Los salarios subieron menos de la mitad de la inflación en septiembre

2018/12/10 | Dimensión Social

En los primeros nueve meses del año, los sueldos perdieron 13,8 puntos contra los precios.

En septiembre, los sueldos reales de los trabajadores siguieron perdiendo “por goleada” con relación al incremento de los precios. Subieron 2,9 puntos, contra 6,5% que se incrementó la inflación.

Así, en los primeros 9 meses de este año, mientras la inflación oficial fue 32,4%, los salarios aumentaron 18,6%. Representa una pérdida de 13,8 puntos. Y en los últimos 12 meses, la pérdida se agranda a 16,8 puntos ya que la inflación fue del 40,5% y los salarios nominales aumentaron el 23,7 %, de acuerdo a los datos del INDEC.

En porcentaje equivale a una caída de los salarios reales del 10,4% en solo 9 meses. Y en relación a un año atrás, la caída es del 12%. A eso se agrega, la pérdida interanual de 70.000 empleos formales según el relevamiento de Trabajo, como informó Clarín.

Se estima que, en octubre, por la mayor inflación, la caída salarial se profundizó.

Estas cifras oficiales explican la caída del consumo, a lo que se agrega la pérdida aún mayor que han tenido las jubilaciones y pensiones.

La mayor retracción alcanzó a los ingresos del empleo no registrado. En 12 meses, aumentaron el 20,6% frente a una inflación del 40,5%. Una pérdida de casi 20 puntos respecto de la inflación. Entre los empleados públicos la baja salarial fue de 17,5 puntos y el retroceso de los del sector privado de 15,2 puntos.

Si a los ingresos de los trabajadores informales se descuenta la inflación de la canasta de pobreza de ese período -que fue 46%-, la pérdida real de ingresos se eleva a 25,4 puntos.

De estos datos oficiales se desprende un mayor incremento de los niveles de pobreza entre los que tienen trabajo porque muchos trabajadores, informales y formales, están ganando en el límite del valor de la canasta de pobreza, al tiempo que disminuyó la ocupación laboral. Y porque los asalariados “en negro” ganan hasta 50% menos que el resto de los trabajadores y en proporción, están siendo más castigados por la suba de los precios y también por la merma de la ocupación laboral.

En la medición del INDEC, los que están registrados en el sector privado representan poco más de la mitad de los trabajadores, el sector público casi el 30% y los privados no registrados casi el 20%.

Fuente: Clarín