Juan José Mussi: “Existen cuestiones pendientes y para saldarlas el mejor método es gestión, gestión y gestión”

Juan Jose MussiJuan José Mussi es médico. Desde fines de 2010 es el Secretario de Ambiente  y Desarrollo Sustentable de la Nación y, como tal, preside la Autoridad de la Cuenca Matanza Riachuelo. Fue cuatro veces intendente de Berazategui y antes, secretario de Concejo Deliberante local. También fue senador provincial, ministro de Salud de la Provincia, y secretario de Asuntos Políticos del Ministerio de Interior.  A cuatro años del fallo histórico de la Corte Suprema de Justicia en relación al Riachuelo, y a dos de haber asumido la presidencia de ACUMAR, habla de los logros y  pendientes de la gestión y responde sobre las observaciones de las organizaciones de la sociedad civil.

Informe Digital Metropolitano: El fallo de la Corte ordena que se recomponga el daño ambiental existente en la Cuenca y que se atienda la mejora de la calidad de vida de los casi siete millones de personas que la habitan. ¿Cuánto se ha avanzado en ambos ejes en estos cuatro años?

Juan José Mussi: En los dos últimos años se avanzó en estos ejes con la puesta en marcha de todos los mecanismos tendientes a evitar los vuelcos en la Cuenca. Asimismo, en los dos primeros años se sortearon las dificultades de integración de las tres jurisdicciones, es decir,  Nación, Provincia y Ciudad.

IDM: ¿Es posible sanear el Riachuelo? organizaciones que integran el Cuerpo Colegiado exigen que se determine en qué consiste el saneamiento o la recomposición, ¿cuál es la postura de ACUMAR al respecto?

JJM: Sí, es posible sanear el Riachuelo. Nosotros consideramos que el saneamiento significa cumplir con los parámetros aceptados internacionalmente. En consecuencia, siempre dijimos que no vamos a volcar agua potable al Río, pero sí dejar un río en condiciones de disfrutar de actividades recreativas o de esparcimiento.

IDM: Ud. Hace casi dos años que está al frente de ACUMAR, el titular anterior renunció después de que el juez Armella lo multara y de que la Corte convocara dos audiencias públicas por el incumplimiento del fallo dictado en 2008. ¿Por qué cree que se dio esta situación?

JJM: Esta situación se dio porque a mi antecesor le tocó una etapa especial, en la que resultaba especialmente difícil el ensamble de las tres jurisdicciones.

IDM: El Dr. Andrés Nápoli, representante de FARN en el Cuerpo Colegiado, nos comentaba una previsión que tuvieron en el momento del fallo en 2008, sobre el retiro paulatino de la justicia en un período de cinco años. Hoy opinan que  esto no está sucediendo por falta de gestión  desde las políticas públicas. ¿Cuáles son los tiempos de gestión de un espacio tan complejo como la cuenca Matanza- Riachuelo?

JJM: Los tiempos de gestión son susceptibles de adelantarse o atrasarse, ya que en el ínterin
surgen dificultades con las otras jurisdicciones en cuanto a la ejecución y control de la gestión. En este sentido, no es fácil mudar un barrio, como tampoco es fácil trasladar los 12.000 puestos de la Saladita ni vencer la burocracia diferente en cada sector. El Dr. Nápoli de FARN es una persona con la que se puede generar una discusión respetuosa de todos los temas.

IDM: durante la entrevista Nápoli también nos comentó su opinión sobre el lugar que ocupa el Riachuelo, que según él está lejos de ser un tema del Estado y/o Gobierno, que no está completamente internalizado en todas las instancias. ¿Coincide con esta mirada? ¿Qué opina al respecto?

JJM: Si se refiere al Estado Nacional, en esto no coincido. La inversión en ACUMAR es millonaria y el interés de la Presidenta es constante.

IDM: Un ítem pendiente que marcan tanto FARN como Asociación Vecinos La Boca es la falta de participación de la sociedad civil en el marco de ACUMAR,  especialmente en lo relacionado con el funcionamiento del Consejo Consultivo. ¿Qué previsión hay en este sentido?

JJM: Nosotros nos reunimos con el Cuerpo Colegiado -Defensoría y ONG- cada dos o tres semanas con un temario que ellos eligen. Este intercambio se realiza desde hace 18 meses sin discontinuidades.

IDM: Otro de los reclamos es la falta de identificación de la población en situación de riesgo y la atención de dicha población (caso la misma Beatriz Mendoza y las 16 personas que presentaron la demanda). ¿Cómo está previsto avanzar en este sentido?

JJM: Se está avanzando.  Si la pregunta se refiere al riesgo sanitario, se han elaborado programas de detección de enfermedades ambientales comparativos con zonas extra-cuenca y ahora en Villa Inflamable. Pero, además, se están construyendo unidades sanitarias ambientales en toda la Cuenca, así como también  se licitaron hospitales móviles con el mismo fin.

IDM: Hay organizaciones que también marcan la falta de un plan de gestión integral de residuos para la Cuenca. Sin duda este tema se enmarca en la crisis generalizada que atraviesa el tema en toda la metrópolis. ¿Es posible que ACUMAR avance solo? ¿Está previsto que así sea o esperan un avance desde otros espacios del Estado?

JJM: Son dos cosas distintas. ACUMAR avanzó con ecopuntos en los 14 municipios de la Cuenca. El tema Ciudad es otra cosa, porque el Plan de Basura Cero es cero en cumplimiento. No puede ACUMAR por sí llevar adelante esta tarea.

IDM: ¿Por qué no se ha podido avanzar en el desarrollo de un Plan de Ordenamiento Ambiental Territorial, tal como exige la Corte?

 JJM: Está casi terminado.

IDM: ¿Cuál es su opinión de la actuación del titular del Juzgado, Dr. Armella?

JJM: Respecto de la actuación del juez Armella no puedo tener una mejor opinión. Es impecable. Firme, responsable y comprometido.

IDM: ¿Cuál es su opinión de la actuación de las ONG?

JJM: Es muy importante. Si bien discutimos, creo que ellos opinan de nosotros lo que nosotros de ellos: que están comprometidos con el tema con diferentes opiniones, pero con la misma honestidad.

IDM: ¿Cuál es su opinión de UISCUMARR?

JJM: Es importante lo de Uiscumarr, porque agrega un esfuerzo en el tema más difícil que tiene ACUMAR: la Industria.

IDM: ¿Cuál es la complejidad de presidir un organismo interjurisdiccional?

JJM: Es una gran responsabilidad, porque se trata de actores diferentes con libretos diferentes. El Gobierno Nacional es el que más aporta y hay buena predisposición de los municipios. En cambio, la Ciudad sólo tiene representantes que demuestran predisposición, mientras es evidente que no se corresponden con  sus superiores.

IDM: ¿Cómo impactan en la gestión diaria los cruces políticos entre jurisdicciones? ¿Se puede avanzar igualmente?

JJM: No sé si puede hablarse de cruces políticos. Lo que yo diría es, en todo caso, que no son  los cruces políticos con la Ciudad los causantes de que no intervenga. Por el contrario, los cruces se generan justamente por su inactividad, porque no les interesa y porque sólo actúan cuando los empuja la Justicia. Por citar un ejemplo, siendo que tienen que aportar 160 millones al fondo ACUMAR funcionamiento, sólo aportan 25 millones. Esta actitud, y ninguna otra cosa, es lo que genera cruces.

IDM: A casi dos años de haber asumido la gestión de ACUMAR, ¿cuál es su balance?

JJM: Creo que fueron 18 meses positivos. Se cometieron muchos errores, pero todos los que hacen
los cometen. Uno, por ejemplo, fue creer en los Industriales de la Cuenca. Yo creí que la mayoría eran conscientes del daño que provocaban e iban a corregirlo, pero me equivoqué, ya que si no fuera  porque aquellos que están en falta son clausurados, no se preocuparían por reconvertir. Salvo excepciones, hay una gran falta de conciencia social. Otro de los aspectos negativos es la falta de difusión de todo lo que se hizo. En cuanto a los aciertos, vale destacar el traslado de 12 mil puestos de la Saladita sin una bala de goma, así como la relación permanente con el Defensor de la Nación, las ONG del cuerpo colegiado y con el juez Armella. Al mismo tiempo, un gran acierto es el evidente compromiso de la Presidenta.

IDM: ¿y cuáles son los pendientes de ACUMAR?

JJM: Existen muchas cuestiones pendientes, tales como generar conciencia empresarial, lograr que la Ciudad se involucre en el problema e instalar el desafío Riachuelo en la gente. Para lograrlo, el mejor método es gestión, gestión y gestión.

Entrevista: Anna Del  Piero