“Foro de transporte ferroviario UNSAM: un aporte a la estrategia de recuperación de los ferrocarriles metropolitanos”

ingreso CABA por corredorCOLUMNA DE OPINION – POR JULIAN BERTRANOU Y RODRIGO RODRIGUEZ TORNQUIST, coordinadores del Foro ferroviario de la UNSAM. La tragedia de once generó múltiples reacciones, y motivó una revisión profunda del sistema de transporte ferroviario metropolitano.

La Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), desde su Instituto Tecnológico Ferroviario (ITF), se propuso convocar a un conjunto de destacados especialistas del país en temas de transporte, para pensar y debatir una propuesta de estrategia de recuperación de los ferrocarriles metropolitanos, que sirva como aporte del mundo académico para el diseño de una política pública orientada a la mejora del sector.

Mejores trenes no sólo significa mejor movilidad: el sistema ferroviario es un instrumento con atributos únicos para estructurar un sistema de movilidad sostenible que contribuya a la inclusión social, el ordenamiento territorial, la calidad ambiental, la seguridad energética, la mejora de la competitividad y la calidad de vida de los ciudadanos.

El foro, que sesionó durante cinco meses, se conformó por trece profesionales de diversas especialidades (ingeniería ferroviaria, economía, medio ambiente, desarrollo urbano, aspectos regulatorios, energía y transporte), motivados en su interés y compromiso con la mejora del sector. El enfoque planteado fue integral e interdisciplinario, considerando las diversas dimensiones y tendencias a atender para el desarrollo ferroviario. Durante las sesiones se trabajó en el análisis de la situación actual de los  ferrocarriles metropolitanos, en la visualización de objetivos para el sistema, y en la elaboración de lineamientos para un plan de acción, con una propuesta de plan de emergencia y de largo plazo. Asimismo, se convocó a diversos expertos nacionales y extranjeros para aportar al análisis. Por sus similitudes, se prestó especial consideración al sistema de rieles de San Pablo, el cual enfrentó desafíos similares para su refuncionalización, y se estudiaron los sistemas de transporte de las principales ciudades latinoamericanas.

Considerando las tendencias existentes en el AMBA (de desarrollo urbano, usos y modos de transporte, ambientales, energéticas, etc.) el actual modelo de movilidad no resulta sostenible.  En este sentido, el foro propone la recuperación del ferrocarril como estructurador de “un sistema de movilidad urbana sostenible, eficiente y equitativo, basado en un amplio despliegue de los distintos modos de transporte público, e integrado en una planificación urbana coordinada que asegure la integración y la inclusión social”.  Los ferrocarriles deben concebirse como parte de ese sistema de transporte público, integrado en términos físicos, operativos y tarifarios, con mayor capacidad, calidad y seguridad del servicio.

La meta buscada es duplicar la cantidad actual de pasajeros, transportando 800 millones de personas anuales en el año 2020 (actualmente en el orden de los 450 millones).

A este fin, la propuesta contempla un plan de emergencia (para atacar los problemas acuciantes y mejorar la seguridad), y un plan de mediano y largo plazo. En términos inmediatos se plantea la necesidad de implementar auditorías y una revisión integral del sistema (material rodante, vías, señalización, estaciones, alimentación eléctrica para tracción), así como medidas para el fortalecimiento de capacidades, mejora de la disciplina operativa  y adecuación normativa.

El plan de mediano y largo plazo, la propuesta contiene lineamientos para un plan de inversiones en infraestructura y equipamiento, una redefinición del modelo de gestión que establezca reglas para la prestación de servicios, un esquema de financiamiento para hacer frente a los costos de inversión, operación y mantenimiento, y una redefinición de la organización institucional que defina las esferas de competencia de los distintos actores y del Estado para viabilizar el plan.

El plan de inversiones propone criterios generales e intervenciones por línea, considerando distintos niveles de actuación sujetos a la capacidad financiera. Se priorizan las inversiones de bajo costo y alto impacto para recuperar y optimizar el servicio. En segundo nivel, se identifican acciones para la expansión de los servicios (vínculo aeroportuario, circunvalares, etc.), y por último modificaciones estructurales (tales como la RER -Red Expreso Regional).

Se estima que las inversiones necesarias rondarán los u$s 10.000 millones, y se propone una inversión anual sostenida del orden de los u$s 800 millones para los próximos doce años. El esquema de financiamiento a estudiar plantea un incremento gradual de la tarifa (y control de la evasión), racionalización de los subsidios (orientándolos hacia la demanda y enfocando en la tarifa social hacia aquellos que la necesitan), utilización de financiamiento internacional (de organismos multilaterales y acuerdos bilaterales), así como la implementación de mecanismos novedosos de recaudación, tales como tasas sobre el uso de transporte particular y contribuciones por mejoras.

La viabilidad de la mejora en la política de transporte requerirá de un considerable fortalecimiento de capacidades del Estado, y de una reorganización institucional acorde con el modelo de gestión (por privados, estatal o alianzas público-privadas en su diversos tipos) que se decida implementar. Es necesario redefinir las esferas de competencia de los niveles de estado (nacional, provincial y municipal), y la planificación de usos de suelo requerirá de nuevas institucionalidades.

Si bien en el corto plazo sólo el estado nacional cuenta con capacidades para abordar la gestión ferroviaria, es importante considerar la oportunidad que significa la reciente conformación de la Autoridad de Transporte Metropolitano (ATM), la cual puede generar en el corto plazo un espacio para la mejora en la planificación y coordinación interjurisdiccional.

Los ferrocarriles metropolitanos representan un activo de enorme potencial para abordar los desafíos necesarios para avanzar hacia la senda del desarrollo sustentable en el AMBA. Su recuperación requiere de una estrategia clara que articule los diversos componentes (obras, gestión, financiamiento) y que dé sentido a cada uno de los proyectos. Los principales requerimientos serán la financiación y la capacidad institucional para ejecutarla. Es posible lograr las metas planteadas, y va a ser necesario el acuerdo y compromiso de todos los actores.

El documento final del foro se encuentra próximo a su publicación, y será presentado ante las autoridades de los distintos niveles de gobierno para su consideración. Esta iniciativa busca plantear el debate constructivo sobre el sistema ferroviario, y es una muestra de la importancia de generar espacios de intercambio entre la universidad y el Estado.