“La propuesta del plan de regionalización no es producir una reforma del estado, es un cambio de paradigma de modelo de estado”

santiago-montoyaPOR SANTIAGO MONTOYA – En octubre de 2010 el gobernador Daniel Scioli, a través del titular del Grupo Banco Provincia, comenzó a impulsar un proyecto de regionalización que divide a los 134 municipios bonaerenses en 9 regiones. La propuesta fue presentada formalmente en el Congreso provincial el 16 de marzo, y actualmente se discute en tres comisiones. La semana pasada, en un encuentro sobre regionalización donde se dio cita todo el gabinete bonaerense, Montoya tuvo a su cargo la apertura y explicó la génesis la propuesta[1].

Existe un fuerte centralismo político institucional en la provincia de Buenos Aires desde el comienzo de la historia, que ha traído como consecuencia un fuerte proceso de concentración poblacional y los flagelos sociales que conlleva esa concentración. La respuesta del Estado siempre ha girado alrededor de este propio centralismo político institucional, políticas poco eficaces condicionadas a veces por corporaciones y otras, por burocracia (…) Este proceso de centralismo político institucional se viene acelerando en las últimas décadas, por ejemplo en los últimos 70 años el interior de la provincia de Buenos Aires ha representado un 14% de la población argentina aproximadamente. Pero, en el área metropolitana perteneciente a la provincia alrededor de la ciudad de Buenos Aires, en los últimos 70 años ese fenómeno de concentración ha tenido consecuencias concretas llegando a representar aproximadamente ¼ de la población argentina. Según los datos del último Censo, la provincia de Buenos Aires crece pero el interior crece menos y el conurbano más, es decir se continúa acentuando el problema. Y si se miran los cuatro censos anteriores, vemos que hace 50 años que pasa lo mismo. La Provincia crece a un nivel, pero el conurbano crece más y el interior crece menos.

Somos incapaces de arraigar población fuera del área metropolitana de la ciudad de Buenos Aires (…) Ya no tenemos la misma Provincia, no es la misma después de 70 años de concentración poblacional. Nos encontramos básicamente con dos provincias, una del interior que necesita un abordaje particular y otra provincia, que es la región metropolitana, que necesita la búsqueda de soluciones en un marco institucional multijurisdiccional. En este marco, hemos repasado 70 años de evolución y podemos aceptar que ya no tenemos la misma Provincia que teníamos cuando fue concebido el actual esquema político institucional, hace más de un siglo. Tenemos que plantear, entonces, cuales son los cambios en la arquitectura político institucional si pretendemos atender estos fenómenos. Si la Provincia cambió y las instituciones en base a las cuales tenemos que gobernarla y producir satisfacción a las necesidades de la gente no han cambiado, algo esta fallando. Frente a esto, la propuesta del plan de regionalización no es producir una reforma del estado, es un cambio de paradigma de modelo de estado, se trata de acercar el estado a la gente y de recuperar la dimensión estratégica de las políticas públicas. Tenemos un plan abarcativo, no basta con un poco de descentralización y un poco de desconcentración, son soluciones complejas que incluyen una región metropolitana, un proceso de descentralización trabajando en la línea de autonomía de municipios, la desconcentración del aparato publico provincial a partir del concepto de regiones, la incorporación de tecnología, la simplificación de trámites.

Sin título-2

Estos son los rasgos básicos del proyecto de ley que tiene estado legislativo, un proceso de regionalización que comenzaría cuando ese proyecto tenga sanción y se convierta en una norma,  y que define los fines específicos de este proceso, se crean regiones como instrumento de desconcentración, se favorece amplia la autonomía municipal, se propone institucionalizar la gestión integrada de la región metropolitana, implantar un modelo de gestión basado en soluciones tecnológicas y una reestructuración administrativa entre otros aspectos. Aparecen las regiones como los actores institucionales importantes que debutan en el mapa institucional de la Provincia según este enfoque y que, en los próximos 30 años, nos tendrían que llevar a una regionalización armónica, a regiones con capacidades resolutivas de los problemas con competencias operativas y de coordinación, con presupuestos autárquicos, con administradores regionales asentados localmente que están en contacto estrecho con las demandas ciudadanas y por supuesto la plataforma multi jurisdiccional de gestión en región metropolitana. Las regiones se presentan entonces como distancias ejecutivas potentes, dinámicas, flexibles, pequeñas, recuperamos la escala administrable del estado a través de esta propuesta de regiones.

En base a esta propuesta se presenta la posibilidad de cambiar el circulo vicioso mencionado al principio, de la Provincia donde iteran permanentemente el centralismo político institucional, la concentración poblacional y el desarrollo desigual del territorio y la concentración de problemas, especialmente el hacinamiento y todos los otros flagelos sociales, que el Estado con políticas de corto plazo es incapaz de resolver porque se produjeron como consecuencia de 50 o 60 años de concentración.

El punto de partida, sin ninguna duda, es una nueva forma de liderazgo político, se trata de estar en contacto con la gente, es el punto de partida de un nuevo círculo virtuoso que se puede instalar a partir de este paradigma de estado, para intentar cambiar la historia. Esto nos tiene que llevar a un desarrollo productivo y social más armónico del territorio, este liderazgo de un estado más eficaz y orientado al ciudadano con un fuerte proceso de planificación estratégica, con un enfoque integral de las políticas públicas, con una distribución más homogénea de la población. Ponerle contenido a ese slogan político que en realidad es lo que la gente nos está pidiendo, acercar el estado a la gente, en eso se basa el plan de regionalización, a partir de una nueva forma de liderazgo político que se instala en la provincia de Buenos Aires y que lo que busca es a partir de los consensos del dialogo político encontrar los acuerdos para establecer nuevas políticas estratégicas madres de estado, en base a las cuales podamos empezar a revertir ese círculo vicioso y convertirlo en un círculo virtuoso.

[1] DATOS SEMINARIO

Santiago Montoya, presidente del Grupo Banco Provincia