambie desde un paradigma de individualidad y competencia entre los diferentes actores institucionales de la región, a uno de integración y complementariedad.

La presentación estuvo a cargo de Pedro Del Piero, que realizó una contextualización a partir de las elecciones presidenciales que tendrán lugar en octubre de 2015, “Creemos que a partir del recambio institucional que se dará en 2015 se va a poner sobre la mesa la agenda de los problemas metropolitanos. Necesitamos convencer a los actores decisionales públicos y privados, a la sociedad, al mercado, además del Estado, para que comprendan y tomen cartas sobre la dimensión metropolitana en la gestión de políticas públicas. Sólo así se van a poder resolver los graves problemas que nos aquejan en esta gran ciudad que formamos la Capital Federal y el Gran Buenos Aires”. Una vez más, el presidente de la Fundación sostuvo que esta gran ciudad a la que denominó “la” Gran Buenos Aires exhibe una serie de problemas, e hizo hincapié fundamentalmente en la fragmentación, a la que definió como social, cultural y también político institucional.

A la hora de presentar la propuesta de creación de la Agencia, el senador nacional MC la contextualizó en el sistema institucional vigente. “El Área Metropolitana de Buenos Aires no tiene gobierno ni lo puede tener como tal – sostuvo Del Piero – Podemos promover mecanismos de participación y cooperación, pero no hay gobierno metropolitano ni lo vamos a tener excepto que cambiemos la Constitución Nacional. Según ésta hay tres estadios de Gobierno: el Federal, el Estadual y el Municipal. Sin embargo, en el año 1994, en nuestra Constitución Nacional se incorporó la posibilidad del Federalismo de Concertación, es decir, un acuerdo de las instituciones político-sociales constituidas, las Provincias y la Ciudad de Buenos Aires, el Gobierno Federal y los Municipios para generar regiones, y celebrar acuerdos para el desarrollo económico y social (art. 124 de la Constitución Nacional). A partir de esto es posible ponerse de acuerdo para coordinar lo regulatorio y los recursos. Por lo tanto, el gobierno que se puede conseguir es por acuerdo para dar cuenta y solución a una determinada problemática”.

Ante este panorama, se presentó como alternativa la posibilidad de celebrar un convenio marco de creación de la Región Metropolitana Buenos Aires, una iniciativa que reconoce sus orígenes en la que fue presentada por la Fundación Ambiente y Recursos Naturales en el año 2002. En el marco de este convenio de creación, funcionaría la Agencia de Planificación Metropolitana. “En ese Convenio Marco que originaría la Región Metropolitana de Buenos Aires se reconoce la coordinación y cooperación interjurisdiccional como mecanismo fundamental para el desarrollo sostenible y sustentable. Existen tres pilares centrales en un proceso de desarrollo e inclusión para un proyecto de Nación: la equidad social, el desarrollo económico y la protección del ambiente. Esto marca un ámbito de negociación y de concertación política. Ese convenio debería ser firmado por el Presidente de la Nación, el Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y los Intendentes de los 40 municipios que rodean a la Ciudad. El objeto de este convenio marco es la coordinación y cooperación y establecería algunos compromisos como la compatibilización normativa, la definición en cuanto a los sistemas de información, y las instancias y herramientas de planificación. Menciona la coordinación del poder de policía y la participación ciudadana, el acceso a la información pública, la necesidad de desarrollo sustentable y la integración con las demás regiones del país a través del intercambio y la asociatividad” explicó Del Piero ante el auditorio.  “El Convenio establece la implementación de un consejo u órgano de dirección, compuesto por el Presidente de la Nación, el Gobernador de la Provincia de Buenos Aire, el Jefe de Gobierno de la Ciudad y los 40 Intendentes, que debe reunirse como mínimo cada 3 meses y va a contar con un reglamento de funcionamiento. Es la instancia de dirección política y toma de decisiones. Se establece, de esta manera, una herramienta en la que queda planteada la realización de un plan de trabajo metropolitano. También hay comisiones para cada área de política pública, son las reuniones de los responsables  de cada una de las temáticas de cada una de las jurisdiccIMG_9369iones”

En cuanto a las funciones de la Agencia, Del Piero sostuvo que “La primera función es ser la secretaría ejecutiva de la Región Metropolitana de Buenos Aires. Hacer cumplir el reglamento interno y tener un seguimiento del plan de trabajo. Tiene que organizar y gestionar un sistema de participación de la sociedad civil; promover y organizar el consejo consultivo; crear y administrar un banco de proyectos destinados a recopilar y sistematizar información, antecedentes, documentación y estudios sobre la metrópolis Buenos Aires; administrar un sistema de colaboración con universidades; además tiene facultades para solicitar diagnósticos y dictámenes a las entidades y  requerir apoyo científico técnico. También, tiene que supervisar los dispositivos existentes, promover debates y trabajar con la sociedad. Se establece en el Acuerdo Macro que los 4 niveles jurisdiccionales tienen la obligación de informar a través de la agencia metropolitana, en forma previa a su aprobación, toda medida o proyecto que afecte al espacio metropolitano”.

Para finalizar la presentación, Del Piero subrayó que “Esta Agencia de Planificación Metropolitana se aloja en el Acuerdo Marco que crea la Región Metropolitana de Buenos Aires. Se trata de la voluntad de cooperación del Poder Ejecutivo, del Gobernador de la Provincia, del Jefe de Gobierno de la Ciudad y de los 40 Intendentes. Tiene como fin coordinar y supervisar la formulación y ejecución de políticas, obras y servicios metropolitanos. Dado que esto se daría en el marco de la Región Metropolitana de Buenos Aires, lo que se trata de abordar son determinadas problemáticas que dan origen a acuerdos específicos. La ejecución y supervisión será sobre esos acuerdos específicos. Si se detectan anomalías, se informa al consejo y a las comisiones, que no tienen facultades sancionatorias de ningún tipo. Las funciones son político técnicas. Los recursos de la Agencia deberían surgir de la construcción de una plataforma AMBA, sobre la que se administra un banco de información y proyectos. Es importante que pueda gestionar con agilidad y profesionalización, que la dirección general sea elegida por el consejo, y que la gerencia sea por concurso. La Agencia tiene como fin coordinar planeamiento”

En el último tramo de la presentación, tuvo lugar la intervención de Pedro Pirez. “Debemos tener un horizonte de institucionalización, porque en un área metropolitana como la nuestra si no hay un organismo público, estatal, político de planificación, el que planifica es el mercado, el plano económico, y es probable que los aparatos gubernamentales queden subordinados a él. Un ejemplo de esta planificación del mercado es lo que actualmente está sucediendo con la expansión territorial del suelo de la metrópolis. Esta institución va a ser de alguna manera una institución política pero ¿es posible pensar en un aparato político sin acumulación de poder? Es difícil. ¿Es posible pensar en un aparato político con acumulación de poder sin competencias y sin contradicciones? Entonces ¿cómo se resuelve esto? Esto no se puede ignorar en un diseño institucional. El problema es la relación que tiene el proyecto con la realidad”, sostuvo Pirez, quien en otra de sus intervenciones puntualizó que “Tengo dos núcleos de preguntas para hacer: por qué y para qué; y para quién y con quién. Las dos últimas preguntas son sencillas ya que no es posible pensar en un proyecto si no va a haber actores sociales que lo desarrollen. Pero la mayoría de las experiencias actuales nos dicen que los actores que influyen en los proyectos no se hacen cargo de los mismos, o que se sancionan pero nunca se ponen en práctica. ¿A donde tenemos que mirar? Las preguntas para qué y por qué no se refieren únicamente a los problemas de gobernabilidad de la metrópolis por cuestiones constitucionales. Estos problemas tendrían como solución hacer una provincia con esta metrópolis o hacer un gran municipio con distintos niveles, como es Lima. Mecanismos constitucionales podría haber, pero los problemas son otros: lo que habría que hacer es institucionalizar el área metropolitana y desarrollar aparatos específicos para solucionar problemas específicos. El punto clave es cuales son los asuntos que nos competen, porque si tratas el asunto del suelo de la metrópolis, por ejemplo, se puede ver que los resultados  pueden vincularse de distintas y contradictorias formas con los distintos actores sociales (municipios, ciudadanos, etc.), ya que puede representar distintas cosas para cada uno de ellos”.

Según Pirez, “Otro tema sería que el área metropolitana es algo objetivo porque existe y podemos dar datos de ella, pero no es un objeto subjetivo porque no hay ningún proyecto de pertenencia. Un tema clave, entonces, es generar identidad, asociaciones, compromisos, identidad nacional. Y debemos poner las bases que realimenten eso. En el área metropolitana no tenemos un registro, por ende, no hay memoria ni continuidad. Es decir que no se genera un objeto social que tiene conciencia de sí mismo porque no hay registro, no puede acumular experiencia porque no hay memoria y no continúa en el tiempo. Pero todo esto se resuelve con un aparato de planificación como la que se está presentando. Pero esto no solo depende de la voluntad de cooperación. No debemos caer en aquello de que esto depende de la voluntad política. Yo me pregunto, ¿en función de que habría voluntad para esto? ¿Cuál es el proceso que tenemos en el área metropolitana, y cómo podemos canalizarlo? Yo no sé si  este proyecto es bueno para canalizarlo. ¿Cómo empatamos este proyecto con el proceso real? Mi tercera duda sería cómo y cuándo” concluyó el académico.

Como cierre de la presentación se produjo un intercambio entre el público presente, que debatió acerca de la conveniencia de la propuesta, su capacidad efectiva para resolver los problemas del área metropolitana Buenos Aires, los mecanismos de acumulación de poder y la participación de la ciudadanía en la formulación y ejecución de políticas públicas.

Para consultar la presentación de la Agencia Click Aquí