La Tasa de Riesgo Ambiental de Alte Brown: un cambio en el paradigma, del control a la gesti贸n del riesgo

maximo lanzetta 01Por M谩ximo Lanzetta, Titular de la Agencia de Pol铆tica Ambiental y Desarrollo Sustentable del Municipio de Alte Brown y especialista de la Fundaci贸n Metropolitana

Las ciudades latinoamericanas han estado caracterizadas por un proceso de urbanizaci贸n que tendi贸 a establecer una fuerte mixtura de actividades productivas y residenciales. En Argentina esta tendencia ha ido mutando desde el 煤ltimo cuarto del siglo XX donde han comenzado a emerger agrupamientos industriales de diverso tipo, generalmente denominados como 鈥減arque industriales鈥.聽 Nuestras urbes presentan un mapa de localizaciones industriales donde se mezclan la fuerte mixtura industrial-residencial en las zonas de mayor antig眉edad 聽que se va combinando con los parques industriales, que en el caso de la metr贸polis de Buenos Aires prosperan m谩s en el segundo y tercer cord贸n.聽 Cabe agregar que este proceso es acompa帽ado por nuevas formas de comercializaci贸n, como los shopping, hipermercados y centros de log铆stica, que generan impactos ambientales significativos; adem谩s del incremento del parque automotor, que suma estaciones de servicios y lubricentros, con sus riesgos asociados. Esta din谩mica productiva se extiende en zonas donde a煤n hay d茅ficit de saneamiento b谩sico, y hace que la actividad de los denominados 鈥渁tmosf茅ricos鈥 sea necesaria, al tiempo que requiere control para evitar vuelcos en cursos de agua o suelo.

Las actividades productivas y de servicios que enunciamos son pasibles de generar tres tipos de escenarios de afectaci贸n al ambiente y a la salud, en dimensi贸n diferencial seg煤n escala y tipo de riesgo:

a) La contaminaci贸n cr贸nica, es decir, aquella generada por la liberaci贸n regular de sustancias al ambiente, seg煤n el proceso productivo y el ajuste a las normas que fijan los l铆mites de este tipo de emisiones. Es importante se帽alar, que a煤n cuando se cumpla con las leyes, 茅stas son generales y no tienen en cuenta los escenarios particulares de cada caso. Vale decir, el cumplimiento de la norma no siempre asegura una calidad del ambiente apropiada para las personas que habitan en 茅l y para el mantenimiento de la calidad de un ecosistema.

b) La contaminaci贸n incidental es aquella producida por accidentes o acciones irresponsables de las empresas, que significa la liberaci贸n de sustancias al ambiente de manera ocasional. Este tipo de situaciones genera picos de contaminaci贸n que en ocasiones pueden tener consecuencias importantes para la salud, dependiendo de la sustancia. En otras, genera acumulaci贸n de contaminantes en el ambiente como en el caso de los cursos de agua: Matanza-Riachuelo, Reconquista, etc.; o bien en suelos, como el caso del plomo en Villa Inflamable (Dock Sud).

c) Los accidentes mayores, son aquellos de gran magnitud tanto por su extensi贸n territorial, como por la afectaci贸n de personas y bienes, y en algunos casos su impacto en las generaciones futuras. A escala internacional uno de los m谩s conocidos ha sido el accidente de la Union Carbide en Bhopal (India) en 1984 con un saldo de miles de muertos y varias decenas de miles de heridos. En Argentina, estos escenarios existen, y han devenido en situaciones catastr贸ficas como el caso de la explosi贸n de la F谩brica Militar en R铆o Tercero C贸rdoba (1995) y accidentes en el Polo Petroqu铆mico de Bah铆a Blanca (2000), o el incendio del buque Perito Moreno en Dock Sud (1984). Los agrupamientos industriales re煤nen algunos de los riesgos tipificados a nivel internacional: incendio, nube t贸xica y explosi贸n. Muchos de ellos tienen los tres riesgos conjuntos en escenarios complejos, m谩xime cuando existe en la proximidad poblaci贸n residente.

El municipio de Almirante Brown se encuentra ubicado en el arco sudoeste del segundo cord贸n del conurbano bonaerense, y posee un proceso de industrializaci贸n m谩s reciente, incrementando el n煤mero de industrias en m谩s del 50 % en los 煤ltimos 5 a帽os. Este desarrollo se centr贸 principalmente dentro del Parque Industrial de Almirante Brown, el que concentra mayormente empresas de mediano y alto riesgo ambiental (segunda y tercera categor铆a). Al mismo tiempo que se extendieron los servicios ya se帽alados y que traen aparejados nuevos desaf铆os a la gesti贸n ambiental local. Este pol铆gono industrial, y el resto de la industria es principalmente PYME, esto significa que los escenarios de impactos en t茅rminos de contaminaci贸n cr贸nica, incidental y accidental est谩n presentes; a煤n cuando en la mayor铆a de los casos lo sean en escala mediana-baja; no por ello deja de ser significativa la pol铆tica ambiental que busca acompa帽ar el crecimiento productivo bajando los niveles de riesgo ambiental.

Los cambios en la din谩mica productiva, vienen siendo acompa帽ados de un cambio en materia de gesti贸n ambiental local, b谩sicamente mudando el paradigma de control ambiental a la gesti贸n del riesgo ambiental. Esto significa el trazado de acciones vinculadas a mitigar las amenazas que generan las actividades, desde los dispositivos de control y ordenamiento; el trabajo de monitoreo de los recursos afectados, que son elementos vinculados a la exposici贸n y constituyen un indicador de impacto agregado del conjunto de las actividades. El desarrollo de acciones de reducci贸n de vulnerabilidad, ya sea desde el seguimiento y atenci贸n de la salud, como tambi茅n del desarrollo de un Plan de Contigencia por Riesgo Tecnol贸gico, que tiene base en el Parque Industrial, pero se va extendiendo al resto del Municipio.

En este marco, la pol铆tica ambiental local tuvo una jerarquizaci贸n institucional en el a帽o 2008, cuando el intendente Dar铆o Giustozzi cre贸 la Agencia de Pol铆tica Ambiental y Desarrollo Sustentable. Ahora se ha dado un paso m谩s en la consolidaci贸n institucional, al crearse e implementarse la Tasa por Fiscalizaci贸n y Riesgo Ambiental, que se orienta a financiar los servicios que el Municipio presta en concepto de gesti贸n del riesgo ambiental generados por la actividades ya se帽aladas. Se trata de dar sostenimiento financiero a las acciones de control sobre los establecimientos donde el Municipio tiene competencia directa, as铆 como tambi茅n聽 acciones de vigilancia sobre las que dependen en primera instancia聽 de otros organismos, como las acciones de monitoreo de recursos, las acciones vinculadas a los planes de contingencia de riesgo tecnol贸gico y aquellas tendientes a reducir la vulnerabilidad social.

Los contribuyentes alcanzados por la nueva tasa son las industrias en todas sus categor铆as (primera, segunda y tercera) y aquellas empresas no industriales y que generan impactos ambientales en su fase operativa, as铆 como predios con almacenamiento o fraccionamiento de sustancias peligrosas, estaciones de servicios, lubricentros y atmosf茅ricos.

La liquidaci贸n de la tasa est谩 sujeta a una f贸rmula polin贸mica, que busca establecer equidad contributiva seg煤n tama帽o e impactos generados. El c谩lculo tiene como base una 鈥淐uota鈥 que refiere a la tasa de Servicios Generales (asimilable al ABL en otros municipios), la misma es multiplicada por factores asociados a impactos negativos: nivel de complejidad ambiental del establecimiento, efluentes gaseosos y efluentes l铆quidos.

La f贸rmula tiene en el divisor, factores que miden impactos o acciones positivas. Por un lado, un factor que mide cantidad de empleados por superficie construida, tendiendo a que pague menos quien genera mayor trabajo intensivo. Por otro lado, un factor asociado a las certificaci贸n de normas ISO 9000 y 14.000, teniendo esta 煤ltima la mayor puntuaci贸n. Finalmente, la f贸rmula tiene un factor de ordenamiento territorial, un multiplicador que incrementa en un 50 % a las empresas localizadas fuera del Sector Industrial Planificado.

La tasa constituye una herramienta innovadora que no s贸lo financia la pol铆tica ambiental de gesti贸n de riesgo; sino que oficia como herramienta econ贸mica de la pol铆tica ambiental al estimular las acciones que propenden a reducir el nivel de riesgo. La recaudaci贸n correspondiente al mes de enero ha sido exitosa, esto significa un paso importante en el fortalecimiento institucional de las pol铆ticas ambientales, como pol铆ticas de estado a escala local. Este nuevo sistema afirma y da previsibilidad a la continuidad en los trabajos de colaboraci贸n y articulaci贸n con organismos como la Autoridad de Cuenca Matanza-Riachuelo (ACUMAR) y los provinciales como el Organismo Provincial para el Desarrollo Sustentable (OPDS) y la Autoridad del Agua (ADA).