Competitividad sist茅mica para la Regi贸n Metropolitana de Buenos Aires

ignacio-brueraIgnacio Bruera: Coordinador de la Fundaci贸n Metropolitana. Licenciado en Econom铆a (UBA). Master en Relaciones Internacionales Europa – Am茅rica Latina (Universit脿 di Bologna, Italia). Maestrando en Econom铆a Urbana (Universidad Torcuato Di Tella). Docente universitario en pol铆ticas de producci贸n y consultor en temas vinculados a la econom铆a industrial y al desarrollo econ贸mico local.

En el contexto de la actual econom铆a global, caracterizada por la flexibilizaci贸n de los procesos productivos y la revoluci贸n de la microinform谩tica y de las comunicaciones, recobra importancia el aprovechamiento de los recursos locales end贸genos expresados en sus potencialidades culturales, institucionales, econ贸micas, sociales y pol铆ticas para el desarrollo de sistemas territoriales innovadores y competitivos. En el nuevo escenario mundial la revalorizaci贸n de lo local como fuente de crecimiento, innovaci贸n tecnol贸gica de las actividades productivas de las PyMEs, generaci贸n de empleo de calidad y formaci贸n de los recursos humanos para procesos espec铆ficos pueden significar el impulso a procesos de crecimiento y desarrollo end贸genos que con gran dificultad pueden darse desde una 贸ptica centralista.

La Argentina integrada y desarrollada no s贸lo requiere empresas competitivas, sino tambi茅n un Estado competitivo que lidere en los territorios un proyecto de visi贸n estrat茅gica, calidad y permanencia de las pol铆ticas p煤blicas acompa帽adas de un adecuado control de gesti贸n. Asimismo, es necesaria la participaci贸n activa de c谩maras y asociaciones gremiales empresarias que mediante la construcci贸n de capital social y de su inserci贸n en las comunidades potencian la representatividad de intereses desde lo regional y lo sectorial con responsabilidad patrimonial y con capacidad de interacci贸n e intermediaci贸n entre lo p煤blico y lo privado.

La aparici贸n de este enfoque 鈥 sist茅mico 鈥 tiene su origen en la incapacidad manifiesta de la ciencia y la pol铆tica para tratar problemas complejos. El m茅todo cient铆fico, basado en reduccionismo, repetitividad y refutaci贸n, fracasa ante fen贸menos sociales complejos debido, en primer lugar, a que la cantidad de variables que interact煤an en estos casos es mayor a aquella que el analista o el policy-maker puede controlar y, en segundo t茅rmino, debido a la alta probabilidad de que factores desconocidos a priori influyan en los eventos. La interdisciplina para el an谩lisis de los fen贸menos sociales y la integraci贸n de 谩reas de gesti贸n de pol铆ticas p煤blicas para la resoluci贸n de problemas en interacci贸n con la sociedad marcan la tendencia en pa铆ses y regiones innovadores y competitivos.

Desde esta perspectiva, la complejidad de la realidad econ贸mico-productiva desde una visi贸n sist茅mica se verifica especialmente como producto de la vasta cantidad de factores humanos, econ贸micos, tecnol贸gicos y naturales altamente interconectados. La dificultad se multiplica por el propio involucramiento del hombre como sujeto y objeto de la investigaci贸n o la intervenci贸n p煤blica.

Siguiendo a Esser y otros (1996), en el mundo globalizado un pa铆s o una regi贸n no puede elaborar pol铆ticas o elementos de competitividad si no es a partir de un conjunto dado de determinantes de la 鈥渃ompetitividad sist茅mica鈥. En este marco los pa铆ses o regiones m谩s competitivas poseen estructuras en el nivel meta que promueven el progreso a partir de la capacidad de los Estados de fomentar una visi贸n para el desarrollo de los recursos de una sociedad, un nivel macro que en el mejor de los casos ejerce una contexto adecuado para el desempe帽o de las empresas, un nivel meso estructurado donde los Estados y los actores sociales desarrollan pol铆ticas de apoyo espec铆fico, fomentan la formaci贸n de estructuras y articulan los procesos de aprendizaje a nivel de la sociedad, y un gran n煤mero de empresas situadas en el nivel micro que buscan simult谩neamente la eficiencia, la calidad, la flexibilidad y la rapidez de reacci贸n, encontr谩ndose muchas de ellas articuladas en redes de colaboraci贸n mutua.

Llevado al plano territorial el concepto de competitividad identifica cuatro componentes que se combinan de manera diferente en cada regi贸n: a) la competitividad econ贸mica; b) la competitividad social; c) la competitividad ambiental; y d) la competitividad global. Estos elementos destacan la importancia de que los agentes e instituciones locales del territorio desarrollen capacidades para actuar juntos, crear v铆nculos entre sectores que permitan mantener in situ el m谩ximo de valor a帽adido, valorizar el entorno, y establecer relaciones con otros territorios y con el resto del mundo.

Tomando estos elementos en cuenta y siguiendo con las definiciones, la Regi贸n Metropolitana de Buenos Aires (RMBA) constituye el principal desaf铆o en materia de desarrollo econ贸mico local y humano de la Argentina. Al mismo tiempo, la regi贸n constituye uno de los polos de producci贸n y de consumo m谩s importantes de Latinoam茅rica y su importancia como motor de la econom铆a queda manifestada al concentrar cerca del 40% de la poblaci贸n y el 50% del PBI del pa铆s.

rmba

Seg煤n los Lineamientos Estrat茅gicos de la Regi贸n Metropolitana de Buenos Aires: 鈥淟a globalizaci贸n, el desarrollo econ贸mico, el incremento de los niveles de renta y riqueza, la segmentaci贸n de procesos productivos, la deslocalizaci贸n metropolitana, estatal o internacional, la revoluci贸n de las telecomunicaciones y los cambios tecnol贸gicos en la producci贸n-ensamblaje-distribuci贸n de bienes, en las actividades log铆sticas (ligadas a los puertos y aeropuertos) y en el transporte ferroviario han generado la aparici贸n de nuevas demandas de 鈥淪uelos Productivos鈥.

La RMBA cuenta con una gran potencialidad socioecon贸mica derivada de la explotaci贸n de sus econom铆as de aglomeraci贸n, dadas por la localizaci贸n de actividades productivas estrat茅gicas y por las propias econom铆as de urbanizaci贸n. En la era de la informaci贸n dichas econom铆as se ven potenciadas a trav茅s de la construcci贸n social de bienes colectivos y la provisi贸n de bienes p煤blicos por parte de los Estados locales.

En funci贸n de esto y partiendo de una cuidadosa planificaci贸n urbana, la compleja base econ贸mica y social de la regi贸n cuenta con la potencialidad de impulsar en los pr贸ximos a帽os las condiciones necesarias de una estrategia para el desarrollo de la ciudad 鈥 regi贸n.

Actualmente se advierte en la regi贸n una tendencia a la concentraci贸n de los agrupamientos productivos en la zona norte del Conurbano Bonaerense. Dicha tendencia responde a l贸gicas de mercado, y expresa la preferencia de los promotores de suelo industrial y de las industrias por localizaciones cercanas a las rutas del MERCOSUR[1], que garantizan una buena conectividad regional-global, y por territorios que acumulan otros factores de prestigio y 鈥渕odernidad鈥 en sus desarrollos residenciales y comerciales (Fritzsche y Vio, 2005).

Las ciudades modernas suelen identificarse a s铆 mismas como motores del crecimiento econ贸mico (Molotch, 1976), como proveedoras y administradoras del suelo, y como oferentes de bienes meritorios. En suma, la RMBA deber铆a estar en condiciones de asumir funciones que trascienden la oferta tradicional de infraestructura y servicios, definiendo su perfil competitivo de manera sist茅mica.

Sin embargo, seg煤n percepciones de los principales actores de la RMBA, no existe en la actualidad un diagn贸stico claro y conclusivo sobre los indicadores generales de la potencialidad econ贸mica de la regi贸n y, por ende, de las capacidades de acumulaci贸n y distribuci贸n para la resoluci贸n de sus problemas sociales estructurales. Asimismo, se advierte una marcada dualidad en el segmento empresarial con empresas de elevada fortaleza competitiva y otras m谩s relegadas en cuanto a sus posibilidades de participar de un mercado integrado.

Aqu铆 es donde lo sist茅mico entra en su m谩xima expresi贸n. Los territorios innovadores se caracterizan por la existencia de din谩micas de interacci贸n, conform谩ndose redes tanto inter-empresariales (ampliaci贸n de las cadenas de valor y aumento de la competitividad), como socio-institucionales (creaci贸n de entorno). A su vez, en dichos territorios la cooperaci贸n entre instituciones (gobierno relacional), la concertaci贸n social (gobernabilidad) y la inclusi贸n en redes externas (integraci贸n en el espacio de las redes) se convierten en procesos determinantes para impulsar su desarrollo.

Un diagn贸stico general dado por promedios agregados de variables econ贸micas dif铆cilmente capte las diferencias de productividad relativa dentro de la RMBA. Desde esta perspectiva resulta de vital importancia identificar y estudiar en profundidad las realidades particulares de la regi贸n y las perspectivas de los actores econ贸micos que la integran captando problem谩ticas comunes en todos los niveles en los que se puede actuar localmente (meta, meso y micro).

mercosur

A partir del conocimiento espec铆fico de la realidad productiva de una regi贸n de elevada complejidad como la RMBA en la que conviven actividades altamente especializados con sectores donde el elemento competitivo est谩 dado por la escala, se podr谩n proponer diferentes proyectos ligados a la inversi贸n en capital humano, a la promoci贸n de la inversi贸n en distritos productivos, a incentivos y financiamiento para proyectos de colaboraci贸n entre empresas e instituciones de distinta 铆ndole y a la promoci贸n de redes institucionales de vinculaci贸n tecnol贸gica con universidades a nivel local e internacional, entre otros.

Se trata de planificaci贸n y gesti贸n a trav茅s de un Estado que ejerza su rol natural de coordinador otorgando mejores oportunidades de negocios al sector privado. Desde esta perspectiva, la inversi贸n p煤blica constituye un elemento decisivo para modificar tendencias de segregaci贸n socio-econ贸mica y corregir patrones no sustentables de crecimiento urbano.

En la era de la globalizaci贸n el mecanismo p煤blico local se vuelve indispensable. El eje del debate deber铆a estar puesto entonces en la necesidad de construir ciudad competitiva desde las pol铆ticas p煤blicas para una regi贸n como la RMBA que parad贸jicamente mantiene los mayores niveles de generaci贸n de riqueza y al mismo tiempo los mayores niveles de exclusi贸n, pobreza y segregaci贸n del pa铆s. Es necesario pasar del crecimiento econ贸mico al desarrollo integrado de la sociedad que aporta los factores de producci贸n sobre los que se basa dicho crecimiento. No abordar este debate en tiempo y forma representar铆a, desde la perspectiva del desarrollo humano, uno de nuestros fracasos m谩s palpables.

-Klaus Esser, Wolfgang Hillebrand, Dirk Messner y J枚rg Meyer-Stamer (1996). Competitividad sist茅mica: Nuevo desaf铆o a las empresas y a la pol铆tica. Revista de la CEPAL, Santiago 1996, No. 59, p谩g. 39 鈥 52.

-Fritzsche, F. y Vio, M. La huella del desarrollo urbano en la Regi贸n Metropolitana de Buenos Aires. Consideraciones acerca de las transformaciones recientes del espacio industrial. Scripta Nova, 2005, v. 9, n. 194 (113), 15 pp.

-Molotch, H. L.; 鈥淭he City as a Growth Machine. Toward a Political Economy of Place鈥, American Journal of Sociology, 82: 309-332, 1976.

-Subsecretar铆a de Urbanismo y Vivienda de la provincia de Buenos Aires, Lineamientos Estrat茅gicos para la Regi贸n Metropolitana de Buenos Aires, 2007.

[1] El esfuerzo de la integraci贸n regional con base en el MERCOSUR apunta a la ampliaci贸n de su espacio econ贸mico, favorecido por la cercan铆a geogr谩fica, a lo largo de la plataforma continental y siguiendo la cuenca del R铆o de la Plata. Dicho eje est谩 conformado por ciudades que van desde Belo Horizonte pasando por R铆o de Janeiro, San Pablo, Curitiba, Montevideo, C贸rdoba, Rosario y la Regi贸n Metropolitana de Buenos Aires. Geopol铆ticamente, el MERCOSUR ampliado como conjunto de aglomeraciones urbanas incluye a Santiago de Chile que, integrada a las anteriores, concentran cerca del 80% del PBI de la regi贸n y representa el 谩rea de mayor desarrollo relativo del subcontinente.