Avances hacia la gestión integral de residuos en la Región Metropolitana de Buenos Aires

Sin títuloEl libro “Avances hacia la gestión integral de residuos en la región metropolitana de Buenos Aires”, compila la segunda parte de una investigación comenzada en el año 2012 cuyo objetivo es relevar las políticas de residuos sólidos urbanos (RSU) de CABA y los 40 gobiernos municipales de la Región Metropolitana de Buenos Aires. Este documento, publicado por la Escuela de Política y Gobierno de la Universidad Nacional de San Martín, refleja el trabajo de un equipo de investigadores liderado por Ricardo Gutiérrez, investigador del CONICET.

La publicación cuenta con el financiamiento de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica, la Subsecretaría Área Metropolitana del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas. En un diálogo que tuvimos con Ricardo Gutierrez, este declaró “la investigación tuvo una primera etapa en la que buscamos determinar cómo se estaban adaptando los distritos de la RMBA al nuevo marco normativo nacional, provincial y porteño para la gestión de RSU. Ello nos permitió obtener un panorama general de todos los distritos. Sobre esa base, en la segunda etapa buscamos responder cómo y por qué algunos distritos consiguieron avanzar más que otros. A futuro, siguiendo con esta misma pregunta, esperamos comparar los distritos de la RMBA con distritos de algunas provincias, en particular Mendoza y Santa Fe

Sobre cómo solucionar la gestión de residuos en el futuro Gutiérrez sostuvo “Creo que el principal desafío es implementar y profundizar la recolección diferenciada. Sin embargo, las principales limitaciones de los municipios residen en aquello que no puede hacer por sí solo: la instalación de plantas de tratamiento y el funcionamiento de rellenos sanitarios. Para esto pueden pensarse en distintas soluciones que funcionen en distintos contextos y para distintos fines, desde la conformación de consorcios entre un número reducido de municipios contiguos hasta nuevas mega-soluciones que reemplacen a Norte III. Pero en cualquier caso, será fundamental garantizar el financiamiento de fuentes extra-municipales y constituir instancias efectivas de coordinación metropolitana que impidan que la solución dada a un problema en un sector de la región implique trasladar el problema a otro sector, como sucedió con el cierre del relleno de Villa Domínico, cuyos residuos simplemente pasaron a ser depositados en el relleno de Norte III”.


La Gestión de los residuos, extractos del libro

 El Área Metropolitana de Buenos Aires comprende la CABA y 40 municipios bonaerenses que la rodean. Desde el año 1978, la Ciudad de Buenos Aires y un número creciente de municipios bonaerenses depositan sus residuos en rellenos sanitarios administrados por la Coordinación Ecológica Área Metropolitana Sociedad del Estado (CEAMSE), la cual tiene a su cargo el manejo de los rellenos sanitarios que reciben y procesan los residuos sólidos urbanos. Actualmente, la CABA y 32 de los 40 municipios bonaerenses que integran la RMBA (al igual que el municipio de Magdalena, ubicado fuera de esa región) depositan sus residuos en grandes rellenos sanitarios ubicados en diferentes puntos de la región. Estos residuos, según distintas evaluaciones técnicas y sentencias judiciales, han superado ampliamente su capacidad para operar en condiciones ambientalmente aceptables. Los restantes ocho municipios bonaerenses lo hacen en basurales municipales carentes de control sanitario.

El relleno más importante, compuesto en realidad por un grupo de rellenos contiguos conocido como Complejo Ambiental Norte III o José León Suárez, se encuentra en la cuenca media del río Reconquista, en el límite entre los municipios de General San Martín, San Miguel y Tigre, y  tomando datos del 2013 y 2014, recibe aproximadamente el 86% de los residuos de la RMBA. El relleno de Ensenada recibe los residuos de Berisso, Brandsen, Ensenada, La Plata y Magdalena, mientras que el relleno de González Catán sólo recibe los de La Matanza. Existen, además, cuatro rellenos ya inactivos: Villa Domínico (Avellaneda), Bancalari (Tigre), Norte I y Norte II (General San Martín).

Con respecto al futuro del CEAMSE, Gutierrez afirmó “No sabemos qué va a pasar con el mega relleno de Norte III (unoricardo g de los más grandes del mundo), podríamos pensar que lo que está agotándose es el modelo de enterramiento masivo en grandes rellenos sanitarios, pero no creo que la CEAMSE en sí esté en vías de agotarse o extinguirse. Por un lado, daría la impresión de que CEAMSE va camino a transformarse en una empresa gerenciadora de plantas de tratamiento (en principio plantas MBT, quizá plantas de termovalorización más adelante). Tendremos que esperar los próximos años para ver si este perfil se consolida. Aún cuando finalmente se cierren los rellenos de Ensenada y de González Catán, tal como lo ha exigido la justicia provincial, y se construyan nuevas plantas MBT en distintos puntos de la región, falta saber qué harán con Norte III. Es difícil pensar en el corto o mediano plazo puedan cerrarlo sin encontrar alternativas de enterramiento.”

A lo largo del libro, se destacan los distritos con mayor avance hasta el 2015, en varias dimensiones del modelo GIRSU, ellos son: Ciudad de Buenos Aires, La Plata y Morón. Sin embargo, otros cuatro distritos (Malvinas Argentinas, San Isidro, Tigre y Vicente López) se distinguen por alcanzar logros en algunas dimensiones puntuales o por ejecutar programas que resultaron interesantes para la investigación. Al respecto de esta cuestión Gutiérrez comentó “en CABA lo más destacable es la instalación de plantas de tratamiento y su impacto en la reducción de la disposición final. También lo que se ha avanzado en la recolección diferenciada con participación de cartoneros o recuperadores urbanos, sin embargo, falta mucho aún. De los municipios bonaerenses, el más destacable es La Plata porque es el que más ha avanzado dentro de sus posibilidades: sancionó una ordenanza Basura Cero, puso en marcha el programa de recolección diferenciada más extendido de toda la RMBA e hizo un gran esfuerzo para crear una nueva planta de tratamiento que permitiese efectivizar el cierre del relleno de Ensenada, tal como exige una orden judicial de la Suprema Corte provincial. La Plata también muestra los límites y los obstáculos que, a diferencia de CABA, deben enfrentar todos los municipios bonaerenses: fundamentalmente, la dependencia de fondos externos, provinciales o nacionales, para instalar plantas de tratamiento con alta tecnología”.

 Ciudad de Buenos Aires

  • Tiene 2.890.151 habitantes, según el Censo del 2010
  • Es la principal generadora de residuos de la región, y envía todos los residuos al Complejo Ambiental Norte III
  • Si bien no cumplió todavía con las metas establecidas por la ley de 2005, el logro más notable fue reducir, desde el año 2012 en adelante, la disposición final. Entre 2011 y 2014 la disposición en CEAMSE se redujo un 44%. Esto se debió a la instalación de plantas de tratamiento y, en menor medida, a la implementación de la recolección diferenciada.
  • Actualmente está en funcionamiento una planta de MBT en el municipio de General San Martín
  • La recolección diferenciada es llevada a cabo por los recuperadores urbanos que, organizados en cooperativas, recolectan los residuos reciclables previamente separados en origen en las zonas pre asignadas por el gobierno local, luego son clasificados y vendidos por cuenta propia los materiales.

La Plata

  • Tiene 654.324 habitantes, según el Censo del 2010
  • Deposita sus residuos en el relleno de Ensenada, que debería estar cerrado por orden Judicial.descarga
  • La Plata se destaca por su programa de recolección diferenciada domiciliaria, que comenzó como programa piloto en el 2009 y se extendió a todo el territorio en 2012.
  • Los residuos reciclables son recogidos por una empresa privada y tienen como destino 6 cooperativas de recuperadores que trabajan en los galpones provistos por el gobierno municipal.
  • Gracias a este programa, entre 2012 y 2014 La Plata logró reducir el envío de residuos al CEAMSE en un 25% y recuperar el 20% de sus RSU.
  • La Plata lideró un consorcio de cinco municipios (Berisso, Brandsen, Ensenada y Punta Indio) que con el fin de efectivizar el cierre del relleno de Ensenada, se propusieron construir una planta de tratamiento integral, con la cual se esperaban salir del CEAMSE. Si bien la planta fue licitada, la construcción no se hizo efectiva porque la Provincia no llegó a hacer el aporte financiero comprometido. Recientemente, se anunció un nuevo acuerdo con el gobierno de la provincia para la construcción, que estará a cargo del CEAMSE.

Morón

  • Tiene 321.109 habitantes según el Censo del 2010
  • Deposita sus residuos en el Complejo Ambiental Norte III.
  • Implementa un programa de recolección diferenciada domiciliaria con fuerte participación de recuperadores informales. Este comenzó como programa piloto en el 2009, en el marco del programa municipal de presupuesto participativo, y se extendió a todo el territorio en marzo del 2013 bajo el nombre “Tu Día Verde”. Los residuos son recogidos por un servicio municipal. Una parte se destina a un galpón construido por el municipio, donde una cooperativa de recuperadores clasifica y vende distintos materiales; y la parte restante se envía a las Plantas Sociales de la CEAMSE, ubicadas en General San Martín, donde trabajan ocho cooperativas de recuperadores.
  • Morón logró, de esta manera, reducir la disposición en CEAMSE en un 5% entre 2011 y 2014.
  • El municipio está construyendo, en convenio con la Autoridad de Cuenca Matanza-Riachuelo (ACUMAR), una planta para el tratamiento de residuos áridos, restos de poda y residuos, dentro del formato de los Ecopuntos.

Otros municipios destacados

  • San Isidro puso en marcha en el año 2013 un programa de contenerización para la recolección del PET, aunque tuvo bajo índice de recuperación.
  • Vicente López, implementó dos programas de recolección diferenciada con escaso impacto, pero logró reducir la disposición final en un 10% entre 2011 y 2014.
  • Tigre trabajó en un plan piloto de recolección diferenciada en 2013 que logró extenderse en todo el municipio en 2015, y con el cual logró reducir la disposición per cápita en un 10%.
  • Malvinas Argentinas, aunque aumentó su disposición final, impulsó un programa extendido de recolección diferenciada incorporando a recuperadores urbanos en una planta municipal de clasificación. Además, puso en funcionamiento una planta para transformar el aceite vegetal usado en biodiesel y tiene en construcción otra planta para el tratamiento del aceite mineral usado.

En una entrevista le consultamos a Gutiérrez si era posible llegar a un tratamiento de residuos coordinado, integral y con lógica metropolitana; él respondió “creo que una gestión integral metropolitana es posible tanto desde el punto de vista teórico como teniendo en cuenta distintas experiencias internacionales. Adicionalmente, hoy existe en la RMBA una oportunidad única para la coordinación metropolitana: un solo color partidario. Nación, Provincia y la CABA, al igual que varios municipios bonaerenses de la región, son gobernados por el mismo partido político. Esto elimina uno de los principales obstáculos que era señalado por expertos y funcionarios de distintas jurisdicciones: la competencia entre partidos (así como la competencia dentro del peronismo). Ese obstáculo ahora fue removido, al menos por los próximos 4 años. Ello debería facilitar una mayor articulación en organismos interjurisdiccionales que ya existen (como Acumar y CEAMSE) así como la creación de nuevos espacios para la coordinación metropolitana. Tenemos que esperar para ver si los políticos estarán a la altura de la oportunidad”.

 Acerca de los desafíos del próximo gobierno en términos de gestión de residuos , Gutierrez destaco 4 desafíos: “El primer desafío es un aspecto que aún no fue enfrentado por ninguna jurisdicción: la reducción de la generación de residuos. En este sentido, el momento político no podría ser más propicio para la sancrsuión de una ley de envases con incidencia directa en la RMBA, tan demorada y trabada durante los últimos años. Superado el obstáculo de la competencia interpartidaria, quedaría ahora por superar la oposición de intereses económicos a que se regule la producción y el uso de envases de modo de reducir la generación de residuos”.

 “Un segundo desafío reside en la construcción de plantas de tratamiento en conjunción con la extensión de la recolección diferenciada, de modo que las primeras no desincentiven la segunda y que se continúe, además, con la incorporación de recuperadores urbanos en los programas de recolección diferenciada. Respecto de esto último, existen distintas experiencias (como CABA, La Plata, Morón, San Miguel) que permiten extraer lecciones sobre lo que puede hacerse y lo que puede mejorarse en distintos contextos”.

 “Un tercer desafío consiste en qué hacer con los rellenos sanitarios, lo cual implica dos cosas diferentes: por un lado, encontrar soluciones y alternativas a Norte III; y por el otro, resolver satisfactoriamente la remediación ambiental de los rellenos ya cerrados o que vayan a cerrarse”.

 “Un cuarto desafío es fortalecer el control de la contaminación ambiental, tanto en lo que refiere a los rellenos sanitarios como en lo que refiere a las plantas en funcionamiento o a construirse. En el caso de la provincia de Buenos Aires, parece existir una acuerdo entre expertos y funcionarios ambientales de distintos municipios sobre la baja capacidad de control y monitoreo del OPDS, quien se supone tiene a su cargo controlar los rellenos y las plantas del territorio bonaerense. Fortalecer la capacidad de control del OPDS será fundamental si se espera construir nuevas plantas, y con tecnologías más complejas, en territorio de la provincia”, finalizó Gutiérrez.