La basura en India

IMG-20190116-WA0010Por Gabriela Cévalo Boro – El tipo y la cantidad de residuos sólidos generados por una sociedad varían de acuerdo con su estructura socioeconómica, sus hábitos culturales, su organización urbana, la cantidad de población y sus actividades comerciales. En ese sentido, el intercambio de conocimiento y experiencias en el abordaje de estos problemas  entre países puede ser muy beneficiosa. Con ese objetivo, el Ministerio de Relaciones Exteriores del Gobierno de India ofrece un programa de becas de formación técnica en un amplio espectro de disciplinas a trabajadores de gobiernos, empresas y ONG alrededor del mundo. Gracias a  la apertura del Área de Cooperación Internacional de Fundación Metropolitana fui beneficiaria de una beca de formación de dicho programa en Gestión de Residuos Sólidos Municipales en el Instituto de Protección e Investigación Ambiental (EPTRI) en la ciudad de Hyderabad, India.

A simple vista pareciera que Argentina e India son países que no tienen mucho que ver en general y menos en cuanto al tratamiento de sus residuos en particular. Sin embargo, ambos países guardan muchas similitudes con respecto a esta problemática. El caso indio es interesante debido a que a pesar de tener grandes problemas de saneamiento o pobreza encontramos ejemplos a seguir en cuanto a la legislación y el funcionamiento de los acuerdos de financiamiento que nuestro país debería tener en cuenta u observar como ejemplo para mejorar el tratamiento de sus residuos.

Escenario argentino

IMG-20190109-WA0018De los 40.117.096 habitantes de Argentina, el 90% vive en ciudades. Según el BID, aquí se generan 1,15 kg de residuos por habitante cada dia. El 99% de la población cuenta con cobertura de recolección de residuos. De los residuos recolectados, 64% va a disposición final, el 24,6% a basurales a cielo abierto y el restante 9,9% a vertederos controlados[1].

En las principales áreas metropolitanas del país hay plantas de separación, y se está desarrollando una incipiente industria para el procesamiento de los residuos recuperados (plásticos, vidrios, papel y cartón), los cuales son mayormente recolectados por trabajadores informales[2].

La gestión de los RSU está regulada por la Ley 25.675 (la “ley de Ambiente”, sancionada en 2002), la cual define estándares mínimos de calidad en la provisión del servicio y provee un marco adecuado para la gestión integral de residuos. También tenemos un paquete de legislación nacional que regula el tratamiento de los residuos, la ley de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental (25.916), la ley de Residuos peligrosos (24.051), y la ley de residuos fitosanitarios (27.279). En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la gestión de los residuos está prevista en la recientemente modificada Ley de Basura Cero.

Entre los principales desafíos en el tratamiento de los residuos sólidos en nuestro país, podemos nombrar el bajo porcentaje de tratamiento de los residuos antes de la disposición y la inequidad regional entre las técnicas de tratamiento en distintas regiones del país. Por ejemplo, mientras en el AMBA se están discutiendo las técnicas de termo valorización, y promoviendo las plantas de separación y tratamiento, en regiones como el Norte o la Mesopotamia la cobertura de disposición final de los residuos no alcanza el 50% y el resto de los residuos se dispone en basurales a cielo abierto.

A nivel metropolitano, donde se producen 17 mil toneladas diarias de basura, nos encontramos con algunos problemas: la falta de un sistema unificado de recolección diferenciada y la consecuente falta de interés de la población por la separación en origen. Además, la falta de coordinación entre municipios para la gestión de sus residuos, la cantidad de basurales ilegales y los escases de recursos municipales para su gestión apropiada.

Escenario indio

IMG_20190117_132306555_HDRDe acuerdo al censo del año 2017, la población India es 1.339 millones de personas. Es el segundo país más poblado del mundo y representa al 18% de la población mundial. Sin embargo, solo el 31%  de la población vive en ciudades. Se proyecta que recién para 2050, la mitad de la población india viva en ciudades[3]. India es considerada la sexta economía mundial por PIB y presenció un gran crecimiento industrial en las últimas décadas, lo que conlleva un gran aumento de la población urbana y por tanto, de los residuos que esta produce. El Banco Mundial estima que las ciudades indias producen aproximadamente 100.000 toneladas de residuos sólidos por día y aproximadamente 35 millones de toneladas anuales[4]. Por persona se generan a su vez 0,5 kg. de residuos por día. Menos del 20% de los residuos es procesado o tratado.

El tratamiento de los residuos sólidos en India está regulado por la ley de tratamiento y manejo de los residuos sólidos del año 2000 (conocida como “2000 Rules” actualizada en 2016). Esta establece que los residuos deben ser separados antes de ser recuperados, tratados o reciclados. De acuerdo a la normativa, los residuos biodegradables deben ser tratados en sistemas de compostaje, vermicompostaje, digestión anaeróbica, o cualquier otro proceso biológico apropiado. De acuerdo a la composición de la basura generada, la incineración para generar energía también es sugerida. Sin embargo, la composición de la basura india es principalmente vegetal, y debido a su bajo porcentaje calórico, la incineración no es un sistema conveniente para el tratamiento de la basura en este país.

Al igual que en Argentina, en las grandes metrópolis ya existen plantas de tratamiento. En Delhi, Mumbai, Bangalore, Hyderabad y Ahmedabad se establecieron recientemente plantas de compostaje de agencias privadas que tienen una capacidad de procesar hasta 700 toneladas por día.

IMG_20190114_142548789A nivel estatal, el Ministerio de Desarrollo urbano del gobierno de India, entiende que los gobiernos locales no son capaces de gestionar los residuos por si solos, entonces sugiere y promueve la gestión regional de los mismos. La recolección, la gestión, el procesamiento y disposición de residuos es una tarea compleja para un solo municipio donde se suman dificultades como la falta de conocimientos técnicos y financieros, y la escasez de recursos.

La tendencia promovida por el gobierno nacional es la gestión inter jurisdiccional de los residuos. Ejemplos de ello son la planta de tratamiento de Tamil Nadu, que trata, procesa y dispone los residuos de 3 municipalidades: Alandur, Pallavaram, Tambaram. También el plan regional de tratamiento de residuos de Gujarat, ambas promovidas por el gobierno y que resultaron ser prácticas exitosas en el complejo contexto indio.

En la gestión, algunos problemas son muy similares a los argentinos: la falta de una recolección diferenciada, de separación en origen y la inequidad regional en el tratamiento: mientras las grandes ciudades lo toman como un problema de agenda y están logrando avances en el tema, en otras ciudades y aldeas aún no se ha tomado ninguna medida.

El rol del sector informal

IMG_20190114_140514533_HDR (1)El sector informal, al igual que en nuestro país, ocupa un lugar esencial en la recuperación de materiales de la basura. Los recuperadores urbanos argentinos y los waste—pickers indios ayudan enormemente a reducir el impacto ambiental y la cantidad de residuos que van a disposición final. La integración del sector informal en el manejo de los residuos sólidos contribuye en ambos países a reducir costos de tratamiento, apoyar el reciclaje en las ciudades y generar puestos de trabajo. Tanto en India como en Argentina, los gobiernos locales acuerdan un trabajo mancomunado con las organizaciones de recuperadores urbanos. Aunque son una parte fundamental en el tratamiento de los residuos, son un sector que debe atravesar grandes dificultades. Entre sus reclamos se encuentran el gran porcentaje que sigue trabajando en la informalidad, la escasez del salario, la falta de seguridad social, las malas condiciones de seguridad, higiene y medios de transporte, y la estigmatización social.

Ley de Responsabilidad Extendida al Productor

IMG_20190114_135527407 (1)India tiene desde el año 2011 una Ley que regula la Responsabilidad Extendida al productor (REP), la misma prevé la extensión la responsabilidad del tratamiento y la disposición de los productos a las empresas que las colocan en el mercado una vez terminada su vida útil. En el caso de nuestro país, si bien la ley de envases fitosanitarios (Nº 27.279) sugiere el principio de responsabilidad extendida a los productores que ponen el mercado este tipo de envases, no tenemos una ley especifica que dictamine que la responsabilidad del tratamiento de los residuos no es solo de los consumidores y el Estado, sino también de quienes los producen.

En 2001, la OCDE definió la responsabilidad extendida al productor como un enfoque de política ambiental en la que la responsabilidad del productor se extiende hasta el fin del ciclo de la vida útil de un producto[5]. Esta involucra la responsabilidad financiera o física del destino y del tratamiento de los productos luego de su consumo. También involucra la mejora del diseño de los productos, la gestión adecuada de los residuos, la responsabilidad sobre los daños provocados al medioambiente por la producción de un producto determinado. Pero también, requiere una dimensión de educación ambiental dirigida a los consumidores acerca de los riesgos de ciertos productos y el adecuado tratamiento de determinados residuos.

En Argentina, se comenzó a hablar de manera más frecuente sobre la Responsabilidad Extendida del Productor (REP) en 2007 cuando, por primera vez, ingresó al Congreso de la Nación un proyecto de ley de gestión de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos bajo este principio. Si bien el proyecto perdió estado parlamentario, es muy probable que la ley de responsabilidad extendida al productor se sancione pronto a pesar de las resistencias de los sectores empresarios.

IMG_20190117_132033958En principio, es innegable la existencia de una tendencia mundial a entender a los empresarios como un actor fundamental en la responsabilidad de la disposición de los residuos. Existen 3 países en América Latina que ya poseen una ley de éstas características: Uruguay, Colombia y Brasil. Además, nuestro país adhiere con los Objetivos de Desarrollo Sustentable planteados en la Agenda 2030 de las Naciones Unidas y estos apuntan a lograr una producción y el consumo responsable, por lo que sería muy difícil encontrar directrices que encaminen al cumplimiento de estos objetivos, eludiendo la pronta sanción de una ley de responsabilidad extendida. Por último, nuestro país es candidato a ingresar en la OCDE que tiene presente la REP y se las exige a sus países miembros.

Participación Público Privada en proyectos de RSU

El Gobierno de la República de India reconoce varios tipos de Participaciones público – privadas. El día de hoy el inventario público de acuerdos PPP indios cuenta con cientos de proyectos en varios estadios de implementación alrededor del país. Los proyectos de participación público privada se presentan como una opción viable y confiable para grandes obras en países en vías de desarrollo como India, cuyas estructuras estatales no cuentan con los recursos suficientes para llevarlas a cabo. De acuerdo al Banco Mundial, hay 824 proyectos de infraestructura que alcanzaron financiamiento gracias a la PPP que funciona en aquel país desde el año 1990.

En nuestro país, en cambio, recién a fines de 2016 recién se aprobó la ley que reglamenta este tipo de contratos y se esperan inversiones por 26 mil millones de dólares entre 2018 y 2022, mayoritariamente en obras de infraestructura.

La mayor ventaja para el sector público es que las obras son financiadas por el sector privado, evitando de esta forma restricciones presupuestarias y sin generar deuda pública. Del lado del sector privado, las ventajas son la posibilidad de participar y ejecutar proyectos que estarían fuera de escala si dependieran solo de las empresas.

Al igual que la responsabilidad extendida al productor, los proyectos de financiación público privada son nuevos para nosotros pero muchos países del mundo se vienen aplicando hace años. Y debido a la necesidad de grandes obras para el tratamiento de los residuos, los proyectos PPP en India ocupan un lugar clave en la gestión de los residuos sólidos. Tanto para construir plantas de tratamiento, rellenos sanitarios, plantas de bio gas o waste to energy, la asociación publico privada es una opción que sugiere el gobierno y que se implementa con éxito hace décadas. Recientemente por ejemplo, se aprobó la planta de tratamiento de Maharashtra, que atiende los residuos de 6 municipalidades  y que puede procesar 2.500 Toneladas de basura por día, construida y ejecutada bajo el régimen de PPP.

Mientras tanto, para el BID los entornos más favorables para alianzas público-privadas en América Latina y el Caribe son Chile y Colombia. Esto sucede porque estos países tienen más de 25 años de experiencia y los marcos regulatorios están bien desarrollados. La Argentina se encuentra en el puesto 17 de los 19 países analizados, sólo delante de Ecuador y Venezuela[6].

Conclusiones

Muchas veces en la búsqueda de soluciones a nuestros problemas apuntamos a ejemplos de países centrales y desarrollados. En ocasiones, las soluciones de los países desarrollados son inviables, poco útiles o muy caras para sociedades como las nuestras. Existe un sesgo histórico y político al tomar como modelo a los países desarrollados para buscar soluciones y no observar otros ejemplos de países en desarrollo como el nuestro, que muchas veces suelen ser más creativas, innovadoras o estar más a nuestro alcance.

En cuanto a la termo valorización, una solución que funciona en algunos países desarrollados, es imprescindible que se utilicen residuos que no pueden ser recuperados. Es cierto que no es una tecnología mala en sí misma, sino que su buen o mal desempeño social, económico y ambiental depende del modo en que se aplique. Pero también es verdad que la importación de estas tecnologías, requiere muchas adaptaciones para que funcionen localmente sin  perjuicio de la población.

Uno de los objetivos de la Cooperación internacional es generar un intercambio de saberes y conocimiento entre países. Encontramos en India, un país muy distinto al nuestro cultural y socialmente, soluciones quizás más innovadoras y ejemplos de casos exitosos en cuanto a las políticas públicas que regulan un tema tan complejo y crucial como el tratamiento de los residuos que generamos.

También hallamos que en cuanto a la voluntad política, la gestión de los residuos sólidos ocupa un lugar importante en su agenda. No sólo tienen algunas leyes más avanzadas que las nuestras, sino que a nivel estatal se promueve el tratamiento regional de la basura y los proyectos PPP funcionan relativamente bien.

En el ámbito particular del intercambio de conocimiento, la cooperación sur – sur puede ser útil para conocer alternativas de soluciones a problemas que los países del sur geopolítico

[1] El sector de los Residuos Sólidos Urbanos en Argentina, Secretaria de Ambiente y  Desarrollo Sustentable, disponible en https://www.argentina.gob.ar/ambiente/preservacion-control/gestionresiduos/argentina

[2] El sector de los Residuos Sólidos Urbanos en Argentina, Secretaria de Ambiente y  Desarrollo Sustentable, disponible en https://www.argentina.gob.ar/ambiente/preservacion-control/gestionresiduos/argentina

[3] Hanrahan, Srivastava, and Ramakrishna 2006, International Journal for engineering and science, 220-230 disponble en http://www.indiaenvironmentportal.org.in/files/file/municipal%20solid%20waste%20management.pdf

[4] Hanrahan, Srivastava, and Ramakrishna 2006, International Journal for engineering and science, 220-230

[5] OECD (2016), «Extended Producer Responsibility: Updated guidance for Efficient Waste Management», OECD Publishing, Paris. Disponible en http://www.keepeek.com/Digital-Asset-management/oecd/ environment/extended-producer-responsibility_9789264256385-en#page10 al 25 de noviembre de 2017.

[6] Banco Interamericano de Desarrollo: Chile y Colombia tienen el entorno más favorable para las Alianzas Público – Privadas en América Latina y el Caribe, https://www.iadb.org/es/noticias/comunicados-de-prensa/2017-05-09/fomin-lanza-infrascopio-2017%2C11800.html