Tras las subas de boletos, subsidios al transporte caen por primera vez en 2 años

De la mano de la fuerte suba al transporte en febrero, los subsidios a ese sector disminuyeron por primera vez en dos años: se transfirieron casi nueve mil millones de pesos, cifra que implica un recorte de mil millones de pesos o un 10 por ciento menos en comparación con igual mes del año pasado.

Así surge un análisis de Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP), en el que detallan que esos nueve mil millones de dólares se reparten en partes casi iguales entre las asignaciones para el transporte automotor, área que recibió 4.500 millones de pesos, un 20 por ciento menos en la comparación interanual, y las destinadas al transporte ferroviario, al que se asignó 4.460 millones de pesos, un alza de 15 por ciento respecto a febrero de 2017.

En febrero, las tarifas del transporte aumentaron 33 por ciento, cuando el mínimo para el boleto colectivo pasó de seis a ocho pesos. Los trenes también aumentaron ese porcentaje. Luego, en abril volvieron a incrementarse y, en junio se dará la última suba prevista para el primer semestre del año, tal como anunció el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, a fines de enero.

Este incremento anunciado hasta mitad de año busca recortar los subsidios, aunque en el Presupuesto 2018, aprobado a fines de 2017, muestran un crecimiento de tres por ciento en términos nominales. Es decir, pasan de 90.776 millones de pesos para trenes y colectivos en 2017 a 93.856 millones de pesos este año. No obstante, al considerar un inflación de 18,7 por ciento, en términos reales implica una caída de 13 por ciento.

Por su parte, los subsidios al sector energético sumaron cerca de 2.300 millones de pesos, lo que representa una baja del 63 por ciento interanual. “A diferencia de 2017, las transferencias dirigidas al denominado “Plan Gas” tuvieron una ejecución muy baja (228 millones de pesos versus 5.584 millones, un 96 por ciento por debajo). Como contrapartida, se asignaron mil millones de pesos a Enarsa (en febrero de 2017 no hubo asignación alguna), responsable de la compra de gas importado para el abastecimiento del mercado interno”, identificaron desde ASAP.

También se destinaron 327 millones de pesos al Fondo Fiduciario para Subsidios de Consumos Residenciales de GLP de Sectores de Bajos Recursos (una suba de 42,7 por ciento en comparación con febrero de 2017), que financia al Programa Hogares con Garrafa (HOGAR), 248 millones de pesos a Yacimientos Carboníferos de Rio Turbio (una disminución de 15,4 por ciento) y 57 millones de pesos a la Entidad Binacional Yaciretá.

Fuente: NotiTrans 04/04/2018