Nueva Costa del Plata: desencuentros en y sobre el territorio

proyecto-nueva-costa-del-plata-simulacion-sobre-el-territorioNueva Costa del Plata es un proyecto cuyo desarrollo comenz√≥ en 2005, con estudios que se extendieron durante 3 a√Īos e incluyeron la participaci√≥n de especialistas ‚Äďentre otros la UNLP y la UTN- consultas, presentaciones y audiencias p√ļblicas con vecinos y ONG. Financiado por Techint y presentado formalmente en 2008 en los municipios de Avellaneda y Quilmes – el primero ya aprob√≥ su desarrollo, el segundo a√ļn no logra tratarlo en el HCD- el proyecto es rechazado por distintas asociaciones ambientalistas locales. Nueva Costa del Plata deja en evidencia otra vez la falta de capacidad del Estado para planificar el uso del suelo en un espacio como la metr√≥polis Buenos Aires, donde el territorio sin urbanizar es un bien escaso.¬†¬†

Nueva Costa del Plata es un mega emprendimiento que propone urbanizar la costa de Avellaneda y Quilmes. Y este es el √ļnico punto en el que coinciden detractores y defensores del proyecto. Quienes se oponen, cuestionan su impacto ambiental, el uso y la propiedad de las tierras, cedidas a Techint durante la √ļltima dictadura militar en el marco de la conformaci√≥n de CEAMSE. Quienes lo impulsan y apoyan, sostienen que se trata de una obra superadora, con autentica concepci√≥n metropolitana, donde en base a lo existente se planifica un uso mixto de un √°rea que, hasta el momento, se encontraba desaprovechada. Esta nota describe la naturaleza del proyecto y el debate suscitado, y es tambi√©n el puntapi√© inicial de una serie de columnas firmadas donde la Fundaci√≥n Metropolitana procurar√° que participen los principales actores, como una forma de propiciar un espacio de debate superador en relaci√≥n al proyecto, cuyo desencuentro ya lleva m√°s de tres a√Īos.

El proyecto

Nueva Costa del Plata comenz√≥ en 2005, cuando la empresa Techint propietaria de los terrenos a trav√©s de SYUSA (la unidad de rellenos sanitarios de la empresa) comenz√≥ a consultar diversos desarrolladores para realizar un emprendimiento urbano en la zona compuesta por alrededor de 230 hect√°reas, mitad sobre la ribera de Avellaneda y otro tanto sobre la de Quilmes, desde la calle Espora de Bernal hasta el Arroyo Santo Domingo. En gran parte, estos terrenos fueron utilizados durante a√Īos como relleno sanitario de los residuos provenientes de la Ciudad de Buenos Aires y de otros municipios del GBA, en el marco del trabajo que realiza diariamente la CEAMSE.

Los directivos de la empresa, luego de una ronda de consultas, optaron por la opci√≥n presentada por Oficina Urbana, el estudio de los arquitectos Converti y De Marco. Seg√ļn un art√≠culo publicado en Wikiarquitectura con la colaboraci√≥n de los mismos desarrolladores, el proyecto urbano ‚Äėdefine una nueva zona, amplia, extensa y fundamental, que forma parte, a su vez, de una estrategia de planificaci√≥n integral mayor, derivada de los lineamientos presentes y futuros de los Gobiernos de los Municipios de Avellaneda y Quilmes y de la Provincia de Buenos Aires para esa zona costera‚Äô. Y a continuaci√≥n ampl√≠a ‚ÄėCreando un barrio abierto integrado al frente costero del R√≠o de la Plata y al orden urbano formal de ambas ciudades, a trav√©s de m√ļltiples actividades sociales: una universidad, escuelas, centros comerciales y culturales, de salud y √°reas recreativas y deportivas, configurando el 75% del espacio como espacios p√ļblicos y el 25% para la consolidaci√≥n edilicia. Es notable advertir que estos usos para el √°rea en cuesti√≥n ya hab√≠an sido previstos por el Plan Regulador del √Ārea Metropolitana de Buenos Aires, en 1959, quien planteaba este uso en este sector, definiendo a esta zona destinada a n√ļcleos de tejidos diversos sobre la costa. En los textos correspondientes a la p√°gina 88 de los Lineamientos de la Estructura propuesta para el √Ārea Metropolitana de 1959, se indica en el cap√≠tulo Equilibrio total: Sentido de la Expansi√≥n y del Ordenamiento. ‚ÄúLos conceptos de la organizaci√≥n del Plan Regulador Metropolitano en materia de lineamientos generales para lograr el equilibrio, la expansi√≥n y ordenamiento del √°rea son: 1) Equilibrio del conjunto. Equilibrar el total del √°rea de Buenos Aires ‚Äď Gran Buenos Aires, desarrollando el sentido de crecimiento lineal hacia las √°reas altas Sur y Sudeste, creando nuevas zonas de expansi√≥n en terrenos ganados al R√≠o de La Plata, recuperando rellenos y levantamiento de √°reas. Conservando y recuperando el elemento f√≠sico natural. Planificando la zona costera de terrenos bajos a sanear y otros a ganar al R√≠o de La Plata para uso del gran esparcimiento a escala de toda el √°rea y de la expansi√≥n de n√ļcleos de vivienda.

nueva-costa-del-plata-3

Llama la atenci√≥n que los arquitectos hayan fundamentado su propuesta en los planteos urban√≠sticos de la vieja Oficina del Plan Regulador de fines de los 50. Ha pasado mucho agua bajo los puentes desde entonces, y entre otros instrumentos, durante 2005 y 2007 la Provincia gener√≥ el documento ‚ÄúLineamientos Estrat√©gicos para la Regi√≥n Metropolitana‚ÄĚ con la conducci√≥n del entonces Subsecretario de Urbanismo y Vivienda de la Provincia, arq. Alfredo Garay; la propuesta no lleg√≥ a tener sanci√≥n normativa pero constituye una referencia importante.

Como se detalla en Wikiarquitectura, el proyecto plantea el desarrollo de una ciudad abierta, la inclusi√≥n de una zona urbana costera con equipamiento residencial, comunitario, educativo y comercial, y la promoci√≥n del acceso p√ļblico a la costa del r√≠o. Tambi√©n la recuperaci√≥n de 5 km de costa, la contribuci√≥n a la disminuci√≥n del d√©ficit habitacional y la creaci√≥n de 20.000 nuevos puestos de trabajo.

En relaci√≥n al territorio plantea el desarrollo de un centro urbano que ocupar√° el 25% del total de la superficie, distribuido por sectores, y la disposici√≥n del 75 % restante para paseos p√ļblicos y parques que compartir√°n la flora y fauna de la selva marginal. Adem√°s incluye la recuperaci√≥n de las cavas existentes en el lugar para transformarlas en espejos de agua. La urbanizaci√≥n, con edificios con alturas que oscilan entre los 5 y 40 pisos de acuerdo a su ubicaci√≥n, incluye museos, centros culturales, centro de convenciones y negocios, una universidad para Avellaneda y una construcci√≥n similar para Quilmes. Como se calcula que podr√≠a ser habitado por 25 mil personas, los desarrolladores previeron la creaci√≥n ‚Äďjunto con las empresas prestadoras de servicios- ¬†de la infraestructura necesaria para que sea independiente de la que reciben los centros urbanos de Avellaneda y Quilmes. Para acceder a la zona se prev√© cuatro accesos directos, desde la autopista Buenos Aires¬† – La Plata, trazados sobre las calles de ingreso ya existentes, marcadas a partir del uso de la misma zona. En relaci√≥n a los rellenos, el proyecto prev√© que se ubique la zona de esparcimiento, sin viviendas ni urbanizaciones, que estar√≠an en la franja ubicada sobre la costa ribere√Īa.

Con un tiempo total de desarrollo de 15 a√Īos, seg√ļn fuentes period√≠sticas la inversi√≥n estimada para la infraestructura inicial, es de 200 millones de pesos, aunque en algunos medios se detalla que rondar√≠a los 1700 millones de pesos, si se toma en cuenta el desarrollo edilicio previsto para la segunda etapa, donde Techint buscar√° interesar a otras empresas y/o grupos desarrolladores, con la obligaci√≥n de que se ajusten al plan maestro desarrollado por Oficina Urbana. El desarrollo de la infraestructura inicial comprende el acondicionamiento del terreno, que incluye la elevaci√≥n de la cota natural del terreno, que se har√≠a aparentemente con barros extra√≠dos del lecho del R√≠o de la Plata. Por la magnitud del proyecto, y de acuerdo a la legislaci√≥n vigente, el proyecto exige el estudio de impacto ambiental, los an√°lisis hidr√°ulico, geol√≥gico, costero, de tierra, agua y suelo, adem√°s de las autorizaciones municipales de los municipios respectivos para la aprobaci√≥n de las obras y rezonificaci√≥n del √°rea (en HCD) que detalle los alcances de la construcci√≥n en Nueva Costa del Plata. Durante tres a√Īos, Oficina Urbana desarroll√≥ los distintos estudios, en los que trabajaron diversos profesionales ‚Äďy entre otros la UNLP y la UNT- a fin de realizar sendas presentaciones en los municipios.

Seg√ļn informaci√≥n prevista por los desarrolladores, el equipo de profesionales estuvo compuesto por: Proyecto y direcci√≥n del Master Plan (Oficina Urbana | Converti/De Marco/arquitectos) Formulaci√≥n del Proyecto en relaci√≥n a la legislaci√≥n urbana (Dr. Ra√ļl Navas), Estudios de infraestructura (Tecnomak), Estudio y modelizaci√≥n de tr√°nsito (Latino Consult), Infraestructura de servicios urbanos de base en la relaci√≥n ciudad y ribera (Ezcurra-Schmidt), Desag√ľes de cuencas externas y estudios de topograf√≠a general del √°rea de proyecto (F&B Asociados), Modelizaci√≥n hidr√°ulica del R√≠o de la Plata y su relaci√≥n con el √°rea territorial del proyecto (Universidad de La Plata), Dise√Īo de la defensa costera (Universidad de La Plata), Dise√Īo de los desag√ľes internos del √°rea del proyecto (Universidad Tecnol√≥gica Nacional), Estudio de l√≠nea de base, impacto y Plan de Manejo Ambiental / Estudios del medio socioecon√≥mico / Estudios geol√≥gicos y geomorfol√≥gicos del suelo / Estudios de caracterizaci√≥n de la din√°mica del sistema superficial / Estudios de caracterizaci√≥n hidrogeol√≥gica / Estudios de las condiciones morfol√≥gicas y din√°micas del sector costero / Estudio del medio bi√≥tico / Estudio de la calidad de recursos: aire, agua y suelo / Valoraci√≥n de impacto y Plan de Manejo Ambiental (Universidad Tecnol√≥gica Nacional).

reserva-foto1

En paralelo, se realizaron reuniones con los municipios y con dependencias de la provincia de Buenos Aires. Adem√°s se desarrollaron audiencias p√ļblicas y visitas reuniones promovidas por la empresa en el lugar del proyecto, con las ONG interesadas y la comunidad en general.

En septiembre de 2008, la documentaci√≥n fue presentada simult√°neamente en ambos municipios, y fue revisada, analizada y ajustada seg√ļn sus requerimientos y luego tratado con las autoridades, funcionarios y t√©cnicos provinciales.

En el a√Īo 2010, Oficina Urbana recibi√≥ en Londres uno de los tres premios al Mejor Proyecto de Am√©rica otorgado por The International Property Awards, un concurso anual internacional de arquitectura y urbanismo en donde se presentan proyectos de todo el mundo en diversas categor√≠as. Con el proyecto de Nueva Costa del Plata obtuvieron el puntaje mayor, ya que el jurado tom√≥ en cuenta la calidad, magnitud, presentaci√≥n y cumplimiento de los requerimientos planteados por el mismo concurso a nivel urbano y ambiental.

Las objeciones

Distintas organizaciones ambientalistas de Quilmes y Avellaneda se oponen a la concreción de Nueva Costa del Plata, entre otras  Quilmes Unido, Bernal Unido, Asociación Plan Urbano Ambiental Quilmes, Foro en Defensa del Río de la Plata, Foro de Salud y Ambiente de Avellaneda, Vecinos de Villa Corina por un mundo mejor, CTA Quilmes y la Asociación Civil Ambiente Sur.

En gran parte, estas mismas organizaciones son las que se opusieron durante los 90 al proyecto Marinas del Sur ‚Äďtambi√©n impulsado por Techint- y que se manifestaron y trabajaron activamente para que cerraran el relleno sanitario de Villa Dominico, excedido en la cantidad de residuos volcados y con serias deficiencias en el tratamiento.

Las acciones de las organizaciones lograron una gran repercusi√≥n medi√°tica, que sirvi√≥ para visibilizar el tema de los residuos s√≥lidos urbanos, hasta entonces poco presente en la agenda p√ļblica.

Una vez cerrado el relleno, en 2002 el municipio de Quilmes declar√≥ el √°rea parque natural y reserva ecol√≥gica, que luego sufri√≥ algunas modificaciones en relaci√≥n a los l√≠mites en 2003. Y durante ese mismo a√Īo y el subsiguiente, Avellanada difundi√≥ el proyecto de paseo ribere√Īo del sudeste, un parque natural costero con 130 hect√°reas de suelo marginal. Sin embargo, y en el marco de la inacci√≥n de los municipios que no continuaron desarrollando esas propuestas, ¬†en 2005 comienza el desarrollo de Nueva Costa del Plata, cuyo inicio de obras fue anunciado en marzo pasado pero que a√ļn no ha comenzado, si bien se coloc√≥ en el territorio parte de la infraestructura necesaria para la construcci√≥n.

La demora en el inicio se debe a la falta de sanci√≥n en el legislativo quilme√Īo y a las distintas acciones legales e institucionales que las organizaciones vienen desarrollando tanto en la justicia provincial como en el ejecutivo bonaerense.

Las organizaciones objetan la propiedad de la tierra y la definición sobre su uso, además del impacto ambiental que tendría una obra de las características de Nueva Costa del Plata.

Las tierras fueron otorgadas por la Coordinaci√≥n Ecol√≥gica del A√©rea Metropolitana Sociedad del Estado (CEAMSE) durante la √ļltima dictadura a Techint, cuando ambas firmaron un contrato para la recuperaci√≥n, forestaci√≥n y urbanizaci√≥n de la zona costera del R√≠o de la Plata. El objetivo era que, a cambio de la disposici√≥n final de los residuos de la Ciudad de Buenos Aires en el relleno sanitario de Villa Dom√≠nico, en un per√≠odo de 20 a√Īos se deber√≠a entregar terrenos remediados, con mil quinientas hect√°reas de bosques, para ser destinados a la recreaci√≥n p√ļblica. Para realizar el relleno se expropiaron los terrenos y se desalojaron a las familias que viv√≠an all√≠. En 1993, faltando cinco a√Īos para el vencimiento del convenio, el contrato fue cambiado y las modificaciones eliminaron las obligaciones del contratista que fueran m√°s all√° del enterramiento de basura. Adem√°s, seg√ļn las organizaciones, el contrato original fijaba que el contratista deb√≠a recibir como total y √ļnica retribuci√≥n las tarifas y el tercio de la tierra recuperada, pero la empresa termin√≥ recibiendo la mayor parte de un √°rea costera -300 hect√°reas- no rellenada. Adem√°s, en aquel entonces los directores de CEAMSE entendieron que a la firma SyUSA tambi√©n le corresponder√≠a en pago m√°s de un tercio de las tierras ‚Äúrecuperadas‚ÄĚ. Las sospechas sobre la adjudicaci√≥n de estas tierras se han transformado en una causa que finalmente qued√≥ radicada en el Juzgado de Garant√≠as N¬ļ 9 de Lomas de Zamora, a cargo del juez Luis Carzoglio, a partir de una denuncia realizada por la Asociaci√≥n Civil Ambiente Sur en enero de 2009. En ese momento Carzoglio se declar√≥ incompetente y la causa pas√≥ al Juzgado Federal de Quilmes, a cargo de Luis Armella, quien tuvo la causa durante un tiempo y la dividi√≥ en dos: por un lado el presunto delito de defraudaci√≥n a la administraci√≥n p√ļblica (cesi√≥n de las tierras) y por otro el tratamiento de los residuos peligrosos. Durante 2009 y 2010 Armella retuvo la causa, y en ese marco retir√≥ el expediente de NCDP de los municipios de Quilmes y Avellaneda. Finalmente en 2010 se declar√≥ incompetente y la causa pas√≥ nuevamente a Carzoglio, quien la mand√≥ a la Corte Suprema de Justicia de la Naci√≥n para que determine cu√°l era la jurisdicci√≥n competente. Finalmente, en marzo de este a√Īo, la Corte dictamin√≥ que la causa deb√≠a quedar en el juzgado de Carzoglio.

ncp

En relaci√≥n al impacto ambiental, y por iniciativa de las asociaciones, en marzo pasado se difundi√≥ que el director provincial de evaluaci√≥n de impacto ambiental de la OPDS, Federico Jarsun, no tiene conocimiento de la actividad en la zona del proyecto y que Techint ‚Äúno ha presentado los estudios de impacto ambiental del proyecto Nueva Costa del Plata‚ÄĚ, sino una l√≠nea de base ambiental, una descripci√≥n ambiental del √°rea.

Las organizaciones adem√°s plantean que NCDP podr√≠a afectar en gran medida la calidad de vida de los habitantes de la zona. Aducen que cualquier tipo de urbanizaci√≥n en esa regi√≥n, donde existe una importante selva marginal, eliminar√° los √ļltimos espacios verdes de la zona, instalar√° una barrera artificial entre el r√≠o y la ciudad, agravar√° la problem√°tica de las napas, aumentar√° la frecuencia e intensidad de inundaciones, afectar√° los servicios de cloacas, agua y luz, y restringir√° el acceso libre a la ribera. Tambi√©n plantean que la Provincia no ha avanzado en la ley de ordenamiento territorial de bosques nativos, marcado por la ley nacional 26.331, de Presupuestos M√≠nimos para la Protecci√≥n Ambiental de los Bosques Nativos, que fue sancionada en 2007. Aunque el desarrollo de la ley que se enviar√° al legislativo se encuentra bastante avanzado ‚Äďa cargo de la Direcci√≥n de Recursos Naturales del OPDS-Buenos Aires es una de las pocas provincias que a√ļn no cuenta con este marco legal, que permite identificar y proponer cu√°l ser√° el tratamiento para los bosques nativos. Seg√ļn trascendidos, la Provincia estar√≠a interesada en mantener intacta la zona de bosques del √°rea del proyecto Nueva Costa del Plata, consider√°ndola bosque marginal y/o bosque nativo.

En ese sentido la Asociaci√≥n Civil Ambiente Sur realiz√≥ en agosto de 2010 una presentaci√≥n administrativa en la Direcci√≥n de Ordenamiento Territorial, con copia a la Secretar√≠a de Gobierno y a la OPDS, recordando que est√° pendiente salvar esta situaci√≥n antes de continuar con Nueva Costa del Plata. Hasta el momento, los dict√°menes en el expediente de los organismos intermedios provinciales son favorables a la protecci√≥n del √°rea. Para la Direcci√≥n de Recursos Naturales, por ejemplo, ‚Äúel principio precautorio establecido en la Ley General del Ambiente 25.675, la Ley 26.331 de Presupuestos M√≠nimos para la Protecci√≥n Ambiental de los Bosques Nativos, la Ley Marco Ambiental 11.723 en especial sus art√≠culos 5, 7 y 9 as√≠ como la Ordenanza Municipal 9348/02 del Partido de Quilmes, brindan argumentos suficientes para convalidar el pedido obrante en fojas 1 a 3 de la Asociaci√≥n Civil Ambiente Sur, por lo que el organismo competente deber√≠a abstenerse de autorizar la rezonificaci√≥n a uso urbano de los terrenos ribere√Īos de bosques y humedales localizados en los partidos de Avellaneda y Quilmes‚ÄĚ. Con conceptos casi id√©nticos se pronunciaron otras dependencias de la Coordinaci√≥n Ejecutiva para el Desarrollo Sostenible.

Sin embargo, en diciembre pasado, el gobernador Daniel Scioli firm√≥ la convalidaci√≥n provincial en las oficinas de CEAMSE, junto con el intendente Ferraresi, ratificando a nivel provincial la aprobaci√≥n del HCD de Avellaneda. En cambio, en el legislativo quilme√Īo intent√≥ tratarse en la √ļltima sesi√≥n de 2010, lo que no fue posible por falta de qu√≥rum. ¬†Actualmente se encuentra en la comisi√≥n correspondiente, y seg√ļn fuentes consultadas por IdM no est√° previsto que se trate en el corto plazo.

Los ambientalistas adem√°s proponen que el √°rea sea exceptuada de cualquier inversi√≥n mediante una ordenanza que la declare reserva natural. El espacio f√≠sico donde se plantea el proyecto forma parte de uno de los tres ‚Äėpulmones verdes‚Äô de la metr√≥polis Buenos Aires, junto con la zona de Campo de Mayo y la ribera metropolitana norte.

ncp2

En ese sentido, la Asociaci√≥n Civil Ambiente Sur present√≥ un proyecto para la zona de Reserva Natural de Objetivos Mixtos, apoyada por otras organizaciones, se emplazar√≠a en una amplia franja de bosques y humedales sobre la costa de Avellaneda y Quilmes, e incluir√≠a estas tierras hoy en disputa. El proyecto de ley fue presentado simult√°neamente en ambas c√°maras de la Legislatura bonaerense y en los municipios de Avellaneda y Quilmes en los niveles ejecutivos y de concejos deliberantes, durante la segunda semana de marzo del corriente a√Īo.

Idas y vueltas en terreno resbaloso

A m√°s de 6 a√Īos del inicio del proyecto, la controversia no s√≥lo contin√ļa sino que se profundiza, a partir de las inminentes definiciones judiciales sobre conflictos de larga data (como la cesi√≥n de las tierras) y tambi√©n de las definiciones del poder ejecutivo provincial sobre el tema, hasta ahora contradictorias.

Como se plantea al inicio de esta nota, la Fundaci√≥n Metropolitana considera que para lograr un debate superador es necesario aportar una cuota de integralidad, donde adem√°s del proyecto puntual Nueva Costa del Plata se puedan poner en foco las formas que viene asumiendo en la metr√≥polis la producci√≥n de estos grandes espacios residenciales. Las preguntas que podr√≠an orientar ese debate, entre otras, tienen que ver con los mecanismos de planificaci√≥n en el corto, mediano y largo plazo que promueve el estado, la relaci√≥n entre urbanizaci√≥n y ambiente y la gesti√≥n de los recursos h√≠dricos, los efectos de la fuerte financiarizaci√≥n del mercado de viviendas, la generaci√≥n y apropiaci√≥n de rentas urbanas, y por cierto, la informaci√≥n p√ļblica y los mecanismos de participaci√≥n en estas grandes transformaciones del territorio.