Una familia necesitó $18.258 para no ser pobre, un 26% más que el año pasado

La inflación sigue ganándole a los deseos y las metas del Gobierno. Tanto que ni el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) puede disimular la fuerza de la realidad.

Ayer, el Indec difundió el costo de la Canasta Básica Total (CBT), que define el nivel de pobreza, y que en abril se ubicó en $18.258,07, lo que representa un aumento del 2,2% con respecto a marzo.

En tanto que el costo de la Canasta Básica Alimentaria (CBA), que define el nivel de indigencia, registró en el cuarto mes del año un costo de $ 7.132,06 y aumentó 0,6% respecto de marzo.

De esta manera, la CBT acumula un aumento del 25,9% en un año, y la CBA registra un alza del 20,5%, en la comparación desde abril del 2017. En ambos caso, se supera la proyección de inflación anual del 15%, propuesta por el Gobierno.

Es de destacar, a su vez, que el valor actual de la CBT casi que duplica el salario mínimo, mientras que un jubilado que cobra el haber mínimo apenas logra superar la barrera de la indigencia y costear la Canasta Básica Alimentaria.

Vale subrayar que el índice difundido ayer por el Indec no da cuenta del impacto de la última devaluación que, por ejemplo, eleva las expectativas de inflación de los consumidores argentinos al 33,3% interanual, según calculó el Centro de Investigación en Finanzas de la Escuela de Negocios de la Universidad Torcuato Di Tella.

En una línea similar, ayer el Banco Central anticipó que la inflación de mayo se mantiene en niveles elevados y que, por eso mismo, mantendrá sus tasas de interés en el 40%, “para contener el traslado a precios de la depreciación del peso” contra el dólar.

Se enfría la actividad económica

Ayer, el Indec también informó una fuerte desaceleración en la actividad económica. Del 4,2% de enero y el 5% de febrero, se pasó al 1,4% en marzo, según calculó el organismo. Se trata del menor indicador desde abril de 2017, cuando registró un 0,4% de alza. La construcción fue uno de los sectores más afectados y se espera que la crisis se profundice, tras el anunciado recorte en la obra pública