Proceso participativo Tigre 2010

7-QH-DL-mapa3

Durante el 2010 desarrollamos un Proceso Participativo en la primera etapa del Plan de Manejo del Delta, para conocer los deseos y expectativas de los distintos actores, con el objetivo de sumarlos a la planificación de dicho territorio.

En el mes de abril firmamos un convenio con la Universidad Tecnológica Nacional Facultad Regional Pacheco para llevar adelante esta tarea. Por encargo del Municipio de Tigre, la Universidad tuvo a su cargo la coordinación de nuestra trabajo  y del trabajo de la Fundación Integración.

Fundación Integración tuvo a su cargo el diagnóstico socio-ambiental, los lineamientos estratégicos para la formulación del plan y el proyecto de una normativa cautelar para comenzar a ordenar el territorio.

Desde la Fundación Metropolitana desarrollamos un proceso participativo que acompaño la formulación del diagnóstico interactuando con los distintos actores comprometidos con el Delta y receptando propuestas e inquietudes específicas de cada sector, que fueron sumados a la formulación del Plan.

Para recibir los aportes y opiniones de los pobladores del municipio y de las islas habilitamos dos canales: un puesto de atención en el Honorable Concejo Deliberante de Tigre; y el blog Participo por el Delta.

Esta forma de participación se complementó con un sistema de consultas a los referentes de la sociedad civil y a los sectores públicos y privados locales a través de entrevistas personales y cuestionarios escritos. A partir del 19 de Julio del 2010 se realizó una encuesta Delphi para obtener una distribución de opiniones en lo referido a la valoración de atributos idiosincráticos del Delta, de sus fortalezas y debilidades.

A partir de la baja participación evidenciada en la “Receptoría”, especialmente de los residentes de las Islas, se implementó un operativo coordinado por el Concejal Horacio Fabeiro para distribuir encuestas entre los alumnos de las escuelas del Delta con el fin de obtener, por un lado la respuesta a la encuesta básica utilizada en la misma, y por otro, dar visibilidad entre quienes residen en el delta. Se distribuyeron 1000 ejemplares en 10 escuelas públicas de las islas. Los docentes y directivos entregaron un formulario por familia y los receptaron luego de una semana.

Para esta etapa de trabajo se conformo un equipo integrado por el Arq. Norberto Iglesias, en carácter de coordinador de la Asistencia Técnica; la Lic. en Geografía Patricia Pintos como consultora especialista en Planeamiento urbano-ambiental; la Lic. en Sociología Daniela Tregierman como consultora especialista en Procesos participativos; los licenciados Celeste Manghi e Ignacio Tonelli en tareas auxiliares de comunicación; y los pasantes, de la UTN Gral. Pacheco, Juan Cruz Lago e Itay Kandel.

Resultado de las encuestas y proceso participativo

Fortalezas:

  • Consideración del delta como un humedal de valor estratégico por su singularidad dentro de la región, a escasa distancia de la Capital Federal,
  • Condición de insularidad que ha contribuido a preservar sus particulares atributos naturales, biológicos y paisajísticos; y por ello la necesidad de su sostenimiento,
  • Necesaria aceptación de la “inundabilidad” como condición de reproducción del ecosistema,
  • Calidad de los recursos hídricos: ríos y arroyos que constituyen la razón de existencia del Delta,
  • Rica biodiversidad (flora y fauna) vinculada al humedal,
  • Atributos subsidiarios: como la tranquilidad, la calidad ambiental, la calidad de vida y la seguridad,
  • Principales características identitarias de sus habitantes tradicionales.

Debilidades:

  • Calidad y la frecuencia del transporte público (lanchas colectivas)
  • Provisión de servicios básicos como agua potable, energía eléctrica y gas; tecnologías de la comunicación como telefonía celular e internet o la necesidad de asesoramiento respecto a tecnologías de tratamiento para efluentes domiciliarios y los derivados de actividades comerciales.
  • Problemáticas vinculadas a dragados y recolección de árboles y ramas que interfieren en la navegación.
  • Falta de marcos regulatorios que aporten a un mejor ordenamiento del territorio isleño.
  • Contradicciones existentes entre las prestaciones turísticas y la oferta y transformación de la naturaleza.
  • Contaminación derivada de las actividades antrópicas en las islas y la aportada por cuencas metropolitanas como la del Río Reconquista
  • Pérdida de actividades productivas tradicionales y la falta de apoyo gubernamental necesario para su sostenimiento
  • Falta de control a inversores externos (permisos y habilitaciones)
  • Notorio incremento poblacional ocurrido en los últimos años

De las problemáticas recapituladas y valoradas se extrajeron una serie de cuestiones, programas y acciones que no podían omitirse en el Plan: establecer un Plan de Manejo Ambiental, revisar y redefinir la presencia del gobierno local en las islas y la representatividad política de los isleños, establecer un Programa de tratamiento de líquidos cloacales y efluentes líquidos, establecer un Código de Desarrollo Urbano-ambiental, realizar un programa de movilización del suelo, un Plan de accesibilidad y Movilidad, ordenar la navegación, potenciar las políticas de desarrollo turístico bajo criterios de sustentabilidad ambiental, establecer un código de habilitaciones específico, potenciar las políticas de promoción de la producción local, promover la calidad de vida isleña mediante un programa de extensión y cualificación de la infraestructura de servicios, y establecer un nuevo régimen tributario.

Documentos