Avanza la Región Metropolitana Norte

rmnLa Región Metropolitana Norte se creó en el año 2000 entre los partidos de Vicente López, San Fernando, San Isidro y Tigre con el fin de agilizar la toma de decisiones interjurisdiccionales. Con el correr del tiempo, el acuerdo fue perdiendo peso en las agendas municipales. Hoy, con un mapa político considerablemente distinto de aquél que le dio origen, la RMN está tomando nuevo impulso.

Osvaldo Amieiro (San Fernando), Gustavo Posse (San Isidro), Enrique García (Vicente López) y Ricardo Ubieto  (Tigre), establecieron la Región con el fin de agilizar la toma de decisiones en temas de seguridad, trabajo, educación y salud, principalmente. Sin embargo, a pesar de este ímpetu inicial, el acuerdo fue perdiendo peso en las agendas municipales. Hoy, más de once años después de su creación –y con un mapa político considerablemente distinto a aquél que le dio origen– la RMN está tomando nuevo impulso.La Región Metropolitana Norte se formó el 10 de abril de 2000, a partir de un convenio intermunicipal firmado entre los entonces intendente de San Fernando, San Isidro, Vicente López y Tigre, que fue ratificado posteriormente por respectivos los Concejos Deliberantes. La RMN suma una superficie continental de 257 km2 e insular de 1.140 km2, y según los datos del Censo Nacional de 2010, la población total alcanza los 1.101.919 habitantes.

Con el recambio de autoridades municipales en San Fernando y Vicente López, se produjo una nueva ronda de reuniones de la RMN. Tras la asunción de Jorge Macri en Vicente López –luego de 27 años ininterrumpidos de Enrique “Japonés” García– y de Luis Andreotti en San Fernando –en reemplazo de Osvaldo Amieiro, en el poder desde 1995–, se realizó el primer encuentro en San Fernando en el mes de diciembre pasado, después de más de tres años de inactividad (la última reunión se realizó en mayo de 2008).

“Estuvimos viendo temas desde el punto de vista operativo, vinculados a los espacios comunes, como las avenidas que nos separan; no haciendo esfuerzos innecesarios sino compartiendo el trabajo y las inversiones. Y en el medio ambiente, un tema que para nosotros es central que es salir del régimen de enterramiento e ir al régimen de reconversión de residuos, para trabajar por un medio ambiente más sano. Además la incorporación de los Concejos Deliberantes de la región, tanto oficialismos como oposición e implementar una mecánica de trabajo para estas reuniones”, explicó entonces a la prensa el intendente de Tigre, Sergio Massa.

A esta primera reunión le siguieron otras dos, en un lapso de dos meses. Una a mediados de enero, que tuvo lugar en Tigre, y la otra a mediados de febrero, también en Tigre pero con la particularidad de que convocó a los integrantes de los concejos deliberantes. En ninguna se hizo presente el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, ni representantes de su municipio. “Teníamos la dificultad de asistir cuando todavía no teníamos los subsecretarios y secretarios nuevos y no habíamos reformulado las áreas”, se excusó el intendente a la prensa. Todo indica que estaría presente en el próximo encuentro, que se llevará a cabo el 6 de marzo, en Vicente López. “Es natural que habiéndose conformado el nuevo gobierno y ya estando armadas la mayoría de las secretarías para esos días, perfectamente pueda participar de la reunión”, adelantó entonces.

El espacio que le compete a estas reuniones fue explicado a la prensa a principios de febrero, por el presidente del Consejo Deliberante de Tigre, Julio Zamora: “Estamos recién en la conformación de una agenda común, tratando de ver cuáles son aquellos temas que deberían trabajarse entre todos los Municipios. Falta todavía un proceso de consolidación, pero estamos trabajando a paso lento pero seguro junto a todos los concejales e intendentes, así que esperamos tener políticas concretas a corto plazo para materializar la idea de la Región Metropolitana Norte”.

La particularidad de esta nueva etapa de la RMN es la incorporación de los representantes legislativos, lo que implica una continuidad en el tratamiento de los temas que pueden originar distintas herramientas legislativas. Sin ir más lejos, el último encuentro de mediados de febrero estuvo a cargo de los titulares del Cuerpo Legislativo: Julio Zamora de Tigre, Santiago Aparicio de San Fernando y Germán Maldonado de Vicente López.

Entre los temas que figuran en la agenda de la RMN, resaltan el problema de la seguridad en las arterias límites, el tránsito en la autopista Panamericana y el tratamiento de residuos urbanos. De hecho en la reunión de enero los intendentes Macri, Massa y Andreotti escucharon a especialistas que abordaron el tema de la seguridad y el tratamiento de los residuos sólidos urbanos.

Luego de la reunión de mediados de febrero, Germán Maldonado, titular del Deliberante de Vicente López resaltó: “Los distintos distritos estamos encargados de confeccionar las herramientas para materializar los acuerdos que desarrollemos. Hoy hicimos hincapié en idear tres ordenanzas. Empezaremos con el relanzamiento del consorcio con el fin de que se faculte a los Departamentos Ejecutivos de los diferentes Municipios a suscribir los acuerdos y convenios necesarios”.

El pasado de la RMN

Los encuentros de la RMN mostraron gran efectividad en sus primeros años de vida. Acuerdos como la demarcación de los límites y el uso de las tierras de la Primera Sección del Delta bonaerense  (de gran importancia por involucrarse las tradiciones históricas y culturales de las comunidades) lograron resolver un problema de más de cien años. Otro acuerdo buscó consensuar “acciones conjuntas para la defensa de los vecinos de la Región en materia de servicios públicos concesionados y sus organismos de contralor”. Sin embargo, en la práctica, cada municipio y sus respectivos Concejos Deliberantes actuaron por separado. Tampoco se logró la unificación de “criterios de legislación municipal en materia de compras, tasas y normativas en general”.

Uno de los primeros problemas entre los municipios estuvo originado por la construcción de una alcaldía en San Martín. Inaugurada en diciembre de 2010, originalmente tenía como fin aliviar la situación de las comisarías y la Provincia la habilitó para recibir a detenidos de otros partidos.

Otro eje de disputa fue la posibilidad de incluir a otros partidos, como San Martín, Pilar y Escobar, dada la creciente vinculación de estos distritos con la Región, pero no todos estuvieron de acuerdo. “La Región Metropolitana Norte no tiene nada que ver con el distrito de Malvinas Argentinas […] Con San Martín tampoco porque son perfiles totalmente distintos. En cambio nuestras poblaciones tienen raíces y culturas enraizadas en el territorio en el que viven, y pueden hablar de una tradición histórica común”señaló en su momento el concejal de San Fernando por el Frente para la Victoria, Alberto Esteban.

Sin embargo, en esta nueva etapa de la RMN es posible avizorar una ampliación. En la reunión inicial del mes de diciembre, Andreotti manifestó su interés en la incorporación de Escobar. Por su parte, Jorge Macri fue más cauto y prefirió marcar la importancia de recuperar el funcionamiento del espacio y luego plantear una ampliación a partir de cada tema.

De este modo, tras unos primeros años de aceitado funcionamiento, la segunda mitad de la década marcó el declive de la iniciativa. Sin embargo, en la actualidad pareciera que la revitalización de la asociación política regional ya es casi un hecho, aunque algunos prefieran referirse a los “nuevos aires” por los que atraviesa la RMN con otros términos.

“No estoy de acuerdo de que se trate de una revitalización –aseguró Eduardo Cergnul en declaraciones a Fundación Metropolitana. El secretario de Gobierno de Tigre definió que– Se trata de una experiencia asociativa entre cuatro municipios de signos políticos distintos, con todo lo que ello implica. Pero a pesar de sus idas y vueltas, la RMN tiene una historia”.

La regionalización de la Provincia y la RMN

Con el fin de crear regiones productivas, en marzo de 2011 la provincia de Buenos Aires envió a la Legislatura un proyecto de regionalización.  Esta iniciativa, que actualmente se encuentra en debate, propone segmentar la Provincia a partir de características poblacionales, socioeconómicas y territoriales y la descentralización administrativa para dotar de mayor autonomía a los municipios. Consultados sobre la iniciativa de la RMN, desde el área coordinada por Santiago Montoya, destacaron que “aplaudimos el relanzamiento de esta iniciativa, como destacamos la existencia de otros tantos agrupamientos regionales con los que hemos tenido contactos e intercambios muy productivos.  Son el germen de la regionalización, ya que ésta busca fortalecer los espacios y emprendimientos regionales en marcha.  En el caso particular de la Región Metropolitana Norte destacamos la importancia de abordar articuladamente la compleja problemática que caracteriza al conurbano, que requiere un trabajo intergubernamental fuerte y donde la articulación municipal es un primer gran paso”. Los funcionarios consultados, además, destacaron de plano que ambas iniciativas no sean coincidentes. “Son absolutamente complementarios. El Plan de Regionalización busca potenciar a las regiones considerando sus capacidades productivas, su identidad cultural, acercando al Estado provincial para que éste acompañe y ayude a desplegar los procesos generados de manera endógena.  Si usted lee los objetivos y fines del convenio de creación del consorcio de la RMN verá que se plantea la planificación regional, la descentralización, la integración y coordinación de políticas públicas municipales y se demanda a la Provincia “el apoyo necesario para el impulso y eficaz funcionamiento de la Región”.  Los objetivos son los mismos, sólo cambia la perspectiva, en un caso desde la Provincia, en el otro desde los municipios”.

El proyecto de Regionalización ha encontrado fuertes oposiciones, incluyendo a los intendentes nucleados en la RMN. Ya durante la primera reunión,  Luis Andreotti había señalado: “si la regionalización, tal como parece, va a profundizar la burocratización, y los delegados del gobernador van a funcionar como tapón entre este y los intendentes, yo estoy decididamente en contra”. Y Cergnul, de Tigre, también es rotundo al respecto: “Se trata de un agrupamiento administrativo cuya necesidad debe ser discutida. Primero deben definirse los temas a tratar, y de ahí las funciones. Crear más estructuras implica un mayor gasto y burocratización. Hay que invertir los recursos para acercar la administración a la gente, y no crear ‘mostradores’ donde no hacen falta”.

Desde Provincia, en cambio, defienden: “La provincia ya cuenta con un amplio despliegue territorial de recursos económicos, humanos y materiales; cada Ministerio tiene su propia ‘regionalización’.  Lo que el Plan de Regionalización busca es racionalizar y coordinar esos mismos recursos, potenciarlos, ponerlos en valor, homogeneizar e integrar las actuales delegaciones o dependencias ministeriales”.  Para los responsables del plan “es falso que conlleve una mayor burocracia; son los mismos recursos utilizados más eficientemente y orientados a brindar respuestas efectivas al ciudadano”.

Con todo, 2012 pareciera inaugurar una nueva época para las propuestas de  regionalización, ya sea por la relevancia que están tomando las discusiones entorno al plan provincial, o por el espacio prioritario en las agendas de algunos de los gobiernos municipales de la metrópolis.

Por Marina Wertheimer