Una iniciativa para fortalecer la capacidad de monitoreo social de los residentes y grupos vecinales de la cuenca Matanza Riachuelo

Andres Napoli FARNANDRES NAPOLI Y DOLORES DUVERGES. Fundación Ambiente y Recursos Naturales presentó esta experiencia en la novena edición del Foro Metropolitano, que tuvo lugar los días 19 y 20 de noviembre en la Universidad Nacional de San Martín.

El programa “Monitoreo Social del Saneamiento de la Cuenca Matanza Riachuelo: Fortaleciendo la Voz y la Acción Local”, es una iniciativa de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales que cuenta con el apoyo y la financiación de la Unión Europea y será desarrollado por FARN en forma conjunta con la Fundación Ciudad y el Foro del Periodismo Argentino (FOPEA).

El programa, que fue presentado en octubre de 2012, tiene una duración de dos años y su objetivo es fortalecer la capacidad de monitoreo social de los residentes y grupos vecinales de la cuenca Matanza Riachuelo, generando capacidades y plataformas que den voz y escala a sus reclamos, con la finalidad de incidir en el ejercicio de sus derechos a un ambiente sano, la calidad de vida y la salud, y potenciar su impacto en el control de las políticas públicas que se implementan en su territorio.

La participación social es clave para monitorear y lograr el saneamiento y el control de las fuentes de contaminación de la Cuenca. Sin embargo, hay dos problemas centrales que afectan su ejercicio.

Por un lado, los actores locales tienen capacidad limitada de acceder a la información pública necesaria para monitorear el saneamiento de la cuenca. Es así que en muchos casos el Estado cuenta con esta información pero no es fácilmente accesible para los vecinos. Asimismo, la información puede estar disponible, pero en forma fragmentada, dispersa en diversos organismos y reparticiones, lo cual hace difícil y costoso su acceso. Finalmente, la falta de integración de la información limita su efectividad como insumo para las acciones de monitoreo.

Por otra parte, la segunda problemática se relaciona con que la demanda local por el saneamiento del Riachuelo está desarticulada. Los reclamos y las protestas vecinales por hechos de contaminación se focalizan territorial y temporalmente en casos puntuales (un derrame determinado; un basural específico, etc.), y en muchos casos no trascienden ni son suficientemente conocidos en el resto de la Cuenca. Esto limita sustancialmente el impacto que podrían tener estas acciones locales con respecto a las políticas generales de saneamiento y control de la contaminación en la cuenca.

En base a este diagnóstico, FARN propone cuatro líneas de acción básicas para superar estos obstáculos que limitan la participación local:

  • Llevar adelante acciones que faciliten a los actores locales el acceso a la información necesaria para desarrollar acciones de monitoreo.
  • Generar y fortalecer una red de actores locales para monitorear el saneamiento y el control de la contaminación en la cuenca a partir de reportes en el terreno.
  • Desarrollar herramientas y espacios comunicacionales que den voz y visibilidad a los reclamos locales en relación a la problemática socio-ambiental de la cuenca.
  •  Realizar ante las autoridades de control ambiental el seguimiento de las principales categorías de denuncias y reportes realizados por los actores locales para dar escala a los reclamos individuales y potenciar su impacto en las políticas públicas.

Para lograr dichos objetivos se realizarán actividades tales como: el funcionamiento de una plataforma de información georeferenciada, de acceso libre y gratuito, sobre las fuentes de contaminación existentes en la Cuenca Matanza – Riachuelo; una red de actores locales que monitoreen los avances del plan de saneamiento y reporten los eventos de contaminación que detecten en sus barrios y zonas de la cuenca; un sistema informático que permita recibir y “cruzar” los reportes de los actores locales sobre eventos de contaminación y la implementación del plan de saneamiento con la información generada desde los organismos públicos y; talleres destinados a capacitar a los vecinos y ciudadanos interesados en colaborar con las tareas de monitoreo y control social.

Esa así que la participación de los grupos destinatarios del proyecto es central para el desarrollo de esta iniciativa. El proyecto no concibe a estos grupos como receptores pasivos de servicios o beneficios, sino como actores que a través de acciones de monitoreo en sus barrios reportan situaciones y eventos de contaminación que afectan su calidad de vida y salud, que luego son potenciadas y adquieren mayor visibilidad a través de las herramientas comunicacionales previstas por el proyecto. En tal sentido, hay una relación de retroalimentación continua entre la plataforma informática, los espacios de comunicación y las acciones de monitoreo que realizan los actores locales.

Es importante recordar que aproximadamente 5 millones de personas se encuentran afectadas por el estado en que se encuentra la Cuenca Matanza – Riachuelo, muchos de los cuales viven en situación de pobreza y sin acceso a servicios básicos.

Dicha situación llevó a que en julio de 2008, la Corte Suprema de Justicia de la Nación se pronunciara en un fallo histórico ordenando al Estado Nacional, a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a la provincia de Buenos Aires y 14 municipios, sanear la cuenca Matanza Riachuelo (CMR) y controlar la contaminación.

Asimismo la Corte estableció un Cuerpo Colegiado formado por ONGs (que son parte en la causa judicial) y la Defensoría del Pueblo de la Nación para hacer el seguimiento del cumplimiento de la resolución judicial en la causa Riachuelo y promover la participación ciudadana en el saneamiento de la Cuenca.[1] Por su parte, la Ley N° 26.168 que creó la Autoridad de la Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR) estableció una comisión de participación social para involucra a las organizaciones y grupos trabajando en la cuenca. Sin embargo, más allá del valor de estos espacios de participación, el involucramiento de actores sociales locales (grupos de vecinos, asociaciones barriales, etc.) en el proceso de monitoreo es limitado, y enfrenta una serie de dificultades.

De esta forma, y teniendo en cuenta lo resuelto por nuestro Máximo Tribunal, el proyecto se propone abordar los obstáculos a la participación ciudadana mencionada como ejes centrales para un mayor involucramiento de los vecinos y grupos locales en el control de la contaminación y en la implementación del plan de saneamiento de la cuenca Matanza Riachuelo



[1] FARN es parte del Cuerpo Colegiado creado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación.