Un frente común por Aysa

Un grupo de intendentes del peronismo se reunió ayer con el secretario general de Obras Sanitarias, José Luis Lingeri, para expresarle su preocupación por la situación de los trabajadores de Aysa y la continuidad de las obras en la provincia de Buenos Aires. El trasfondo es el rechazo de los jefes comunales al proyecto motorizado por el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, para que la Nación le traspase a la Provincia y a la Ciudad de Buenos Aires las empresas de servicios como forma de reducir el déficit fiscal nacional. En esto –casi únicamente en esto–, los intendentes del peronismo están en la misma vereda que la gobernadora María Eugenia Vidal. Con la posibilidad ahora latente de recuperar la Provincia en las elecciones del año que viene, la preocupación de los caciques comunales es que no se paralicen las obras ni que la economía provincial vuelva al quebranto del que parecía que saldría después de la actualización del Fondo del Conurbano.

“Estamos tratando de buscar una solución conjunta. Queremos que se sigan ejecutando las obras”, explicó Lingeri a este diario. Para eso, reveló, mantienen diálogos tanto con Vidal como con el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, otro de los afectados por la iniciativa. Ayer fueron diez intendentes quienes se encontraron con Lingeri entre los que estuvieron el vicepresidente del PJ Bonaerense, Fernando Gray (Esteban Echeverría), Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Gabriel Katopodis (San Martín), Leo Nardini (Malvinas Argentinas), Juan Zabaleta (Hurlingham), Alberto Descalzo (Ituzaingó) y Mariano Cascallares (Almirante Brown).

Fuente: Página 12 – 07/07/2018