Cooperaci贸n en tiempos de crisis

Por Pedro Capossiello – Frente a la expansi贸n del COVID 19, en Argentina contamos con una ventaja, la crisis sanitaria tuvo epicentro en Asia y, esa lejan铆a, no s贸lo hizo que demorase m谩s en llegar a nuestro pa铆s, sino que nos permite ver c贸mo han ido reaccionando las distintas naciones y ciudades. En contraste con algunos pa铆ses europeos, donde hoy se ha trasladado el foco de esta pandemia, y tambi茅n otros pa铆ses de nuestro continente, ese tiempo a favor hasta el momento viene siendo aprovechado por nuestros dirigentes. El gobierno nacional ha tomado la decisi贸n de prevenir y se ha puesto a trabajar coordinadamente con la CABA, la Provincia y los municipios.

En tal car谩cter, es para destacar la cooperaci贸n interjurisdiccional en el AMBA como respuesta a la crisis. Desde la conferencia del 15 de Marzo, instancia que nos dej贸 la foto del Presidente sentado en la misma mesa, 鈥渃odo a codo鈥 con el Jefe de Gobierno de la Ciudad y con el Gobernador de la Provincia, observamos a Naci贸n, Provincia, Ciudad alineadas, operando conjuntamente. D铆as despu茅s pudimos ver la foto de esa mesa extendida, en ella se incorporaron los municipios del AMBA que, desde su integraci贸n al comit茅 de crisis, han ido ensayando diversas acciones colaborativas con los lineamientos del gobierno nacional, comprendiendo las necesidades que se presentan m谩s all谩 de sus l铆mites jurisdiccionales.

En este marco, los colores pol铆ticos quedan a un lado y los gobiernos locales que componen la Buenos Aires Metropolitana se han puesto de acuerdo readecuando agendas y recursos, esta vez dirigidos a contener la dispersi贸n del virus, y a reforzar y unificar el sistema sanitario. Lo novedoso, en un contexto no por ello menos preocupante, el mapa de la ciudad grande se clarifica, a trav茅s de un imperativo com煤n que se organiza desde arriba y se ejecuta localmente poniendo en pr谩ctica una articulaci贸n, en t茅rminos de gobernanza, saludable para nuestra metr贸poli.

El Coronavirus ha logrado la homogeneizaci贸n de las agendas locales en una 煤nica agenda p煤blica. Es inusual pero enhorabuena se despliega el trabajo conjunto en un AMBA que aglomera a un 35% de la poblaci贸n en 0,4% del territorio nacional y en consecuencia se espera que concentre la mayor cantidad de infectados por Covid (aproximadamente 50% del total nacional en base al Reporte Diario Vespertino del Ministerio de Salud al d铆a 12 de Abril). Como sentencian desde el campo de la epidemiolog铆a, 聽鈥渓as ciudades son las fuentes de contagio de la pandemia鈥.聽 Ello mismo resalta, en primer plano, la importancia de atender la metr贸poli de forma integral y coordinada en un contexto que pone como prioridad las tareas de prevenci贸n. En segundo t茅rmino, la cuesti贸n sanitaria pone de relieve la complejidad de las ciudades y la vida urbana. El 茅xito del Plan de Contingencia coordinado desde Naci贸n depende de su desempe帽o en cada distrito y, por el momento, la expansi贸n de la peste se contiene a fuerza de decisiones pol铆ticas articuladas pero nada de ello servir谩 sin responsabilidad ciudadana. El manejo de la crisis necesita de la gesti贸n en el territorio y ella, ha de rubricarse a trav茅s de la mentada sinton铆a entre los distintos niveles administrativos de gobierno y la conciencia de la poblaci贸n.

Por otra parte, el plan de contingencia se vuelve posible gracias al aporte de la ciencia y la prestaci贸n de urgencia que brindan los profesionales de la salud. Como sostienen distintos cient铆ficos, velar por la salud p煤blica y por un modelo de sociedad justo y sostenible requiere de la regulaci贸n y participaci贸n activa del Estado y de la sociedad civil. No en vano resurgen los valores de la unidad (por encima de banderas partidarias) y la solidaridad en momentos en que el sistema exhibe sus fragilidades.

Repasando algunas decisiones en clave interjurisdiccional

Ciudad y salud forman hoy los dos grandes grupos problem谩ticos y, por tanto, de respuesta a la crisis, pasando en llano, adem谩s de pol铆ticas sanitarias se requieren pol铆ticas urbanas coordinadas. A partir de dicho continuum entre epidemiolog铆a y urbanismo pueden abordarse las preocupaciones presentes: disminuir las interacciones cara a cara minimizando las posibilidades de transmisi贸n y salvar vidas. Las principales medidas, aquellas directamente relacionadas con la epidemia en curso reconfiguran el tr谩nsito, la vida en la ciudad y la infraestructura sanitaria que el parque urbano metropolitano puede brindar. Algunas de las decisiones que se han venido tomando, y que dan cuenta de una acci贸n interdistrital coordinada, tienen que ver con el transporte (de personas y log铆stico), operativos de control, despliegue de seguridad y la puesta en marcha de un sistema sanitario a trav茅s de obras hospitalarias, equipamiento, adquisici贸n de insumos y refuerzo del recurso humano, adem谩s del disposicionamiento de hoteles y grandes centros para el aislamiento.

La primera respuesta ante la inminente propagaci贸n del Covid fue evitar los viajes en transporte p煤blico y cancelar las reuniones masivas. Se dict贸 la suspensi贸n de clases, shows, se cerraron cines, teatros, plazas y shoppings, restringiendo la movilidad entre ciudades y dentro de las mismas. Sumado al cierre de fronteras para extranjeros se suspendieron los trenes y micros de larga distancia para evitar la afluencia de turismo interno as铆 como vuelos de cabotaje. Mientras se fue haciendo eco la consigna de 鈥渜uedate en tu casa鈥 se redujo el caudal de tr谩nsito. Se liberaron lugares de estacionamiento para descomprimir el transporte p煤blico y, ya decretado el aislamiento social preventivo y obligatorio, se procedi贸 al cierre de los principales accesos prohibiendo todo tipo de circulaci贸n por fuera de los servicios esenciales. Estos 煤ltimos pudieron continuar sus tareas con licencias habilitantes para desplazarse desde sus casas hacia sus lugares de trabajo.

De forma complementaria, se despleg贸 otro grupo de medidas que articularon las distintas administraciones vinculadas a la seguridad. Se dispusieron diversos operativos para hacer efectivo el distanciamiento social y controlar que el tr谩nsito fuese el permitido. A la disposici贸n de agentes de monitoreo vial, unificaci贸n de la conducci贸n de fuerzas policiales y coordinaci贸n de postas de seguridad entre municipios vecinos, se puede a帽adir el rol del Ej茅rcito adecuando unidades m茅dicas y log铆sticas, por caso para la continuidad del reparto de alimentos, como se ha visto en distintos municipios del AMBA.

Por otra parte, adem谩s de la articulaci贸n entre las m谩ximas autoridades nacional, provincial y porte帽a, ese estrechamiento se observ贸 entre los Ministros de Salud Daniel Gollan (PBA) y Fern谩n Quir贸s (CABA). Las tres gobernaciones dieron a conocer el Plan de Contingencia con fecha del 24 de Marzo proyectando un procedimiento conjunto a nivel epidemiol贸gico. En base a estudios demogr谩ficos y estimaciones sobre las necesidades para el trimestre Abril – Junio, la tarea en esta materia fue poner r谩pidamente a disposici贸n el sistema sanitario metropolitano dot谩ndolo a partir de: obras, insumos, 鈥渃amas cr铆ticas鈥 para los centros asistenciales, y personal.

El objetivo del plan es aumentar la capacidad instalada y garantizar su correcto funcionamiento, de manera coordinada entre las tres administraciones. En consecuencia, se procedi贸 a adaptar los hospitales a la necesidad actual y reclutar voluntarios. Para lo primero se dispuso el acondicionamiento de distintos centros (gimnasios, microestadios, hoteles) y la construcci贸n de hospitales; en paralelo se abrieron convocatorias para incorporar a los profesionales y voluntarios requeridos.

Entre sus 铆tems, el plan contempl贸 el seguimiento, a trav茅s de las distintas unidades de trabajo, de reuniones pautadas con los m谩ximos mandatarios y la conformaci贸n de una mesa entre los equipos de comunicaci贸n de las tres jurisdicciones que han acordado flujos de informaci贸n en com煤n. De ese modo, se unific贸 la comunicaci贸n masiva teniendo como principales preocupaciones el cumplimiento de la cuarentena y dejando en claro los protocolos ante la presencia de s铆ntomas.

Tiempos de crisis, una oportunidad para retomar cuentas pendientes

Haciendo foco en la Buenos Aires Metropolitana, deber谩n tener mayor lugar en la nueva agenda, no s贸lo el hoy alabado sistema de salud que superada la epidemia quedar谩 robustecido, sino tambi茅n pol铆ticas que hagan foco en la ciudad, en quienes la habitan y en las condiciones en que lo hacen. Lo saludable ser谩 sostener el ejercicio metropolitano y poder construir la nueva agenda desde una visi贸n urbana compleja, que 鈥渄ebe recuperar la gesti贸n de lo local con integraci贸n regional, involucr谩ndose la sociedad entera鈥.

La nueva crisis que evidencia ejemplos de colaboraci贸n (entre niveles de gobierno, entre ciencia y gesti贸n, entre Estado y ciudadan铆a) debe significar no s贸lo la excusa para ingresar temas pendientes a una agenda coyuntural sino un esquema visible de acci贸n coordinada y efectiva del Estado que permita vincular lo pol铆tico a las nuevas demandas, no s贸lo de corto plazo. La pandemia deja al descubierto a nuestra Buenos Aires Metropolitana: 驴cu谩les son sus fortalezas y debilidades para afrontar la peste? Las actuaciones de los estados subnacionales y los gobiernos locales han venido dando algunas respuestas. Superado el tiempo cr铆tico, 驴c贸mo lograr sostener esos compromisos mediante proyectos de mediano y largo plazo?