Saneamiento del Matanza-Riachuelo, m谩s all谩 de los balances

Por M谩ximo Lanzetta, Fundaci贸n Metropolitana – Los aniversarios parecen ser motivo de balances; el fallo de Corte Suprema de Justicia de la Naci贸n (CSJN) sobre la cuesti贸n ambiental de la cuenca Matanza-Riachuelo, mueve dicho ejercicio, que los 10 a帽os cumplidos en 2018 tuvo como efecto una gran cantidad de art铆culos y posiciones, signadas en general de cierta frustraci贸n respecto a las expectativas iniciales del mencionado fallo y de la actuaci贸n del principal instrumento de gesti贸n a cargo del cumplimiento del mismo: la Autoridad de Cuenca Matanza-Riachuelo.

No se trata de negar avances, todos reconocen niveles diferenciales de logros; pero no cabe duda de que, la mayor铆a de las opiniones se帽alan una distancia significativa entre las expectativas y los logros. Esta distancia puede ser explicada por dos factores: a) las expectativas eran sobredimensionadas; b) y las acciones realizadas no fueron lo suficientemente eficaces.

Las expectativas est谩n vinculadas a los distintos puntos que se帽al贸 la CSJN en su fallo y estructuran las mandas que deben ser cumplidas. Aqu铆 entiendo que es necesario se帽alar que muchas de las cuestiones planteadas constituyen fen贸menos que se manifiestan en la cuenca, incluso se le puede reconocer alguna particularidad, pero las causas que los estructuran no responden a una l贸gica territorial de cuenca; tal el caso del desarrollo del saneamiento b谩sico (agua y cloacas), la ocupaci贸n y el mercado del suelo, el desarrollo de la actividad productiva, el sistema de transporte, por nombrar las principales. Otro aspecto son los plazos, quiz谩 el punto m谩s reconocido como incumplible, pero que puso en los primeros a帽os una idea de celeridad y premura que llevaron a improvisaciones y objetivos cuyo prop贸sito se destinaron m谩s a cumplir una manda judicial, que a resolver los problemas de fondo.

La cuesti贸n de la eficacia de las acciones desarrolladas podr铆a llevar a largas evaluaciones particularizadas; en t茅rminos m谩s generales puede se帽alarse que la alta rotaci贸n de titulares de la ACUMAR y sus cambios en el organigrama, son una alta debilidad institucional cuando se trata de sostener pol铆ticas de mediano y largo plazo.

Un segundo aspecto, es un sesgo muy endog谩mico que caracteriz贸 al organismo, m谩s all谩 de las formalidades de estar conformado por tres jurisdicciones: Naci贸n, Provincia de Buenos Aires y el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, lo cierto que el nivel de articulaci贸n con los organismos fue d茅bil, quiz谩 lo m谩s emblem谩tico es que desarroll贸 un sistema propio de registro de actividades productivas potencialmente contaminantes, en lugar de articular los registros de los organismos existentes (OPDS; ADA; APRA; SAyDS), lo que gener贸 una nueva capa geol贸gica que se superpuso a las previas. El prop贸sito de superaci贸n de la fragmentaci贸n pol铆tico-institucional, lejos de simplificarse, se complejiz贸.

El Plan Integral de Saneamiento Ambiental (PISA) es quiz谩 uno de los instrumentos m谩s relevantes, cuya revisi贸n realizada en el a帽o 2016聽 ha mejorado el modo de internalizar las mandas judiciales a los objetivos del plan, as铆 como la estructuraci贸n de los instrumentos y mecanismos para alcanzarlos. M谩s all谩 de los resultados de las pr贸ximas elecciones, lo cierto es que se cierra un ciclo de gobierno, y se iniciar谩 otro, siendo una oportunidad para comenzar una nueva etapa con un debate abierto a fin de reestructurar objetivos y medios; aprender de la experiencia andada y trabajar para alcanzar mejores resultados que deben tener indicadores claros en la mejora de la calidad de vida de los habitantes de la cuenca.