La participaci贸n ciudadana como motor de la agenda ambiental

Andres Napoli FARNPor Andr茅s N谩poli (Director Ejecutivo – FARN) – Al leer los diferentes art铆culos que conforman el Informe Ambiental FARN 2014[1], queda claro que la cuesti贸n ambiental en Argentina ha experimentado, a lo largo de m谩s de 15 a帽os, un creciente nivel de conflictividad social. Esta cuesti贸n se ha expresado mediante luchas, acciones y reclamos en defensa del ambiente, la mejora de las condiciones de vida de la poblaci贸n y en contra de la explotaci贸n indiscriminada de los recursos naturales.

Tales demandas fueron sostenidas por vecinos, organizaciones sociales y ciudadanas, pueblos originarios y sectores campesinos, que lograron (con diverso grado de 茅xito) hacer visibles problem谩ticas que los afectaban hasta situarlos, en algunos casos, como parte de la agenda p煤blica. Existen varios ejemplos de lo mencionado anteriormente. Algunos iniciados hace m谩s de una d茅cada, como el caso de la mina de oro en las proximidades de Esquel (en la provincia de Chubut) o la imponente movilizaci贸n social que se desarroll贸 a partir del a帽o 2004 en Gualeguaych煤, contra la instalaci贸n de la f谩brica de pasta de celulosa en la ciudad uruguaya de Fray Bentos, sobre el R铆o Uruguay.

Tapa informe ambientalOtros reclamos m谩s recientes tuvieron como protagonistas a los vecinos de los pueblos de zonas agr铆colas de las provincias de C贸rdoba, Santa Fe y Buenos Aires, quienes reclamaron el cese de las fumigaciones con agrot贸xicos en los barrios aleda帽os a los sembrad铆os. O el caso de Famatina, en la provincia de La Rioja, donde en el a帽o 2006 se inici贸 una lucha que impidi贸 la instalaci贸n de un proyecto de megaminer铆a metal铆fera en el cerro que lleva el mismo nombre de la ciudad, conflicto que de alguna manera representa lo que sucedi贸 en la mayor铆a de las comunidades donde se promovi贸 la instalaci贸n de tan devastadores proyectos, y m谩s grave a煤n, sin tener en consideraci贸n la opini贸n de la gente que habita en la regi贸n.

El nivel de protesta socio-ambiental no ha cesado con el paso del tiempo, s贸lo considerando los reclamos vinculados con la explotaci贸n de los recursos naturales, existen en la actualidad m谩s de 40 puntos de conflicto en, al menos, 12 provincias, lo que confirma que tanto las causas de los conflictos como la tipolog铆a del reclamo contin煤an vigentes.

Sin embargo, la tem谩tica ambiental no ha logrado ocupar en los 煤ltimos a帽os un lugar destacado dentro de la agenda p煤blica, y fueron pocas las medidas, planes o iniciativas que lograron transformarse en pol铆ticas p煤blicas destinadas a atender a este tipo de situaciones.

Foto FARNPor ello, el paso de la agenda ambiental ha sido marcado por factores externos a la iniciativa pol铆tica y gubernamental. En este sentido, se destacan aspectos tales como las situaciones de emergencia, los reclamos y movilizaciones sociales y los fallos judiciales. Como ejemplos de cada uno de ellos podemos mencionar: a) las inundaciones sufridas en la Ciudad de La Plata durante el a帽o 2013, b) las m煤ltiples movilizaciones sociales, algunas de las cuales hemos mencionado en los p谩rrafos anteriores, c) la judicializaci贸n de la problem谩tica del R铆o Matanza鈥揜iachuelo y la deforestaci贸n en la provincia de Salta.

Tales factores, algunos de los cuales se dieron de manera conjunta, hicieron posible que situaciones de gran relevancia socio鈥揳mbiental, en las que generalmente exist铆a omisi贸n o respuesta insuficiente por parte del Estado, fueran incorporadas dentro de la agenda p煤blica, ya sea mediante la puesta en marcha de acciones o planes de respuesta a las demandas efectuadas, la sanci贸n de normativas espec铆ficas, la creaci贸n de instituciones especiales o la implementaci贸n de pol铆ticas p煤blicas.

Si observamos la gesti贸n ambiental desarrollada durante el a帽o pasado veremos que no escap贸 a la l贸gica descripta anteriormente. En consecuencia, los resultados han sido magros, tanto a nivel nacional como local, ya que m谩s all谩 de algunas cuestiones puntuales, no es posible encontrar hitos o logros que vislumbren una mejora en la situaci贸n ambiental.

Foto FARN 04Como puede observarse, nuestro pa铆s cuenta con un conjunto importante de problem谩ticas socio-ambientales, que afectan la calidad de vida de habitantes de diversas partes del territorio y que reclaman una decidida intervenci贸n de quienes tienen la obligaci贸n de garantizar la vigencia de los derechos.

Sin embargo y pese a los reclamos, movilizaciones y las acciones judiciales desarrolladas por las diversas expresiones ciudadanas, la tem谩tica contin煤a alejada de la agenda p煤blica. De igual manera, tanto los planes como las prioridades fijadas por el gobierno nacional tampoco traen novedades en esta materia, aun cuando contin煤a vigente gran parte de los conflictos iniciados a帽os atr谩s, y se han incorporado en el horizonte otros nuevos que demandan la atenci贸n de quienes tienen a su cargo la responsabilidad de garantizar la vigencia de los derechos.

Esta situaci贸n resulta particularmente preocupante adem谩s por cuanto, tal como se apunta en el presente Informe, durante el corriente a帽o se negociar谩n los objetivos de desarrollo sostenible, que compondr谩n la agenda del desarrollo para la pr贸xima d茅cada y que deber谩n ser acordados en la Asamblea General de las Naciones Unidas.

En este contexto, resulta de fundamental importancia el sostenimiento de la agenda ambiental, el cual m谩s all谩 de las acciones que puedan concretarse en el plano gubernamental, seguir谩n dependiendo del nivel de participaci贸n e involucramiento que puedan expresar los ciudadanos.



[1] El Informe Ambiental 2014 se encuentra disponible en http://www.farn.org.ar/archives/16044