Vuelven a vender terrenos públicos en la Ciudad por casi 250 millones de dólares

Esta semana salen a remate dos predios en Las Cañitas y Palermo. Y en los próximos dos meses subastarán otros cinco predios, incluidos los últimos dos que quedan en Puerto Madero.

Volvieron las subastas de tierras estatales en la Ciudad. Este jueves saldrán a remate dos predios, en Palermo y Las Cañitas. Y ya se confirmaron las fechas de otros cuatro en los próximos dos meses, en Puerto Madero y Catalinas Norte. Juntos representancasi 250 millones de dólares.

La subasta más importante en agenda es la de los dos grandes terrenos que quedan por vender en Puerto Madero. Están al norte del campo de deportes del Nacional Buenos Aires: uno en Juana Manso entre Emma de La Barra y Trinidad Guevara, y el otro en Avenida de los Italianos al 300. En total son poco más de 17.000 metros cuadrados, a un precio base de casi 155 millones de dólares si se compran las dos parcelas juntas, o de 124 y 35 millones de dólares respectivamente si se adquieren por separado. La cita es el 25 de junio.

Las leyes que aprobaron este tipo de ventas fueron impulsadas por el Gobierno porteño en convenio con la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE), ya que son tierras que pertenecen al Estado federal. Sólo durante el año pasado fueron 20 los predios subastados, que sumaron más de 47.000 metros cuadrados. Desde que arrancó el macrismo, en diciembre de 2015, se vendieron 25 inmuebles en ese organismo, de los cuales el 30% fue a las arcas del tesoro nacional.

La única excepción fue la venta del playón ferroviario de Catalinas Norte, cuyos fondos servirán en cambio para financiar el Paseo del Bajo. Precisamente esa es la otra gran subasta del año: las tres parcelas que quedan por rematar de las siete con las que cuenta ese predio de más de 91.000 metros cuadrados. Está delimitado por las avenidas Madero y Antártida Argentina, y las calles Cecilia Grierson y San Martín, donde se permitirá edificar torres tal como las que ya existen del lado de Leandro N. Alem.

De las tres parcelas de Catalinas Norte que salen a remate, dos tienen fecha confirmada para el 26 de abril y el 3 de mayo. Juntas suman 7.100 metros cuadrados. Los precios base para cada una oscilan entre los 23 millones y los 25 millones de dólares. Las otras cuatro parcelas fueron subastadas el año pasado.

Con estas ventas se busca generar inversiones y puestos de trabajo, resaltan desde la Agencia. Y, también, poner en valor los inmuebles y tierras que el Estado nacional tiene dentro y fuera del país, y que son muchos más que lo que originalmente se pensaba. Es que en diciembre de 2015, cuando arrancó el macrismo, en esa lista figuraban 19.600 propiedades. Ahora hay 70.000: en dos años, se sumaron 50.400 con las que no se sabía que se contaba. Y se cree que todavía hay más.

Los primeros lotes en ser ofrecidos en subasta este año están en terrenos ferroviarios entre las calles Godoy Cruz, Honduras y Soler y Juan B. Justo. Ambos salieron a remate el 15 de marzo, pero sólo fue comprado uno de ellos, de 1.586 metros cuadrados, a su precio base de 7,2 millones de dólares. Para el otro, de 1.187 metros cuadrados, no hubo interesados.

En esos lotes el Gobierno de la Ciudad lleva adelante un plan de urbanización para resolver el quiebre que producen las vías del San Martín entre Palermo Hollywood y Palermo Soho. El proyecto, llamado Palermo Green, prevé edificios para viviendas, comercios y oficinas, con valores de venta promedio en alrededor de 4.000 dólares por metro cuadrado. El año pasado ya había sido rematada otra parcela de ese predio.

Las subastas del jueves involucran a dos terrenos que hoy funcionan como estacionamientos. Uno es el de Puente Pacífico, en Santa Fe 4645. Son 2.100 metros cuadrados, con un precio base de 14,5 millones de dólares. El otro tiene 3.400 metros cuadrados y queda en Soldado de la Independencia 615, en jurisdicción del Ejército y a metros del Campo Argentino de Polo. La puja arranca en 20 millones de dólares.

También del Ejército era uno de los inmuebles más codiciados subastados el año pasado: el predio de Campos Salles y Arribeños, en Núñez. La base era de 17 millones de dólares, pero la desarrolladora inmobiliaria Raghsa pagó 42 millones.

Otro terreno cotizado que se remató el año pasado está frente a Puerto Madero, en la avenida Huergo al 500. Consultatio, del empresario Eduardo Costantini, pagó por él 20 millones de dólares. La semana previa ese grupo inversor había desembolsado el doble por una parcela en Catalinas Norte.

Las polémicas con los vecinos

Algunas de estas iniciativas han sido polémicas, ya que proponendesarrollos inmobiliarios en tierras donde los vecinos piden espacios verdes. Son los casos del playón ferroviario de Colegiales y de los terrenos de Catalinas Sur, en La Boca.

El predio de Colegiales queda junto a la estación del mismo nombre del tren Mitre. Lo delimitan la avenida Lacroze y las calles Virrey Avilés, Vidal, Moldes, Virrey Olaguer y Feliú y Crámer. Hoy sus 87.000 metros cuadrados están en desuso. De ellos, 44.000 se destinarán a la obra del RER, y los 43.000 restantes se dividirán entre, por un lado, espacio público cedido por Nación a la Ciudad (78%) y, por el otro, área vendible edificable (22%), donde será posible construir edificios y locales comerciales, según un proyecto del Gobierno porteño aprobado por la Legislatura el año pasado. Para los vecinos esos porcentajes son engañosos, ya que el correspondiente a uso público incluye la apertura de calles y veredas, no sólo espacio verde.

El proyecto en Catalinas Sur, por su parte, implica cambiar las normas urbanísticas para construir nuevas torres de hasta 75 metros de altura frente a ese complejo, en La Boca. Sería en terrenos del Estado nacional, que serán subastados para destinarse en un 65% a uso público y el 35% restante a emprendimientos inmobiliarios.

Ese polígono está delimitado por las avenidas Brasil y Pedro de Mendoza, las calles Gualeguay, Caboto y D’Espósito, y el club de tenis Darling, que tiene parte de sus instalaciones allí. La ley fue aprobada en doble lectura el año pasado. Tanto los vecinos como los directivos del club están en contra de la iniciativa y desde el club afirman que las negociaciones no avanzan.

Fuente: Clarín 15/04/2018